Capítulo 41: Hablemos de sexo

29.7K 2.2K 218

— ¡¿Qué tú qué?! —Me gritó Chloe.

—Solo tuvimos sexo...No es la gran cosa—Dije.

Un muy buen sexo...pero fue tan raro, el me domino y a mí nadie me domina, sentí que mi cuerpo era hecho para él y el suyo para mí.

—Si es la gran cosa... A ti te gusta—Negué con la cabeza.

—No me gusta, solo tuve sexo con él.

— ¿Cuántas veces? —Me preguntó.

Vi a Arianna que tenía los ojos abiertos.

—Solo una vez ¿Quién crees que soy? —Ella arqueo la ceja insistiendo—Dos—Admití.

— ¿Dos?

—Bueno tres—Me rendí. —Espero que Alice se entere—Me hice una cola de caballo.

Mi teléfono sonó y vi que era papá.

— ¿Hola? —Contesté.

—Hola, hija.

— ¿Qué paso? —Pregunté.

—Iré a visitarte dentro de poco, tengo trabajo en Madrid y estaré allá unos días—Rodé los ojos.

—Bien.

—Te veo mañana.

Colgó.

—Iremos a comer algo ¿Quieres algo? —Preguntó Arianna.

—Rosquillas —Le conteste y ellas salieron.

Agarre mi laptop y entre en mi blog.

Hablemos de sexo...Si, de sexo.

Hacer el amor y tener sexo no es lo mismo para muchas personas, pero para mí hacer el amor no existe, es solo sexo... Como ya sabrán el amor y yo no somos buenos amigos, cuando la gente dice que ama a alguien y hacen el amor me da asco, porque no hacen el amor, solo tienen sexo ¿Acaso no es lo mismo? El hombre introduce su pene en tu vagina saciando el placer y excitación que se tienen... ¿O es que hacer el amor se siente diferente? ¿Sentirás el orgasmo en el ojo o qué? ¿Por qué todos hablan tanto de hacer el amor?

No hay una diferencia, es lo mismo.

Tu solo eres sexo.

Amy xoxo

Deje la laptop en la cama y decidí darme una ducha.

Entre al baño después de desnudarme y abrí la regadera.

Estuve ahí unos largos minutos intentando relajar mis músculos.

Escuchó como se abre la puerta de afuera, seguro ya trajeron mis rosquillas.

Abre la puerta del baño y frunzo la nariz.

Asomo la cabeza por la puerta de la ducha y veo a Scott.

— ¿Soy solo sexo? —Me sonrió y se quitó la camisa.

— ¿De qué hablas? —Gruñí—Sal de aquí.

Se quitó los pantalones.

—Amy xoxo ¿Soy solo sexo? —Arqueo una ceja.

—Lo eres y lo sabes... Eso solo fue sexo.

—El mejor sexo que has tenido en tu vida—Negué con la cabeza.

Él era genial en la cama, pero no sabría responder si era el mejor porque la mayoría había sido ebria.

Se quitó el bóxer.

—No—Dije viendo sus intenciones.

El me ignoro y entro conmigo.

Tomó mi cintura y me pego a la pared del baño.

—Tu no fuiste solo sexo—Yo solté una carcajada—No fue solo sexo y lo sabes—Mordió su labio y yo lo acaricie.

—Yo lo que sé es que fue sexo y ya—Beso la punta de mis labios varias veces y yo mordí su labio.

El bajo sus dedos por mi abdomen y toco mi entrepierna.

Yo gemí en sus labios al sentir como introducía un dedo en mi feminidad.

Él me miro mientras me volvía loca tocándome.

Introdujo otro dedo y yo clave mis uñas en su espalda.

—Quiero escucharte—Me susurro besando mis pechos.

Me masturbo un poco más hasta que sentí como me venía.

—Scotty—Gemí—Me voy a venir—El acelero sus movimientos hasta que llegue al clímax.

—Te gusta que te toque—Introdujo un dedo a su boca. —Sabes deliciosa—Mordí mi labio.

—Basta—Susurré acariciando su nariz.

—No—Sonrió en mis labios.

—Me estas volviendo loca—Murmuré pegada a sus labios.

—Y tú a mí, Murphy—Besó la punta de mis labios suavemente.

— ¡Beth, traje tus rosquillas! —Gritó Chloe— ¡Aarón vino a verte! —Miré a Scott.

Él rio.

—Eso será raro—Cerré la ducha y salí.

Scott me agarro del abdomen y me pego a su espalda.

Sus labios besaron mi cuello y yo cerré mis ojos.

—Basta—Me separe y me puse ropa interior.

Él se puso la ropa mientras me miraba.

Rodee mi cuerpo con una toalla.

—Tu quédate ahí—El soltó una carcajada.

— ¿Beth? ¿Estas con Scott? —Escuché la voz de Chloe.

—Hola, Chloe—La saludo Scott.

Yo golpee mi frente.

—Si quieres nos vamos...—Interrumpí a Arianna.

— ¡No! —Abrí la puerta y Salí. —Mis rosquillas —Ordené y Chloe me las dio.

Me senté junto a Aarón que estaba acostado en mi cama.

— ¿Paso algo ahí? —Me pregunto Chloe.

—No—Mentí.

Escuché la risita de Scott haciendo reír a Aarón.

Los fulmine con la mirada y se callaron.

Tocaron la puerta y Arianna la abrió.

—Chicas, ¿Han visto a Scott? —Preguntó y miro dentro de la habitación—Ahí estas—Entró a la habitación.

Rodé los ojos.

—Debo hablar contigo—Tomo su mano.

— ¿Justo ahora? —Preguntó Scott y me miro.

—Sí, es urgente—Él asintió y salieron de la habitación con las manos entrelazadas.

—Si supiera que se acostó contigo—Rio Chloe.

— ¿Se acostaron? —Preguntó Aarón y yo asentí.

El movió sus cejas varias veces.

—Solo fue sexo—El soltó una carcajada.

—Claro que sí, nena—Palmeo mi cabeza como un perro.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!