Título completo: La gran sorpresa y el desastre total; dedicado a OtraLectoraMas_.

—¿No te gusto? —pregunté con las manos en mis caderas medio irónicamente, por lo que su respuesta me sorprendió.

—No —respondió él.

No es que tuviese que gustarle a todos los chicos siempre, de hecho, hubo una época en la que no le gustaba a ninguno, pero creí que le gustaba a Bryan, es decir, estos últimos días... Me rasqué la nuca.

—Uhmm... Está bien, lo siento, creí... Da igual —hice un amago de entrar en mi apartamento pero él me paró. Lo miré.

—No es que no me gustes Vicky... Me caes genial y quisiera ser tu amigo —frunció el ceño como si estuviese debatiendo algo interiormente.

—¿Te pasa algo? —pregunté.

—¿Puedo confiar en ti?

Me lo pensé antes de contestar, este chico era capaz de decirme que le gustaba otra y tendría que aguantarlo toda la tarde mientras me contaba que no sabía si ella le correspondía y qué podría hacer para saberlo. Al final, queriendo ser su amiga también, a fin de cuentas me caía bien, asentí.

—Claro —dije con una pequeña sonrisa.

—Verás... el caso es que... a mi... —suspiró—. Vicky, soy gay.

¿¡Qué!? No, eso si que no me lo esperaba. Intenté no dejar entrever nada en los gestos que hacía ya que él después de soltar eso me escrutaba muy detenidamente con la mirada. Al final suspiré hondamente.

—Wow... Creo que de todas las cosas del mundo nunca me habría imaginado que fueras a decir eso...

—Eres la única que lo sabe, de hecho, aún no sé porque te lo he dicho pero no puedes decir nada, por favor, no se lo cuentes a nadie —dijo con verdadera preocupación.

—Tranquilo, tu secreto está a salvo conmigo —intenté tranquilizarlo.

Ahora entendía porque en la escuela, delante de todos, sí me había besado. Él no quería que nadie sospechase y la verdad es que le estaba resultando. ¡Bryan era gay! Siempre quise tener un amigo así, reí interiormente, no sabía porque pero inexplicablemente estaba muy emocionada.

—Bueno, ahora que vamos a ser mejores amigos —comencé—, porque lo seremos —cogí su brazo y lo arrastré a dentro de mi piso—, tenemos que conocernos —sonreí angelicalmente y pude ver como le contagiaba mi sonrisa.

Nos pasamos una hora entera hablando sobre nuestra niñez mientras picábamos algo en el sofá. Él me había contado su secreto más preciado por lo que yo le conté toda mi infancia, incluída la parte que metía a Daniel en todo esto. Él me escuchó con verdadera atención, para mi ya era como una segunda Ally.

—La verdad es que no me llevo muy bien con Daniel... Él "me odia" porque yo soy el capitán del equipo —comenzó pero yo lo corté.

—Sí, lo sé, Ally me lo contó —hice una pequeña mueca.

Realmente él iba a ser mi amigo, lo supe en cuanto me preguntó qué me había pasado el otro día en el bar. Después de pensarlo se lo conté. Merecía saberlo ya que se preocupaba por mi.

Pasamos el resto de la tarde contándonos algunas anécdotas y al final ambos terminamos tirados en el sofá viendo una de esas películas aburridas que echan en la tele. Cuando se hizo tarde se levantó y lo miré.

—Hasta mañana —dijo con una amplia sonrisa.

—¿Me acompañas al insti? —hizo como que se lo pensaba y finalmente movió la cabeza afirmativamente y yo le di un beso en la mejilla—. Gracias —dije con voz cantarina y una vez cruzó su puerta me fui a mi habitación y me metí en la cama.

Al día siguiente después de desayunar, cuando ya estaba cogiendo la mochila, Bryan llamó a mi puerta. Lo saludé y cuando ambos lo tuvimos todo salimos hacia el instituto. Al llegar lo cogí del brazo arrastrándolo hasta el lugar donde estaba Ally. Ayer habíamos hablado de que todavía no la conocía lo suficientemente bien como para contarle su secreto pero sí que iba a hacerse su amigo después de todo lo que le había dicho de ella.

—Ally, este el Bryan y sé que lo conoces pero ahora va a ser nuestro mejor amigo —sonreí divertida y los tres nos pusimos a hablar hasta que comenzaron las clases. El día anterior no me había equivocado, ellos dos hicieron muy buenas migas.

Entré a mi tercera clase, tenía biología y ni Ally ni Bryan iban conmigo por lo que siempre me sentaba más o menos en la mitad de la clase al lado de Cris, una chica realmente simpática y muy estudiosa. Estuvimos hablando bajito hasta que la profesora entró.

—Buenos días, clase —se oyó una respuesta conjunta—. Hoy voy a pediros que hagáis un trabajo sobre algún órgano que desempeñe una función vital en el cuerpo humano, y antes de que comencéis a protestar —añadió rápidamente—, ya tengo las parejas hechas y no se admiten cambios.

A raíz de su comentario se escucharon aún más quejas, y eso que todavía no había dado las parejas. Cuando la clase se calmó comenzó.

—Cris, tú lo harás con Damián y trataréis el corazón —miré a la morena que parecía satisfecha con su pareja y su órgano—, Nate con Jane sobre el cerebro, Vicky con Daniel sobre los pulmones...

Ahí fue cuando desconecté del todo. No. No podía ser. ¿Es que yo no tenía ni una pizca de suerte? ¿Con Daniel? ¿En serio? Miré hacia arriba sonriendo irónicamente. Si realmente había un Dios a mi me mandaría al infierno, eso estaba claro. Miré hacia la última fila, donde Dan sostuvo mi mirada. Tenía a una rubia sentada medio encima de él, la reconocí, era una de las animadoras, Kate.

Suspiré mirando de nuevo a la profesora que esperó a que todos nos calmásemos para comenzar a dar la clase.

¡Holaaa! Sé que es un capítulo un poco más lago que los dos anteriores, pero tampoco tanto. ¿¡CÓMO OS HABÉIS QUEDADO CON LO DE BRYAN!? Jajajaja, había gente que acertó y lo dejó en los comentarios del anterior capítulo. La verdad es que esto va a dar mucho juego a partir de ahora, ya que Bryan y Vicky van a ser muy amigos y ella no dudará a la hora de meterlo en sus líos. Luego, por si eso fuera poco ¡Dan y Vicky tienen que hacer un trabajo juntos! ¿Cómo acabaran? Jajaja, eso lo iremos viendo conforme pasen los capítulos. Espero que os haya gustado, ¡dejadme vuestra opinión en los comentarios! Realmente me encanta leeros y votad si os ha gustado el capítulo. ¡Nos vemos en el siguiente!

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!