C20

43.7K 4.3K 1.2K

Cuando sus ojos hicieron contacto con los míos olvidé el enojo que estaba sintiendo con él, sólo quise lanzarme a abrazarlo porque lo extrañaba y realmente me hacía falta, pero sus ojos fríos me detuvieron en seco

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Cuando sus ojos hicieron contacto con los míos olvidé el enojo que estaba sintiendo con él, sólo quise lanzarme a abrazarlo porque lo extrañaba y realmente me hacía falta, pero sus ojos fríos me detuvieron en seco.

–Aquí estás –alzó sus cejas mirándome.

No dije nada, me hice a un lado y él entró a la casa con una maleta en su mano izquierda.

– ¿Qué estás haciendo aquí? –le pregunté.

Él volteó a mirarme y luego se sentó en el sofá, respiró profundo y cerrando sus ojos se apoyó en el respaldo.

–Problemas –Respondió.

– ¿Qué sucede? –Me acerqué lentamente, me senté frente a él mientras estaba mirándome.

–Te diré, pero sólo necesito una cosa –Comentó, me quedé mirándolo confundida mientras él apoyaba sus codos en sus piernas mirándome a los ojos. – ¿Me das un abrazo? –sonrió con cansancio.

Me acerqué a él y luego me senté a su lado, fruncí los labios y él sonrió con diversión. Fue él quien me rodeó con sus brazos y me acercó a su cuerpo, respiré profundo cuando me tenía entre sus brazos, realmente necesitaba esto.

– ¿Sigues molesta? –Preguntó separándose un poco de mí y mirándome directamente a los ojos.

–Ya ni sé –Respiré profundo. – ¿Por qué estabas con ella, Caín?

–Su auto se descompuso y estaba cerca del departamento, me pidió el teléfono y llamó a su novio para que fuera por ella, es todo. No estuvo más de treinta minutos ahí –Me explicó. – ¿Realmente crees que puedo engañarte? –Bajé la mirada algo avergonzada por haberme estado comportando como una niña y llena de celos. –Jamás podría engañarte, Cailín.

–Confío en ti, Caín –Levanté mi mirada.

– ¿Entonces qué fue eso? –Soltó una carcajada. –"No quiero hablar contigo" –Imitó mi voz. –"Eres un hijo de puta, me engañas con Chloe" –Continuó.

–Jamás dije eso –Me defendí.

–Pero estoy seguro que lo pensaste –Rió.

–Claro que no –Rodé los ojos.

–Te conozco –Sonrió. Nos quedamos mirando a los ojos por unos segundos mientras él sonreía y yo intentaba estar seria, hasta que comenzó a hacerme cosquillas y ya no logré continuar molesta con él. –Te extrañé –Dijo mientras quedamos cerca, respiré profundo y sonreí.

–Yo también te extrañé –Le dije. –Ahora me puedes decir por qué has venido.

–La policía encontró los cuerpos de los tipos que asesinaron a Ian –Comentó, mi pecho se apretó y fruncí el ceño, no podía ser lo que estaba imaginando –Jaxon y yo somos los principales sospechosos.

DECADENTES © #2¡Lee esta historia GRATIS!