Capítulo 32: Noche de películas

30.4K 2.1K 138

DOS DÍAS ANTES DE AÑO NUEVO

—Mamá debe estar esperándonos—Informo Scott mientras íbamos en taxi a su casa. —Ella puede llegar a odiarlos, es muy amargada, muy pocas personas le agradan y no sonríe casi—Nos advirtió.

—Tranquilo...Somos amigables—Golpeo su espalda muy fuerte Aarón.

Yo reí con la cara de queja de Scott.

Entramos en una residencia privada y mire a Scott que me estaba mirando.

—Tengo mucho tiempo sin venir—Murmuró para que solamente yo escuchara.

Tomó mi mano y entrelazo nuestros dedos, sus manos sudaban.

Parece que el señor sonrisa sarcástica tiene su lado débil.

El taxi paro frente una enorme casa blanca.

Todos bajamos del auto y un mayordomo nos abrió la puerta.

—Llevare su equipaje a la habitación que prepararon para ustedes—Dijo tomando nuestras maletas.

— ¿Scott? —Vi a una señora con cabello rubio  y ojos grises como los de Scott, era bastante delgada y sofisticada, su semblante era serio.

Se acercó a nosotros y analizo a cada uno de nosotros.

Beso las dos mejillas de Scott y empezó a analizarlo.

—Te ves bien—Le dijo su madre sin emitir ninguna expresión.

—Estoy bien—Le contestó.

—Ya veo—Nos miró—Soy la señora Dorsey—Se presentó.

—Madre, ellos son Aarón, Chloe, Arianna y Elizabeth—Nos señaló y su madre dirigió su mirada a mis ojos.

¿Intenta intimidarme? Porque dos pueden jugar ese juego.

— ¿Scotty? —Escuche una voz femenina.

Deje de mirar a la madre de Scott y vi a la niña con la que Scott siempre habla por Skype.

Ella corrió a los brazos de Scott y el la cargo.

—Estas enorme, niña—Dijo acariciando su pelo.

Vi como la niña lloraba un poco.

—No te vuelvas a ir así, Scotty—Acaricio su rostro.

—Mira, bonita...Ellos son mis amigos—Nos volvió a presentar—Ella es mi hermana Carla.

Era una niña muy linda, pelo rubio como el de la señora Dorsey y ojos marrones.

El mayordomo abre la puerta y entra un señor de pelo negro al igual que sus ojos.

Él vio a Scott y solo extendió su mano para saludarlo.

—Hola, Scott—Le dijo y Scott tomo su mano.

—Christian—Saludó—Él es el novio de mamá—Nos dijo.

—Oscar, llévalos a su habitación—Dijo la madre de Scott.

El mayordomo nos dijo que lo siguiéramos y subimos las escaleras, habían muchas puertas, el abrió una y entramos.

Había cinco camas individuales con sábanas blancas, las paredes eran de un color gris y había un gran televisor.

—Pónganse cómodos—Nos dijo Oscar.

Me senté en una cama.

—Chicos, muero de hambre—Dijo Chloe.

—Abajo está el chef, vayan—Les dijo Scott y todos salieron, yo iba a salir pero él toma mi brazo impidiendo que salga y cierra la puerta.

— ¿Qué? Tengo hambre—Hice un puchero inconsciente.

— ¿Tienes hambre? —Sonrió apretando mi puchero y pegándome a su cuerpo.

—Sí, Scotty... Comamos algo—Él mordió su labio.

—Yo tengo una idea—Miró mis labios.

Yo reí.

—No—Murmuré.

—Si—Acarició nuestras narices.

Beso mi barbilla lentamente.

Me separe.

—Comamos—Le ordené abriendo la puerta.

— ¿Comámonos? —Reí.

Este imbécil y sus ligues empiezan a causarme gracia.

Fui hasta donde estaban los chicos pidiéndole comida al chef.

—Quiero hamburguesa—Le dijo Scott.

—Yo también—Dije emocionada.

La hamburguesa saca mi lado bueno.

Nos sentamos todos con Carla que comía cereal con leche y su teléfono en la mano.

Scott se lo quito y lo metió en su bolsillo.

—Sin teléfonos en la mesa—La regaño y ella rio.

—Dámelo, estoy esperando a un amigo —Le dijo y Scott frunció su nariz.

¡Alerta! ¡Alerta! ¡Hermano celoso aproximándose!

— ¿Un amigo? —Arqueo una ceja.

—Sí, un amigo—Se removió incomoda y yo no pude evitar reír.

— ¿Qué van a hacer? —Le preguntó Scott.

—Solo veremos una película, Scotty—Solté una carcajada ganándome una mirada de odio de Scott.

El viejo truco de ver una película.

—Todos sabemos que pasa cuando te invitan a ver una película—Rio Aarón y yo lo apoye.

—Pero no en tu cuarto—Le dijo él, ella puso los ojos en blanco.

—En la sala de películas, Scotty—Le respondió.

Él le dio su teléfono.

Nos dieron nuestra comida con cubiertos.

¿Quién mierda se come la hamburguesa con tenedor?

Vi como Christian se sienta con nosotros en silencio y come su hamburguesa con los cubiertos.

Miré a Scott que estaba también estupefacto.

Hice los cubiertos a un lado y agarre la hamburguesa, le di un mordisco y estaba deliciosa.

— ¿Cómo te va en el internado? —Le preguntó Christian a Scott.

—Bien—Dijo Scott con la boca llena.

—Ya veo—Murmuró Christian.

Terminamos de comer y llego el amigo de Carla.

—No molestes—Le advirtió Carla.

—Vayamos a ver una película arriba—Dijo Chloe subiendo.

—Yo iré con Carla—Dijo Scott y yo tomé su brazo halándolo hacia arriba.

—Tu vienes con nosotros—Dije empujándolo a la habitación.

—No, Ellie...Iré a ver que planea ese niño—Yo puse mis manos en su pecho deteniéndolo.

—Busquemos comida para ver una película—Le dije y el asintió frustrado.

Bajamos de nuevo y fuimos a la cocina.

El agarro una bolsa de papas de la alacena, abrí el refrigerador y había mucho helado, de diferentes sabores.

Agarre uno de vainilla y otro de chocolate con oreo.

Preparo palomitas y agarramos una botella de gaseosa.

—Mamá se enojara—Rio.

Subimos de nuevo y ya había puesto una película.

Nos tiramos en el piso para ver la película más cómodos y comí mucho helado... En serio... Mucho.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!