Capítulo 40: Hazlo, Scotty

30.6K 2.3K 596

Scott

Salí de detención después de Elizabeth que durmió toda la hora.

Me dirigí a mi habitación y al entrar Alice estaba hablando con Aarón.

—Hola, Scott—Me sonrió.

Yo le sonreí y bese sus labios.

— ¿Iras al juego? —Me preguntó Aarón y yo asentí.

— ¿Y tú? —Asintió.

—Iré a buscar algo a que Chloe—Dijo saliendo de la habitación.

—Me daré una ducha, ¿Te quieres duchar conmigo? —Tomé su cintura pegándola a mi cuerpo.

Ella rio nerviosa.

—No, Scott... Eso es indecente—Se alejó y yo fruncí la nariz, ese gesto definitivamente me lo contagio Elizabeth.

—Alice, somos novios... Es normal—Ya me estaba enfadando de que siempre quiera hacer todo lo correcto, quiero que sea agresiva, que se enoje, que se excite y lo demuestre, que me grite y que me pelee, que maldiga y luego me bese...Pero no, todo siempre debe ser lo correcto, me gusta lo incorrecto.

—Sí, pero a mí no me gustan las cosas así—Se sentó en su cama acomodando su pelo.

Estaba peinado perfectamente, sin un solo pelo rebelde...A comparación del de Elizabeth que es un hermoso castaño claro que siempre que tiene el pelo en una cola de caballo tiene mechones rebeldes, pero se ve perfecta.

Decidí ignorar eso y me quite la camisa.

— ¡Scott! —Gritó cubriendo sus ojos—Aquí no, amor—Dijo sin mirarme.

Suspiré y me desvestí en el cuarto de baño para ducharme.

Luego de vestirme salí con Alice hacia la cancha de futbol.

Me llego un mensaje y lo abrí.

De: Aarón

Te guardamos puesto.

Busque a Aarón en las gradas y lo vi en una de las primeras con Chloe, Arianna y Ellie.

Ellie tenía un pantalón muy ajustado negro que hacía que su trasero y piernas se vieran irresistibles.

Me acerque a ellos con Alice y Elizabeth me miro pero retiro su mirada rápidamente.

Pero que ojos tiene esta mujer, me vuelven loco.

Los salude y me senté junto a Alice.

—Scott ¿Te molesta si voy con las porristas que son mis amigas? —Yo negué con la cabeza.

—Anda—Le sonreí y ella fue.

Vi a Elizabeth que saludaba a Alex.

No pude evitar analizarla de espaldas, sus perfectas curvas, su trasero y piernas.

Vi como él le decía que le diera un beso y ella obedeció dándole un pico.

Maldición, odio a ese maldito hijo de perra.

Ella se sentó mientras habla con las chicas.

El juego empezó y Ellie estaba muy pendiente de lo que ocurría, parece que le gusta el futbol.

—Maldito número ocho—Hablo enojada—Hijo de perra—Gruñó.


Termino el partido y gano nuestro equipo dos goles a uno.

— ¡Sí! —Gritó Elizabeth brincando y abrazando a Aarón. — ¡Iré con Alex! —Gritó corriendo por las gradas.

Yo reí y busque a Alice con la mirada que estaba hablando con las porristas.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!