Título completo: No; dedicado a Soularius.

Había pasado el domingo con Ally. Por la mañana fuimos al centro comercial, comimos en una pizzería y luego compramos alguna que otra cosa. Al volver a mi apartamento le conté que el sábado había oído a Daniel con una chica en el baño. Después de irnos del bar me había puesto a pensar y llegué a la conclusión de que al fin y al cabo yo hacía lo mismo. Salir de fiesta, ver a un chico que estuviese bueno y tirármelo. Habíamos pasado la tarde en casa, tiradas en el sofá viendo películas.

Ya era lunes e iba camino al instituto. Al llegar me fui directa a donde estaba Ally y hablamos un rato hasta que sonó el timbre. Entré a mi primera clase, que tenía con ella. Nos la pasamos enviándonos notitas y riendo por lo bajo debido a los últimos cotilleos de los que se había enterado.

Así fue pasando la mañana hasta que llegó la hora de comer y Bryan se sentó a mi lado sonriendo. Los tres hablamos animadamente sobre el próximo partido que tendría el rubio y después de terminarme el postre terminé sentada encima suya con mis brazos alrededor de su cuello. 

—¿Nos invitas, no? —sonreí haciéndole pucheros y él asintió sin dudarlo.

Me apoyé en el pecho de Bryan mientras él hablaba con su amigo, que se había sentado al lado de Ally. Mientras recorrí la cafetería con la mirada y me topé con la de Daniel en mi dirección. Lo miré de arriba abajo pensativa. Había estado tan enamorada de él... No solo por su físico, que ya le llegaba bien, sino por su personalidad cuando estaba conmigo. Suspiré apartando la mirada y volví a centrarme en la conversación de mis amigos.

—¿Luego me acompañas a casa? —le pregunté a Bryan sonriendo.

—Por supuesto, señorita—contestó divertido el rubio.

Miré sonriendo a esos ojos azules y esa fue mi perdición. Junté nuestros labios justo en el momento en el que la sirena sonó indicando la reanudación de las clases. De todas formas aún teníamos unos minutos y él correspondió a mi beso, aunque no como yo habría querido.

—Nos vemos a la salida, entonces —le guiñé un ojo sonriendo y me fui con Ally a mi siguiente clase.

Dos horas después caminaba por el pasillo en dirección a la salida, entre la multitud, cuando sentí que un brazo tiraba de mi. Fruncí el ceño pero más confusa me quedé aún al ver que era Daniel el que había reclamado mi atención.

—¿Qué hay entre Bryan y tú? —me preguntó sin más. Mi cara debió de ser todo un cuadro debido a la expresión que pude ver en su rostro. ¿En serio? Me estaba preguntando eso a mi. ¡Já!

—A ti que te importa —me solté fulminándolo con la mirada y me giré.

—¡Vicky! 

No me lo podía creer, él tenía que haber sido. Negué suspirando y a la salida encontré a Bryan esperándome. Sonreí al verlo y me puse a su altura de camino a nuestro edificio.

Intenté entablar conversación un par de veces pero él contestaba con simples gestos de cabeza y monosílabos. ¿Qué le pasaba? Al final dejé de intentar insistir y seguí el camino a casa en silencio. Lo único que se me ocurría... ¿había sido por el beso? ¿Por eso estaba tenso?

La verdad es que yo no quería nada serio, él estaba bueno y punto. Aunque pensándolo de otra forma llevaba ya un tiempo tonteando indirectamente con él, cuando yo normalmente me lanzaba y terminaba en unos minutos. Pero no, no quería nada serio, no por ahora y desde luego no con mi vecino, por muy guapo que fuese.

Fui pensándolo lo que duró el resto del camino. Al final subimos en el ascensor.

—Hasta mañana... —murmuró él abriendo la puerta de su casa. Lo miré un instante y negué suspirando.

—Oye, Bryan...  —dije haciendo que él se girase hacia mi.

Aproveché ese momento en el que llamé su atención para besarlo intensamente y aunque insití por unos segundos no obtuve respuesta. Me separé y lo miré arqueando una ceja confusa. Estos últimos días... creí que mis intenciones eran claras e interpreté las suyas como respuestas afirmativas pero al parecer me equivocaba. Lo oí suspirar.

—¿No te gusto? —pregunté con las manos en mis caderas medio irónicamente, por lo que su respuesta me sorprendió.

—No —respondió él.

¡Holaaaa! Sé que este capítulo ha sido muuuuuuy corto pero es que quería cortarlo justo en ese momento. Muajajajaja, solo para ver cuales son vuestras teorías. En algunos comentarios he contestado que Bryan le daría problemas a nuestros protagonistas y mucho de qué hablar. Podéis dejar vuestras teorías en los comentarios. ¿Por qué a Bryan no le gusta Vicky? Ella, desde luego, se ha llevado una sorpresa, jajajaja. De todas formas mañana mismo subiré el siguiente capítulo. Espero que os guste y que comentéis y votéis mucho. Nos vemos en el siguiente ;3

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!