Capitulo 10: "Víctor"

18 1 0

(Víctor)

Oscuridad...

Ruido de gente.

¿Gente llorando?, ¿Por qué?

Ambulancias.

¿Qué está pasando?

Abro los ojos y me doy cuenta de que estaba tirado en la calle, miro a mi alrededor y el auto en el cual me dirigía a casa estaba a un par de metro de distancia.

Mejor dicho... ¿Qué había pasado?, ¿Dónde estoy?

Me dolía un poco la cabeza y estaba mareado. Intente pararme, pero no pude, intente hablar, pero era inútil...

Ruido de sirenas.

¿Un accidente?, ¿Atropellaron a alguien?

El ruido de estas era más molesto... eso significaba que estaban más cerca, si que como pude me intenté colocar de pie y comencé a caminar hacia donde estaba todo el tumulto de gente.

Mientras caminaba mi corazón latia con más fuerza y retumbaba en mi mente, cada paso que daba era un martirio para mi cabeza.

Cuando pude abrirme paso entre la gente, que al parecer ni notaron mi presencia, algo que no me llamo mucho la atención, solo quería ver que estaba pasando. Cuando estuve al frente de toda esa gente quede helado, sentí como si mi corazón hubiera dejado de latir por unos segundos.

Mi cuerpo.

Yo...Estaba siendo sacado del auto para subirme a una camilla, el chofer aún estaba en el auto, al parecer estaba consiente, pero lastimado, había otro hombre que tenía un golpe en la cabeza, nada más.

Ahí caí en cuenta de lo que había pasado.

Ese hombre que solo le quedaría un chichón en la cabeza nos había chocado.

Comencé a temblar y a sentir frio.

Tenía miedo.

Las lágrimas comenzaron a caer.

¿Por qué llorar? - me rio sonriendo amargamente.

Que estúpido eres.

Mi vista se clavó por un par de minutos en el suelo hasta que vi una luz. Una parte de mi me decía que no caminara hacia ella, pero otra me decía que si no lo hacía no tendría las respuestas que necesitaba.

Cerré los ojos.

¿Moriré hoy?

No le he dicho a mi madre que la quiero.

No he visto a mi padre hace mucho tiempo.

No he jugado lo suficiente con mis hermanos.

Aun no me he enamorado de nadie.

No quiero decirles adiós a mis amigos.

Quiero estar en la obra de teatro del colegio.

Aun quiero hacer muchas cosas, la verdad... tengo muchas cosas que hacer.

Camine hacia la luz, la cual me daría una respuesta o simplemente me desvanecería en ella...

(Axel)

-Bruno al hospital, por favor - dice Gabriel entrando en el auto.

- Si señor - le responde el chofer, para encender el motor.

- ¿Qué esperan ustedes dos? -

- Tenia que cerrar la puerta - le responde Ágata.

-Súbanse al auto, ahora - nos ordena Gabriel, a lo que nosotros le hicimos caso sin protestar.

Ágata¡Lee esta historia GRATIS!