Capitulo 9: " El Parque"

26 1 0

(Axel)

-Bueno, debo irme, mi hermana tiene clases de ballet y debo acompañarla - nos dice Martín cuando estábamos afuera del local.

- Pero si vivimos cerca, ¿Por qué no te vas con nosotros? - le pregunta Ág.

- Pues... debo irme rápido, ya saben cómo es esa niña, si me demoro, me mata -

- Esta bien, nos vemos mañana - le dice Ágata sonriendo.

- Si, adiós chicos - nos dice para luego emprender su camino rápidamente.

Creo que me agrada ser hijo único.

- Adiós - le respondemos todos.

- Yo, debo pasar al supermercado que queda cerca, ¿vamos? - les pregunto a Ed y a Ág.

- No puedo, debo juntarme con unos compañeros por un trabajo, si que debo ir a casa, ¿vienes conmigo Ág? - le pregunta Ed cerrándole un ojo.

- No Ed, me tengo que quedar en la casa de la tía Aliana por órdenes de mi madre, porque me dijo que no me podía quedar sola en casa - le responde Ág rodando los ojos - Lo siento -

Ed: 0

Axel: 2

-Oh, ya veo, pero no te preocupes -

-Otro día vamos por un helado - le dice Ágata tocando su hombro - Hoy igual fue genial estar con los chicos -

- Si, ojalá para la próxima no tengamos colados - dice mirándome de reojo.

- Solo fue coincidencia - le dije sonriendo.

- Si, una coincidencia -

- Recuérdate en devolverme mis pantalones -

- Oh, es verdad, bueno, algún día te los devolveré -

- ¡Oye Ed, no me gusta tu broma! -

- Vale, vale, cuando llegues a tu casa te los iré a dejar, no te preocupes, si quieres los lavo y te los plancho -

- No, no, no, tu eres capaz de quemar mis pantalones y decir que fue un accidente -

- Eso no es mala idea - me dice Ed haciéndose el pensativo.

- ¡Ed! -

- Bueno, debo irme, mis amigos llegaran en unos veinte minutos más y debo estar en casa - nos dice despidiéndose de nosotros para luego caminar a la parada de autobuses.

- Adiós, nos vemos - le dice Ágata haciéndole señas con la mano.

- ¡Oye Ed! -

- ¿Qué sucede? - me pregunta volviéndose a mi dirección.

- ¡Recuerda que debes dejarme tus zapatos, hicimos una apuesta! -

- ¡Olvídalo, no le daré mis botas a un sujeto que es capaz de venderlas! -

- ¡No soy igual que tu ¡ -

- Ya no grites chicos, esto se está volviendo algo incomodo -

- Oh lo siento, es que... -

- ¡Adiós Ág, adiós Elizabeth! -

- Cuando te vea te voy a...-

- Ya dejen sus tonterías - suspira Ág - Además...el autobus de Ed ya se fue, no creo que te allá escuchado -

- Si, creo que tienes razón, pero ya me las pagara, esto no se quedara así - digo mirando el autobus en el cual se había ido Ed- Y... cambiando de tema, ¿Qué quieres cenar? - le pregunto volviéndome a su dirección.

Ágata¡Lee esta historia GRATIS!