Capítulo 43: Diecinueve años

29.6K 2K 202


16 DE ENERO

—Hoy es el cumpleaños de Scott—Me dijo Chloe mientras salíamos de nuestra última clase.

—No me importa—Mentí.

Estoy enojada desde hace días y es por su culpa, siempre esta con esa Amara y la besa enfrente de todos y... ¡La detesto!

—19 años—Hizo un sonido seductor con la garganta.

Rodé los ojos y al entrar en la cafetería estaba besándola en nuestra mesa.

Aarón me miro arqueando una ceja cuando me acercaba a la mesa con Chloe.

—Esto es una cafetería, no un motel, imbéciles—Dije sentándome dándole un empujón a la castaña.

No lo mires, no lo mires...

—Feliz cumpleaños—Le dijo Chloe abrazándolo, sentí como me miraba esperando que lo felicitara y yo solo agarre el plátano que estaba comiendo Aarón.

—Mi regalo será el mejor—Escuche a Amara.

Rodé los ojos.

—Hey—Se sentó Alex a mi lado. —Tengo buenas noticias—Murmuró mirando a los lados, él nos hizo una seña para que nos acercáramos. —Se cómo podemos salir del internado sin que lo noten e ir a una fiesta por aquí cerca—Yo di un gritito de emoción.

Nos contó su plan y lo ejecutaríamos hoy ya que es viernes.

Era básicamente esperar que revisaran las habitaciones, saldríamos por la ventana en la escalera de emergencia para incendios.

Iríamos hacia la piscina de natación y en la enorme valla hicieron una entrada camuflada, la cruzaríamos y al volver repetimos lo mismo.

—Es buena idea—Le sonreí y el toco la punta de mi nariz haciendo reír.

—Podemos ir por el cumpleaños de Scott—Sugirió Arianna.

Lo miré por primera vez en todo este tiempo.

Él miraba a los chicos sonriendo, sus ojos chocaron con los míos.

Yo rápidamente deje de mirarlo.


Escuchamos como entraban a revisar que estuviéramos ahí y lo anotaron en una carpeta.

Salieron y me quite la manta al igual que Chloe.

Me dirigí a la ventana y la abrí.

—Esos jeans te quedan geniales—Me dio una nalgada.

Pase mis piernas por la ventana buscando las escaleras, las baje en silencio para que no escucharan en las otras habitaciones.

Llegue al piso y espere a Chloe.

Revisamos que no hubiera nadie y corrimos hacia el área de natación.

Vi a los chicos esperándonos en una esquina y caminamos en silencio hacia la valla.

Miramos a los lados comprobando que nadie veía y Alex abrió el agujero camuflado de la valla.

Nos deslizamos y ya estábamos fuera.

Corrimos para ir al taxi que no esperaba donde le pedimos y nos llevó hacia la casa de una amiga de Alex que hace fiestas todos los fin de semana.

Entramos y yo fui con Aarón a la barra, es decir, la cocina de la chica.

Aarón preparo dos tragos y me dio un vaso.

—Debo contarte algo que paso antes de venir—Me dijo Aarón tomando del vaso.

—Escúpelo—Lo miré.

—Scott se acostó con Amara—Escupí el líquido de mi boca.

Quede en silencio.

Ese imbécil me está volviendo loca.

Intente que no notara lo mucho que me enojaba.

—No me interesa—Murmuré dando un largo trago.

El soltó una carcajada.

—Oh, chica linda...Te veo luego—Palmeo mi hombro y fue con la pelirroja.

Termine de tomarlo todo y me serví otro trago.

La verdad el alcohol y yo somos mejores amigos.

—Baila conmigo—Escuché a Alex y fui con él a la pista.

Bailamos un largo rato hasta que Chloe se acercó a mí.

—Scott esta ebrio y pregunta por ti—Me murmuró.

—No es mi problema—Ella halo mi brazo y se disculpó con Alex.

Me llevo hasta el patio de la casa y lo vi sentado en el piso riendo.

Aarón y Arianna estaban a su lado.

—No, Chloe—Me gire.

— ¡Elizabeth! ¡Enfréntalo ya! No temas—Susurró lo último.

—Yo no le temo a...—Me interrumpió.

— ¿Nadie? Mientes...Te da miedo que te guste—Negué con la cabeza—Demuéstralo—Lo señalo.

Suspiré y fui hacia él.

— ¿Qué paso? —Le pregunté y el me miro.

Tomó mi mano y yo la solté.

—No hemos hablado—Murmuró.

—No quiero hablarte—El frunció su nariz.

— ¿Estas con Alex? —Yo me levante frustrada y el también con ayuda de Aarón.

— ¿En serio me reclamaras sobre con quien estoy, Scott Dorsey? —Hablé enfadada.

—Me duele verte junto a él—No dijo eso.

— ¿Y tú crees que a mí no me duele enterarme que te acostaste con Amara? —No dije eso.

¡Soy una tonta!

— ¡Lo hice porque tú me ignorabas! —Gritó.

— ¡Te dije que fue solo sexo!

— ¡Pero no lo fue, Elizabeth! —Mi corazón se aceleró—No lo fue...—Murmuró a un metro de distancia de mi cuerpo que moría por tocar el suyo.

—Me confundes—Él mordió su labio y se acercó a mí.

—Porque estoy confundido—Acaricio mi mejilla y yo cerré los ojos. — Me gustas, Elizabeth...Me gustas mucho—Miré sus ojos—Y sé que yo también te gusto—Negué con la cabeza—Claro que sí, tu cuerpo me lo grita cada vez que me acerco—Acaricio mis labios haciendo que mis piernas temblaran—Tengo miedo de que me conozcas de verdad y que te guste el verdadero Scott—Mire sus ojos—Pero tu temes lo mismo.

—Yo no le te...—Puso su dedo en mis labios.

—Chss—Lamie mis labios—Tienes miedo y te da miedo admitirlo—Acaricio nuestras narices—Pero yo no me rendiré hasta que te quedes conmigo y solo conmigo.

—Eso no sucederá, no soy ese tipo de mujer y tú no eres ese tipo de hombre—Su dedo paso a mi cuello acariciando el collar que me regalo.

—Te necesito, Ellie—Miro mis ojos—Te necesito mucho—Junto nuestros labios.

De inmediato le seguí acariciando nuestros labios.

—Estas ebrio...No sabes lo que dices—Él mordió mi labio inferior mirando mis ojos.

—Quédate conmigo esta noche—Murmuró besando mis labios cada vez que decía una palabra.

¿Por qué me hacía sentir así?

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!