Ocho

180 11 0

María

Le miro.

Yo: ¿Que quieres?.

Dani: Arreglar esto.

Yo: El que lo tiene que arreglar eres tú, yo no he sido, yo no he dejado a una tía embarazada.

Dani: Bueno, lo siento, ¿vale?, he sido muy tonto, enserio lo siento mucho, en ese momento no se lo que me paso por la cabeza *se sienta en la camilla y me mira* te sigo queriendo, ¿podemos estar como antes y empezar de cero? Bueno de cero no por que viene un bebé pero ¿podemos ser algo más?.

Yo: Mira Dani, no es fácil, te fuiste así sin más, pero lo voy a pensar ¿vale?.

Asiente y me abraza.

Dani: Vale, cuando lo tengas pensado ya, me llamas.

Yo: Vale.

Sale y al rato entra el doctor.

Doctor: Hola señorita María.

Yo: Hola Doctor, ¿Pasa algo?.

Doctor: No tranquila, solo venía a decirte que ya puedes irte a tu casa, solo tienes que tomar reposo.

Yo: Vale.

(***)

Llegamos a mi casa, bueno también la de mi hermana, pero mi hermana se pasa más en la casa de David que aquí.

Marta: ¿Te pasa algo?, estás un poco distante y no te sueles tocar mucho la barriga.

Yo: No me pasa nada, tranquila, solo estoy pensando.

Marta: ¿Y en que piensas? *dice sentándose en el sofá mirándome*.

Yo: En nada importante, solo que Dani, se arrepiente de haberme dejado, y quiere volver.

Marta: ¿Y que le vas a decir?.

Yo: No lo se, por mi parte si pero después tengo miedo.

Marta: ¿Miedo a que?, Si no te quisiese o no le importaras no estaría todos los días desde que se entero que tuviste un accidente y casi pierdes a vuestra hija, puede ser un capullo, pudo haberse marchado ya a Asturias a un Festival y todavía está aquí, le valió la pena haber hablado con David, se asustó cuándo le dijiste que estabas embarazada, y normal, hasta tú te asustaste cuando te enteraste que estabas embarazada, pero reaccionó mal, huir como un gilipollas y dejarte mal, pero abrió los ojos y cuando más lo necesitabas ha estado ahí, hacéis una pareja maravillosa, y me cuesta decir todo esto, porque me caía mal, le veía un niñato antes de que saliera contigo, un capullo que cada dos por tres estaba tirandose a una, asi que lo has cambiado, así que llamarle y dile que si, y se que lo estás deseando.

Sonrió y me limpio las lágrimas, puede ser lo normal pero en este estado es imposible emocionarse con todo.

Yo: Gracias *le abrazo*

Marta: Voy a llamar a David para que venga y cotille conmigo y tú vete llamando a ese rubio ya.

Yo: David y tú, sois los dos para cual, vagos y cotillas.

Marta: ahora mismo eres tú la vaga.

Yo: Lo se.

Cogo mi móvil y marco el teléfono de Dani.

Dani: ¿Si?.

Yo: Dani, soy yo, María, ya lo he pensado, cuando quieras ven a mi casa.

Dani: Vale, ahora mismo voy.

La Realidad {Dani Fernández}¡Lee esta historia GRATIS!