Capítulo 44: El corazón

30.6K 2.2K 225


 Salimos de la fiesta y volvimos al internado pero esta vez caminando.

— ¿Te gusta Scott? —Me preguntó Chloe mientras la ayudaba a caminar hacia el internado.

Había bebido un poco al igual que yo pero no estábamos tan ebrias como Scott, Aarón y Alex.

Aarón estaba hablando con Scott sobre las flores de los jardines mientras Alex agarraba flores y brincaba hacia el internado, Arianna le pedía que se calmara pero él la ignoraba.

—Si—No dije eso, no dije eso.

—No pensé que fuera tan fácil que lo admitieras—Rio.

—Quise decir que no—Ella soltó una carcajada.

—Claro—Habló sarcástica.

Arianna abrió el paso a la valla.

Todos pasamos en silencio.

—Ya me voy—Me dijo Alex besando mi mejilla y yo asentí.

—Nosotras también—Dijo Chloe.

—No, Elizabeth viene conmigo—Dijo Scott tomando mi brazo.

—No, Scotty—Dije alejándome.

—Si—Dijo tomando mi mano.

—Anda, yo iré con Arianna—Hablo Chloe.

Asentí y fui con los chicos hacia la escalera de emergencia.

—Chicos, me estoy orinando—Dijo Aarón.

—Espera que subamos—Le dije.

—No, no voy a llegar—Se quejó.

—Aarón —Hablo Scott frustrado.

—En serio, espérenme, hare en ese arbusto—Dijo corriendo a él.

Suspire y mire a Scott que se encogió de hombros.

— ¡Oigan! ¡No deben estar aquí! —Gritó una mujer corriendo a nosotros.

Miré a Scott y empezamos a correr escapando de ella, pero uno de los que vigilan los otros edificios nos detuvo.

—Están en graves problemas —Dijo la chica llevándonos a dirección.

Abrió la puerta y estaba el director con su pijama en el mueble de la oficina de la secretaria viendo televisión.

— ¡Debes tocar! —Gritó el director apagando el televisor.

Nos miró y resoplo.

— ¿Por qué no me sorprende? —Dijo mirándonos.

—Estaban fuera de sus habitaciones e intentaron escapar—Nos acusó.

—Ya estoy harto—Suspiro—Murphy y Dorsey, irán a acampar con el club de apoyo por falta de disciplina...Sin celulares, ni computadoras, ni problemas...Solo naturaleza —Regaño.

Yo me queje junto a Scott.

—Los quiero listos en la entrada a las nueve de la mañana sale el autobús —Finalizo y yo Salí a regaña dientes.

—No esta tan mal—Me dijo Scott agarrando mi mano y besándola. —No te enfades—Acaricio mi mejilla.

—Odio acampar—Me queje y el me rodeo con sus brazos abrazándome.

— ¿Dormimos juntos? —Asentí.

Nos dirigimos a su edificio y fuimos a su habitación.

Aarón estaba en su cama.

— ¿Los descubrieron? —Rio.

—Si—Gruñí.

—Iremos a acampar por la mañana—Le dijo Scott.

El soltó una carcajada.

—Suerte, yo fui el año pasado por llenar de papel higiénico la estatua del fundador del colegio...Es aburrido—Rio.

Gruñí.

—Estas empeorando su humor—Dijo Scott quitándose la camisa.

—Lo siento—Me sonrió—Dormiré...No tengan sexo—Dijo Cubriéndose con la manta.

Scott se quitó la ropa y se puso un pantalón de pijama.

—Yo te presto una camisa—Dijo tirándome una camisa de algodón negra.

Me quite los jeans y la camisa, me puse su camisa y vi cómo me miraba sentado en la punta de su cama.

Su sonrisa me cautivaba y hacia que sintiera una corriente en todo mi cuerpo.

Me acerque a él hasta estar frente a él, el paso su mano por mi cintura sentándome sobre sus piernas.

—No me dijiste feliz cumpleaños—Mordió su labio.

—Ya no es tu cumpleaños—Acaricie su labio inferior haciendo que lo soltara.

—Hazme un regalo atrasado —Murmuró.

— ¿Qué quieres que te regale? —Mire sus ojos.

Él miro mis labios y su mano acaricio mi cintura haciendo que todo mi cuerpo reaccionara a su tacto.

— ¿Escribirías algo sobre mí en tu blog? —Murmuró mirando mis ojos.

— ¿Algo sobre ti? —Él asintió. —Lo haría, pero solo escribo hay cosas que realmente siento y pienso—Mire sus ojo—Y por ti no siento nada.

Mentía, yo sabía que mentía, pero tal vez si él se lo cree yo me lo creo y... ¡Estoy extremadamente loca por él y se me vienen millones de ideas para escribir en el blog sobre él!

Sus labios ¿Cómo unos labios me pueden resultar tan perfectos y provocativos?

—No opino lo mismo—Sonrió—Me encantas, Elizabeth... Cada parte de ti...Me vuelve loco—Acaricio mi mejilla—Tú me tienes a tus pies... Yo pensaba que Alice era lo correcto pero solo usaba la mente y no esté—Señalo el lado izquierdo de mi pecho.

— ¿Mi pecho? —Pregunté.

—No, lo que tu finges no tener...Pero si tienes y late con fuerza cuando me ve—Sonrió pero sin una pisca de ironía, era una sonrisa tierna...Muy tierna—El corazón.

Negué con la cabeza rápidamente y él tomó mi rostro entre sus manos.

—No mientas—Rodee mis brazos alrededor de su nuca y junte nuestros labios.

Él se apresuró a contestarme y me acostó en la cama quedando el sobre mí.

Me beso lentamente haciendo que todo mi cuerpo se desesperara por mas, quiero más de él.

Paso sus labios a mi cuello y yo clave mis uñas en su espalda haciendo que gruñera.

Paró de besarme para quitarme la camisa, empezó a hacer un camino de chupones desde mi cuello hasta mis pechos.

—Scotty—Gemí y el miro mis ojos.

—Me vuelves loco, Ellie... En serio—Murmuró besando varias veces mis labios.

— ¡Les dije que no tuvieran sexo aquí! —Gritó Aarón.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!