DOS

1.7K 132 3

No sabía exactamente donde se encontraba, pero sabía que no seguía en el mismo distrito de la ciudad, tal parece que había caminado un largo rato.

Recuerda que se encontraba aburrido en su apartamento, entonces decidió salir a dar una caminata. Tenía tanto que pensar, que no se dio el tiempo de observar su camino.

Pero bien dicen que el corazón te lleva al lugar donde quiere estar, porque al levantar la vista la Torre Stark se dejó ver en todo su esplendor.

Steve sonríe, se encamina a ella y entra. Todo mundo le saluda, se pasa tan seguido por allí que ya nadie le pregunta si desea algo o si necesita ayuda. Incluso el elevador privado de Stark se abre ante el reconocimiento de sus huellas dactilares.

La voz de Jarvis le saluda, le indica que ya ha avisado de su llegada al Señor Stark y Steve sonríe. Pero, al llegar al penthouse nadie lo recibe, por lo que frunce el ceño.

-Jarvis, ¿dónde se encuentra Tony? -pregunta preocupado, imaginando la posibilidad de tener que sacarlo del taller.

-Calma, estoy aquí. He tomado una ducha rápida -responde Tony, saliendo por el pasillo que conduce a las habitaciones.

-¿Eso se debe a que has descansado o a que tratas de hacerme creer eso? - el tono acusatorio hace que Tony emboce una sonrisa.

-La verdad es que si he dormido un poco -toma asiento en el sofá y le hace una señal a Rogers para que haga lo mismo.

El rubio hace lo que le piden y entonces Tony toma su mano. Steve sonríe y se sonroja. Aun no se acostumbra a las muestras de afectos de Tony.

Suspira.

Si le hubieran dicho, hace un par de meses, que sería pareja de Tony Stark, se hubiera marchado de ahí.

Costó mucho llegar hasta donde están ahora, siendo una pareja estable. Con Tony siendo Tony y Steve y su constante preocupación de las malas críticas que podrían recibir si se enteraban que eran pareja, habían provocado muchas peleas.

Cuando Tony se dio cuenta de lo que sentía por Steve, no perdió su tiempo y se lo dijo. La reacción de Steve fue de esperarse, negativas ante lo que parecía ser su condición de hombres, más nunca escuchó una negativa ante sus sentimientos. Así que se esforzó.

Se esforzó por mostrarle a Steve que el mundo era diferente, que él podía ser diferente, que podía cambiar las noches de fiesta y sexo por una agradable cena junto a él. Le mostró que podía dejar las borracheras por unos cuantos vasos de alcohol, porque eso no pensaba dejarlo. Pero sobre todo le mostró su forma de amar y dar su corazón. Steve no pudo evitar enamorarse de ese maravilloso hombre.

Aunque claro que lo intentó, porque al darse cuenta de lo que el millonario le hacía sentir, se negó profundamente, sus ideales talladas a la antigua le decían que estaba mal el enamorarse de un hombre, que no era bien visto el estar juntos, aunque en el fondo de su corazón era lo que más anhelaba.

Por eso, cuando Tony se le declaró, sus pensamientos estallaron y pudo decir cuanto miedo sentía por su condición y la sociedad, más no tuvo el valor de rechazarlo, no podía porque Tony Stark también le gustaba, también le quería.

Y estuvo agradecido de todo lo que hizo Tony después, como luchó por un "nosotros", como le demostró que no sería un camino lleno de flores pero que juntos podrían avanzar ante la adversidad. Le demostró que él podría entregarse por completo y que podía hacerlo feliz. Y Steve lo era, era feliz. Se sentía tan feliz de ser amado de esa manera, se sentía tan feliz por conocer al verdadero Tony Stark, por conocer facetas suyas que casi nadie había visto. Se sentía tan feliz de saber que Tony había abierto su corazón a él y se sentía tan feliz de al fin poder corresponder ese amor tan grande.

-No creí que vinieras hoy, me dijiste que tenías muchas cosas que arreglar en tu apartamento, ya que últimamente no has estado mucho tiempo ahí -habló Tony luego de un momento de silencio.

-He terminado y he salido a una caminata -.

-He de decir que una caminata muy larga -Tony le miró preocupado, su capitán solo hacía eso cuando no podía dejar de pensar en algo.

Steve le sonrió y apretó su mano, tranquilizándolo.

-No es nada de que preocuparse, solo estaba pensando en todo lo que he vivido desde que me aceptaron en el programa de supersoldado hasta este momento -Steve acarició la mejilla de Tony y se acercó a él -Me hace muy feliz saber que todo lo que me sucedió fue para llegar a este momento, donde estamos tu y yo juntos, porque Te Amo y nadie puede hacer que eso cambie-.

-Yo también Te Amo, Steve -Tony sonrió y acortó la distancia en un suave y tierno beso.

Steve sonrió, pues nunca había sido tan feliz como lo es ahora que se encuentra junto a Tony Stark.



Espero que haya sido de su agrado la lectura anterior.

Quiero agradecer a las personitas que dejaron su voto y sus comentarios en el OS anterior, en verdad muchas gracias.

También quiero invitarles a mis demás obras Stony que tengo publicadas, así como a todas las demás que he escrito, por si les interesan esas parejas.

Sin más que decir, nos leemos en la próxima. ByeBye.

One-Shots StonyDonde viven las historias. Descúbrelo ahora