Capítulo 36: Cumpleaños

28.4K 2.2K 255

—Despierta, tu padre está llamándote—Me dijo Chloe.

—Seguro me dirá un sermón sobre que no debo drogarme y esas cosas—Murmuré agarrando el teléfono. — ¿Hola? —Conteste.

— ¡Feliz cumpleaños! —Gritó, no me esperaba eso.

—No es mi cumpleaños—Murmuré.

—Claro que sí, hoy es dos de enero—Me dijo y mire el calendario de la pared. —Tenía razón.

—Lo olvide—Dije sin importancia.

— ¿Cómo se siente ya ser mayor de edad?

—Bien—Me limite a decir.

—Hoy no hablare sobre tu problema con las drogas, pero mañana no te salvas—Bufé.

—Papá, estoy durmiendo—El rio.

—Hablamos luego—Colgó.

Chloe me miraba.

— ¿Y bien? —Preguntó.

—Solo iba a felicitarme por mi cumpleaños—Hable cubriéndome con la manta.

— ¿Cumpleaños? ¡Eres mayor de edad! —Me abrazo— ¿Por qué no me dijiste?

—No lo recordé—Ella rio.

—Oye, ¿Ayer te fuiste por el beso con Scott? —Me preguntó.

Asentí.

—No me sentía cómoda—Mire hacia otro lado.

— ¿Te gusta Scott? —Hice una mueca.

Definitivamente no me gusta Scott... ¿O sí?

—No, para nada, no me gusta—Hablé rápidamente.

Ella arqueo una ceja.

—Si te gusta, evita que vuelva con Alice porque está a esto—Hizo una seña con sus dedos poniendo el dedo índice y el pulgar muy cerca—De volver.

Negué con la cabeza.

—No es mi problema—Ella rio.

—Claro, cambiando de tema...Debo contarte algo—Mire su sonrisa.

— ¿Qué hiciste, Chloe? —Reí.

—Arianna y yo tuvimos sexo—Abrí mis ojos como plato.

— ¿Cuándo? —Le pregunté sonriendo.

—En año nuevo, después de tu apasionado beso—Rodé los ojos.

¿Por qué me lo recuerda? ¿Y por qué me encanta recordarlo?

— ¿Lo hicieron con nosotros ahí? —Hable sorprendida y ella asintió.

—Me sorprende que no hayas escuchado, es muy ruidosa—Solté una carcajada.

—Estaba ebria y confundida—Ella rio.

Tocaron la puerta y entro Scott con Arianna.

—Buenos días—Saludo Scott.

—Hola, bebé—La beso Chloe.

Scott me miro y me hizo una seña para que lo acompañara afuera.

Negué con la cabeza.

Insistió con la mirada.

Nos estábamos comunicando telepáticamente y me causaba gracia.

Le dije que me diera un minuto y fui al baño a hacer mis necesidades y lavar mis dientes.

Salí y Arianna y Chloe estaba demostrando su amor.

Me puse mis pantuflas negras y lo seguí al pasillo.

— ¿Qué? —Pregunté y vi sus ojos grises analizando mi rostro.

—Alice se disculpó conmigo y dijo que no lo volvería a hacer, que fue un desliz y que me quiere a mí—Mordió su labio—Yo la disculpe.

Algo dentro de mí se rompió, no solo porque Scott volvió con Alice, sino porque Alice siempre consigue lo que quiero yo.

—Creí que eras más inteligente—Murmuré.

—También lo creía, pero ella es diferente—Trague el nudo de mi garganta.

—Entiendo eso ¿Por qué me lo dices a mí? —Le pregunté mirando hacia la pared.

—Porque nos besamos y...—Se detuvo y yo mire sus ojos.

— ¿Y qué?

—Y no debe volver a pasar—Asentí mirándolo.

De nuevo gano ella y yo odio perder, no sé porque esta derrota duele más que las anteriores.

—No debe volver a pasar, pero quiero que vuelva a pasar—Tomó mi cintura. —El deber y el querer son diferentes, yo no debo, pero no te imaginas cuanto quiero—Acaricio mi nariz con la suya—Bésame.

Negué con la cabeza.

—Ahora estas con Alice—Mordí mi labio mirando sus ojos que miraban mi boca.

—No somos novios, solo estamos intentándolo—Paso su pulgar por mi mejilla.

—Tu no pareces intentarlo—Sonrió con ironía.

—Es que es mucha tentación—Miro mis ojos—Y soy el diablo, la tentación es parte de mí.

Me aleje de él.

—No quiero estar contigo, Scott—Necesitaba decírselo para poder creérmelo.

—Si quieres, pero no debes...Porque soy algo prohibido—De nuevo citando mi blog.

—No me hables de querer y del deber porque tú siempre haces lo que quieres y no lo que debes.

— ¿Y acaso tu si haces lo que debes? Elizabeth, eras igual o peor que yo...Era malvada, egoísta, orgullosa y rencorosa...No creas que eras más que yo, porque somos iguales—Negué con la cabeza.

—No soy igual a ti, yo tengo límites y mis límites para ti son el comienzo—Él sonrió.

—Tú tienes la caliente oscuridad y yo tengo los demonios homicidas...Somos el infierno juntos ¿Acaso no te das cuenta?

—No, me parece absurdo lo que insinúas—Él asintió.

—Sabía que te encontraría aquí—De nuevo su voz, quiero ponerle un bozal para que deje de ladrar como perra.

Ella se acercó a él y dio un corto beso en sus labios.

Yo mire hacia otro lado.

—Debo irme—Dije abriendo mi puerta de la habitación.

—Feliz cumpleaños, Ellie—Me felicito Alice.

Yo la miré.

—No me lo recuerdes, que me dan ganas de salir corriendo de aquí—Cerré la puerta.

Arianna y Chloe estaba platicando, yo agarre mi laptop y me acosté en mi cama.

Entre en mi blog y escribí.

Cada cumpleaños te acerca más a la mayoría de edad, cada vez estas más emocionado, pero luego no quieres que siga subiendo el famoso numerito, sabes que si llegas a esa dichosa cifra ya estarás emancipado y las ganas de huir se apoderan de todo tu sistema, debes amarrarte para no correr, debes soportarlo un poco más...Pero solo porque quiero ver como sufren los que me lastimaron antes de volverme adulta.

Aunque tenga dieciocho o hasta ochenta años no olvidare lo que hicieron por lastimarme y cada uno de ustedes que lo hicieron, lamentaran haberlo hecho.

Sí, es una amenaza y adivinen... Me vale mierda lo que pienses.

Amy xoxo

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!