Capítulo 34: Año nuevo

29.9K 2.4K 411


— ¿Ya están listas? —Preguntaron los chicos desde la puerta.

Mire mi reflejo en el espejo y este vestido me quedaba muy bien, y me veía mejor con el maquillaje y el peinado recogido que me hizo Arianna.

—Si—Dijo Chloe y los chicos entraron.

Los ojos de Scott se dirigieron a mi seguido de un gran suspiro.

—Oh...Están...—Tartamudeó Aarón.

—Hermosas, ya lo sabemos—Dijo Chloe.

Scott relamió sus labios y me miro a los ojos.

Tuve tiempo de analizarlos y tenían unos hermosos trajes idénticos.

—Somos gemelos—Rio Aarón señalando sus trajes—No se imaginan lo que costó convencer a Christian para que nos dejara vestir igual.

—Bajemos—Dijo Arianna saliendo y tomando el brazo de Chloe.

Él puso su brazo para que lo tomara y yo reí.

—No, Scotty...Yo soy un alma libre—Sonreí con sarcasmo.

Bajamos las escaleras y escuche un suspiro de Scott a mis espaldas.

—Basta—Le dije riendo.

Me dieron una copa de champagne y la acepte, la probé y estaba deliciosa.

Scott estaba hablando con su hermana y se veía lo mucho que la amaba y ella a él.

—Hola—Escuche la voz de una chica, la mire y ella sonreía— ¿Qué diseñadora hizo eso? —Me preguntó señalando mi vestido.

—Una tal Anna—Dije recordando a la señora.

—Es hermoso—Me sonrió.

—Este bien—Me aleje un poco.

—Él es mi hermano—Me gire y vi a un chico alto de pelo negro y ojos mieles.

—Hola, preciosa—Me analizo lentamente y la chica golpeo su hombro.

—Nunca te habíamos visto aquí—Me dijo la chica.

—Soy amiga de Scott, es primera vez que vengo—Aclaré y ella asintió.

— ¿Fumas? —Me preguntó el chico y yo asentí— ¿Me acompañas?

—Si me das—Le dije y el asintió, tomó mi mano para caminar entre la multitud y salimos al patio.

Me extendió uno y encendió el de el para luego pasarme el yesquero.

Me gusta más cuando Scott los enciende en mi boca... ¡Para de pensar en Scott!

Mi teléfono suena y lo saco de mi sujetador.

Veo que es Alice, ¿Ahora que quiere?

— ¿Qué? —Contesté.

—Hablé con Scott hace unos segundos—Me dijo.

— ¿Y?

— ¡Elizabeth yo de verdad me sentía atraída por él y me acaba de decir que está contigo! ¡No puedo creer que lo hayas hecho! ¡De verdad me arrepiento!

— ¿Qué él te dijo que? —Gruñí.

—Que está contigo—Suspiró.

Tranque y tire el cigarrillo al piso enojada.

— ¿Qué ocurre? —Me pregunto el chico.

Lo ignore y entre a la casa.

Busque a Scott con la mirada y lo vi hablando con Aarón.

Agarre su brazo y lo arrastre a la habitación.

Golpee su mejilla al estar lejos de la gente.

— ¿Y eso por qué? —Dijo acariciando su mejilla.

— ¡Le dijiste a Alice que estabas conmigo! —Grité.

— ¿Y?

— ¡No es cierto! —Hable enojada.

— ¿Y? —Repitió.

— ¡No quiero que piense que soy igual que ella! ¡No te metas conmigo, Scott! ¡Para ya! —Le grité.

—Eso no lo decías el otro día cuando casi nos besábamos en navidad—Él también estaba enojado.

Le di una bofetada y el me miro con odio.

—Te detesto, Scott... No quiero estar cerca de ti—Le hable enojada.

Baje las escaleras de nuevo y agarre una copa de champagne.

— ¿Todo bien? —Me pregunto Chloe.

—Supongo—Bebí la copa.


— ¡Cinco, cuatro, tres, dos, uno, feliz año! —Gritaron todos y empezaron a abrazarse.

Yo busque a Chloe para abrazarla pero el alcohol en mi sistema no me dejaba concentrarme.

—Feliz año—Escuche la voz del chico del cigarrillo.

Lo mire y asentí.

— ¿Quieres venir conmigo a la habitación de arriba? —Me preguntó.

Yo asentí y tomo mi mano.

—Aléjate de ella, Sebastian—Escuche a Scott.

—Primo, solo iremos a divertirnos—Le respondió Sebastian.

—Esta ebria, déjala—Me alejo de Sebastian.

—No te metas en mis asuntos, Dorsey—Me queje.

—Si me meto—Finalizo y desapareció entre la multitud.

Suspire y fui hacia al patio, me quite los tacones y me senté mirando el cielo.

Creo que pasaron horas.

—Ven, amiga—Me ayudo Chloe a pararme y me llevo a la habitación.

Todos estaban ahí.

—Oye, vi que ibas con un chico para arriba—Me dijo Aarón moviendo las cejas.

—Hubiera ido, sino fuera por tu nefasto amigo—Señalé a Scott.

— ¡Quería aprovecharse de ti! ¡Lo conozco, es mi primo! —Me gritó.

— ¿Tú crees que a una chica como yo deja que se aprovechen de ella? —Le pregunté enfadada—Además, es mi problema si quiero que lo hagan o no.

— ¡Solo intento ayudarte, Elizabeth! —Me grito enfadado.

— ¡No quiero tu ayuda, Scott! ¡Ni tu ayuda, ni tus mentiras! ¡Es mi maldita vida! ¡Por qué te interesa tanto! —Le grité enfadada.

— ¿Quieres saber por qué me interesas tanto? —Hablo furioso.

— ¡Si, Scott! —Grité y él se acercó a mí peligrosamente y me beso.

Si...Me beso... Enfrente de los chicos.

¿Lo peor de todo? Que no tarde ni un segundo en responderle desesperadamente.

Su lengua exploro toda mi boca y yo rodee mis brazos por su nuca para acercarme más.

Se separó una milésima de segundo para morder mi labio inferior y seguir con el desesperado beso.

Sentía muchas cosas y quería que no se separara.

Él se separó un poco y unió nuestras narices.

—Tanto yo...Como tu... Quieren esto, Ellie —Hablo con su respiración entrecortada, acaricio mi labio—No sé si tú piensas lo mismo...Pero cada vez que yo veo tus labios quiero arrancártelos de la cara—Mire sus ojos.

Lo empuje.

—No puedo hacer esto—Murmuré.

—Ohh...Creí que sería porno en vivo—Dijo Aarón decepcionado.

No puedo creer que lo bese.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!