Capítulo 38: Reglas

28.7K 2.2K 286


—No de nuevo—Me separé de sus labios.

Todos habían desaparecido a mi alrededor, mi mente creo una burbuja donde solo estábamos él y yo.

— ¿No de nuevo que? —Acarició mi nariz con la suya haciendo que mi cuerpo temblara.

—Te dije que te alejaras—Miré sus ojos que estaba cerrados mientras acariciaba nuestras narices.

—Debería alejarme, pero no quiero—Sonrió arrogante, pero como me gusta que sonría así.

—Voy a destruirte, Scotty—Mordí mi labio.

—Destrúyeme...Tu eres toda mía y yo soy todo...—Lo interrumpió el grito de enfado de Alice.

Rompió nuestra burbuja y esas palabras que quería escuchar de la boca de Scott.

Mire a Alice que tenía los ojos cristalizados.

— ¿Por qué, Scott? —Le murmuró sollozando— ¿Por qué con ella?

— ¿Cuál es el problema que sea conmigo? —Ya estaba a la defensiva.

—Puedo explicártelo, Alice—Se acercó Scott a ella alejándose de mí. —No es lo que estás pensando—No puedo creer que esto esté sucediendo, yo no puedo ser humillada de esta forma.

Me dirigí a la salida del edificio y miré una vez más hacia Scott que abrazaba a Alice, sus ojos conectaron con los míos.

—Púdrete—Le articulé con los labios.

— ¿Qué ocurrió ahí con Scott? —Escuché la voz de Aarón a mis espaldas.

Lo miré y se veía preocupado.

—Ven con papá—Abrió sus brazos para que lo abrazara y lo hice dejando que mis lágrimas de furia cayeran en su hermosa playera. —Cuéntame todo—Tomó mi mano llevándome a la piscina.

Se quitó los zapatos y levanto sus pantalones, yo solo quite mis botas y hundimos nuestros pies en la piscina de natación.

— ¿Qué ocurre entre ustedes? —Preguntó mirándome.

—No sé qué pasa, Aarón...—Susurré—Todo comenzó con tantas peleas...Yo lo odiaba, Aarón... Como es posible que ahora...—Me callé al darme cuenta de lo que diría.

—Lo quieras—Terminó mi frase.

—No lo quiero—Mentí.

—Si lo haces—Acaricio mi espalda—Quisiera poder decirte que se lo que se siente, pero yo solo las quiero a ustedes y son como mis hermanas y sé que a él lo quieres como algo mas...—Mire sus ojos negando con la cabeza.

—Es su culpa—Hable enojada—Por besarme, por tocarme, por acercarse...Por hablarme tan cerca...Por ser todo lo que nunca quise—Mire sus ojos—Quiero arrancarle la cabeza por hacerme sentir así—Patee el agua.

—Él piensa que Alice lo hace mejor persona...Esta tan empeñado en volverse bueno, Beth—Negó con la cabeza mirando la piscina—Él muy en el fondo sabe que Alice no lo hará mejor...Solo él puede volverse una buena persona.

—Es que no entiendo cuál es su empeño con cambiar, por ser bueno...Él es bueno a su manera—Gruñí—Si, ha hecho cosas malas, pero eso no lo hace una mala persona...Yo no quiero que cambie, él está bien siendo como quiere—Me apoye en el hombro de Aarón y el rodeo mi cintura. —Me acosté con Zedd—Murmuré.

— ¿Por eso estaba enojado? —Yo asentí.

—Pero me gusta que este enojado y que se defienda...Me gusta que grite lo que piensa, no quiero que Alice lo calle cuando él quiera maldecir a alguien o a algo, quiero que lo diga y que se sienta bien por decirlo—Lamí mis labios ya que recordé como se sentían sus labios.

—Él está ciego, no te aprovecha...Eres una buena chica—Yo reí.

—Pregúntaselo a mi padre—El soltó una carcajada.

—Tu padre te quiere—Miré sus ojos.

—Nunca he dicho que no me quiere, solo que quiere más a su esposa—Él acaricio mi cabeza con su mano.

—Ella es irritante.

—Opino lo mismo—Sonreí.

— ¿Qué ocurrió con tu madre? —Me preguntó.

—Se fue, consiguió un novio narcotraficante cuando yo tenía dos años, así que obviamente me abandono y me dejo con un padre lleno de trabajo y una depresión que dos personas no aguantarían...Papá estuvo mal mucho tiempo, él sufría, se escondía en el trabajo y en el sexo, yo necesitaba que me prestara atención, pero nunca lo hizo—Él tomó mi barbilla.

—Ahora nos tienes a nosotros, Beth...No vamos a abandonarte—Sonreí mirando sus ojos y lo abrace.

—Y yo tampoco a ustedes—Reí.

—Deberías leer el blog de Amy xoxo, te ayudaría bastante—Yo asentí sonriendo.

—Gracias.

—No agradezcas, sé que tú harías lo mismo por mí.

—Por fin te encuentro—Escuché la voz de Scott.

No me voltee pero podía sentir la mirada de Aarón.

—Los dejare para que hablen—Dijo Aarón parándose.

Scott se sentó a mi lado ocupando el espacio de Aarón.

— ¿Qué? —Hable sin mirarlo.

—Deja de escapar cada vez que te beso—Gruñó.

— ¿Escapar? —Me digne a mirar sus ojos—Tu—Toque su pecho con mi índice—Solo juegas conmigo, porque llego Alice y empezaste a escupirle mentiras—Él me analizo—Te gusta ella, yo no voy a suplicarte si es lo que esperas—Sonrió.

—Si me gusta, pero tú me vuelves loco—Rodé los ojos.

El rodeo mi cintura y me lanzo a la piscina, saque rápidamente mi teléfono a la superficie y lo puse en la orilla.

— ¡Imbécil, mi teléfono! —Le grite y hale sus piernas haciéndolo caer al agua, apoye mis manos en sus hombros hundiéndolos y él se levantó haciéndome caer.

Me rodeo de la cintura ya que no sé nadar.

—Te comprare uno nuevo—Sonrió—Todos los que quieras—Enrollo mis piernas en su cadera.

—Me estas confundiendo—Tomé su rostro con mis manos.

—Y tú a mí—Rozo sus labios en mi mejilla.

—Pero Alice...—Me interrumpió.

—Ahorita estoy contigo—Negué con la cabeza.

—Ese es el problema, Scotty...No quiero que me confundas más, así que tomare distancia—Él me sonrió.

—No pareces lograrlo—Dijo apretando mi cintura.

Mordí mi labio.

—Pondremos reglas—El asintió sonriendo—No más besos—Él beso la punta de mis labios rápidamente. —Hablo en serio—Le dije enojada y beso varias veces la punta de mis labios.

Me sentía hechizada mientras besaba tiernamente mis labios varias veces.

—No más besos, no coquetees conmigo, no me toques, no me busques, no me celes, no me metas en tus problemas, no te metas en los míos y no me beses—Gruñí cuando beso mis labios de nuevo.

—Está bien, Ellie...Pero recuerda el por qué estoy aquí—Acaricio mi mejilla—Porque soy experto rompiendo las reglas...

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!