Hermanas molestas.

3.2K 338 45
                                          

                            Derek

—Entonces... ¿Ya lo perdonaste?—inquiere la pelirroja dándole un mordisco a su manzana.—Digo, de otro modo no hubieras dejado que durmiera contigo ¿o si?

—Escucha, esa noche estaba muy cansado y el sueño y yo no somos una buena combinación. Por lo que lo dejé dormir conmigo, y no, aún no lo perdono.—repongo mirándola fijamente a los ojos.—No dejaré que mi dignidad caiga; bueno, la que me queda.

—Pero le dijiste que lo quieres.

—Y así es, lo quiero mucho pero aún no puedo perdonarlo.

—Bien...—termina su manzana y se levanta dejándome solo en la mesa sin decir nada más.

—Ya sabes ¡déjame solo!—exclamo dejándome caer más sobre la silla. Ella hace oídos sordos y sale de la cafetería.

Me dedico a terminar mi almuerzo, ya que no desayuné nada en mi casa ya que como Cora y mamá llegaron hace dos días y trajeron consigo a mi hermana Laura—la cual no veía desde hace un año—acaparó la cocina y no me dejó nada para consumir, así que salí de casa con el estómago vacío.

—Hola—una voz chillona entra por mis oídos y levanto la mirada para mirar a quien se ha dignado a interrumpir mi momento mágico con la comida.

—¿Qué quieres, Paige?—regreso mi mirada a mi comida.

—Quiero desayunar contigo ¿qué hay de malo en eso?

—Mucho...—mascullo dando un mordisco a mi emparedado.—¿Serías tan gentil de retirarte de aquí y dejarme solo?

—Lamento lo del otro día.

—¿Qué cosa?

—Cuando intenté besarte enfrente de Stiles aún sabiendo que él te gusta y tú le gustas.—se sincera con una mirada apenada.—Pero él te hizo daño y quería ser yo quien reparara eso.

—Paige, algún día encontrarás a alguien que te quiera tanto como tú a él, pero no te entrometas en esto—una voz a mi espalda se escucha y no necesito voltear para saber de quién es la voz.

—Cora...—hablo sin voltearme.—deja a Paige en paz.

—¿Qué?—se sienta al frente de mí.—Es ella la que se anda metiendo donde nadie la ha llamado.

—No seas...

—Cora tiene razón.—interrumpe Paige.—Ya me voy.

Se levanta de su asiento y camina hacia la salida sin siquiera mirar atrás. Miro a Cora reprendiéndole por como la ha tratado a lo que ella sólo se encoge de hombros y me roba la bandeja con la comida.
Genial, primero Laura vacía la cocina y ahora Cora me quita el almuerzo.

—Laura dijo que quiere conocer a Stiles.—comenta distraídamente Cora. Casi me atraganto con el agua que estaba bebiendo y la miro como si se hubiera transformado en la criatura más temible de la faz de la tierra.—Por eso va a venir hoy a la hora de la salida, para ver si logra conocerlo y si no lo logra capaz que hace que lo lleves a su casa y se lo presentes.

—¿Le hablaste de él?—inquiero molesto; no tiene derecho de andar por ahí y decir cosas que no le corresponden.

—Ah no, a mí no me hables así que yo no fui quien le dijo sobre Stiles, fue mamá.

—¿Por qué la dejaste hablar? Sabes cómo se pone Laura con esos temas.—le recrimino.—¿Ya olvidaste lo que pasó el año pasado? Porque yo no.

—No, no lo he olvidado.—responde con una sonrisa tal vez al recrear la escena en su cabeza.—Como sea..., ¿sabes dónde está Isaac?

—¿Y tú para que quieres saber dónde está Isaac?—enarco una ceja en su dirección y ella sonríe tímida.

Me gustas... Stiles [Sterek] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora