Capítulo 43

1.4K 98 1

Lauren POV

Aparqué el coche frente a la casa de Camila. Bajé de el y cuando llegué a la puerta de su casa toqué el timbre. No tardó en abrir la puerta y recibirme con una gran sonrisa.

— Hola bebé —me saludó y me dio un corto beso en los labios.

— ¿Nos vamos? —pregunté haciendo un gesto con la cabeza para señalar el coche.

Camila cerró la puerta de su casa y nos dirigimos al coche.

Por el camino me contaba lo que había hecho durante el día y al mismo tiempo que la escuchaba pensaba en el momento en que debería decirle lo que ha pasado con Alexa.

Dejé el coche cerca del restaurante de sushi. Entramos al lugar y no tardaron en llevarnos a una mesa vacía para dos.

— ¿Qué tal con Alexa? —preguntó un poco seria.

— Bien, por lo menos casi todo el tiempo fue bien —dije con un pequeño suspiro.

— ¿Casi todo el tiempo? —preguntó levantando un ceja.

— Sí, pero cuando ya nos íbamos se comportó... —me quedé unos segundos en silencio —. Diferente.

— Lauren, ¿que pasó? —preguntó con el ceño fruncido —. ¿Cómo que se comportó diferente?

Iba a contestar, pero en ese momento vinieron a preguntarnos que íbamos a pedir y nos entretenimos unos minutos en eso.

— La tarde fue bien. No pasó nada que me hiciera sospechar de lo que hizo antes de irse —repasé en mi mente lo que hablamos durante la tarde —. Pude darme cuenta antes de irnos, pero no lo tomé en cuenta, aunque al final si.

— ¿Puedes ser más clara? Es que no te entiendo —dijo Camila pasándose una mano por el pelo.

— Todo iba normal, como siempre —dije empezando a explicarle bien lo que pasó —. Me preguntó qué tal iban las cosas contigo y también si me gustabas mucho. Le dije que muy bien, que no sólo me gustabas sino que iba más allá de eso y que me lo estaba tomando en serio. Ya sabes —sonrió por lo que le dije a Alexa —. Ella no dijo nada más. Cuando ya nos íbamos me ofreció ir a cenar, pero le dije que no porque ya había quedado contigo.

— ¿Nada más? —preguntó Camila cuando paré de hablar.

— Bueno...—repasé en mi memoria lo sucedido —. No dijo nada y se quedó en silencio. Entonces supuse que algo pasaba, pero ella dijo que no. Le insistí en que si pasaba algo y de pronto me besó.

— ¿Qué te ha besado? —clavó sus ojos en los míos —. ¿Y tú qué hiciste?

— No me dio tiempo a reaccionar. Ella se apartó rápidamente —dije sincera —. Al apartarse me dijo que le gustaba y que le daba igual que tuviera novia. Después se fue a su coche y se fue. No pude ni decir nada.

— ¿Lo ves? Te dije que le gustabas. Es que lo sabía —dijo levantando un poco la voz —. No me lo puedo creer, joder. Sabe perfectamente que estas conmigo.

— Lo sé, Camz. Si me hubiera dado tiempo a decirle algo, le habría dejado en claro que no me interesa —dijo con un tono seguro.

— Eso espero —dijo con una mirada de advertencia.

— Sabes que sí, Camila. No te engañaría con nadie —dije juntando una de sus manos con la mía.

— Ni yo a ti —suspiró —. Me gusta que no hayas tardado en contármelo.

— No se me ocurriría ocultártelo. Además no tengo razones para hacerlo —dije haciendo que sonriera un poco.

— ¿Crees que irá mañana al gimnasio? —preguntó un poco seria.

— No lo sé —separamos nuestras manos para dejarle espacio en la mesa al camarero que había traído lo que pedimos.

— ¿Tu irás? —preguntó una vez que el camarero se había ido.

— Creo que prefiero no ir —respondí pensativa —. Pienso que mejor debería quedar con ella y dejarle las cosas claras.

— Ojalá le quede claro porque que te haya dicho que le daba igual que tuvieras novia me dice que intentará algo —dijo con un suspiro mirando lo que habíamos pedido.

— Que haga lo que quiera, pero no conseguirá nada de mi parte —dije haciendo que Camila sonriera.

Dejamos el tema aun lado y decidimos disfrutar de la cena.

***

No fui al gimnasio así que me pasé la mañana durmiendo hasta la hora de comer.

Después de comer hablé con Camila para decirle que llamaría a Alexa para quedar con ella y hablar de lo de ayer.

Llamé a Alexa y tardó solo unos segundos en contestar.

Llamada telefónica:

— ¿Sí? —contestó Alexa.

— Hola —saludé sin saber que decir antes de ir al grano.

— Lauren... No esperaba que me llamaras —dijo en un tono bajo.

— Debemos hablar sobre lo de ayer —dije con decisión.

Claro, como quieras —sonó un poco nerviosa.

— ¿Cuando te viene bien quedar? —pregunté directamente.

Podríamos hablar en el gimnasio mañanarespondió —. Hoy no fuiste.

Está bien. Nos vemos mañana —colgué ignorando lo último que dijo.

Fin de la llamada telefónica.

Rápidamente fui a enviarle un mensaje a Camila para decirle que había quedado con Alexa mañana.

Lauren: He quedado con ella mañana en el gimnasio.

Tardó unos minutos en responder.

Camz: Bien. ¿Te dijo algo durante la llamada?

Lauren: Me dijo que no esperaba que la llamara.

Camz: Pero seguro que lo estaba deseando.

Me reí al ver lo que dijo. Me encanta cuando se pone celosa.

Lauren: También comento que hoy no había ido al gimnasio, pero le dije que ya nos veríamos mañana y colgué.

Camz: Se habrá pasado la mañana esperándote.

Lauren: Puede ser.

Camz: Ya no me cae bien.

Lauren: Creo que antes tampoco.

Camz: Es verdad. Sospechaba que le gustabas desde que me hablaste de ella.

Sonreí porque era cierto.

Lauren: Me encantan tus celos.

Camz: Y a mi los tuyos, aunque tu te pones celosa de cualquiera que se me acerca.

Lauren: Hace tiempo que ya no lo soy, eh.

Camila: Hace poco con Shay...

Lauren: Pero dejé de estarlo porque fue una tontería, bebé.

Estuvimos un rato más discutiendo quien era más celosa, aunque estaba claro que yo había demostrado desde que nos conocíamos que lo era más que ella.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!