Capítulo 15 (segunda parte)

1.5K 82 6

Aun no podía respirar. Estaba completamente nerviosa, y Niall me agarraba fuertemente por la cintura como si no me quisiera dejar ir, o para impedir que de alguna forma, escapara de si agarre. Pero sabía muy bien, que eso no sucedería.

Solo asentí en silencio mirando sus labios ligeramente abiertos. ¿Quién podría decir alguna palabra teniéndolo a él frente a ti? Nadie.

Así que torpemente me moví contra él. Estaba siendo patética, pero con su presencia y su anatomía tan cerca de mi era imposible pensar con claridad y moverme al ritmo de la musica.

-No tengas miedo -susurró en mi oído, enviándome un escalofrío por mi espalda.

Negué, poniendo mis manos en sus hombros para mostrarle confianza, al mismo momento, más movimientos se hicieron más rápidos y coordinados.

-Eso es.

Lo miré, moviéndose contra mi, con una sorprendente facilidad.

-No tengas miedo, ahora bajaré suavemente mi mano por tu espalda -advirtió, haciéndolo.

Su mano recorrió suavemente mi espalda, dándome un pequeño temblor, pero no me aleje. Aquel tacto me gustaba. Él sonrió en respuesta, bajando un poco más, acariciando mi espalda baja junto al compás de la melodía.

-¿Estas bien? -preguntó, deteniéndose.

-Sí -conteste en un suspiro-. Sigue -pedí.

Otra vez sonrió y sentí su mano derecha posarse contra mi trasero. Inhale fuertemente, cerrando los ojos, acostumbrándome a su tacto.

-Tranquila -murmuró-. Lo haré lo haré lentamente, dime cuando quietas que me detenga.

Sin abrir mis ojos, asentí, suspirando en el momento sentí su otra mano. Ambas jugaban acariciando mi trasero continuamente, sin detenerse, pero aún así, con una extrema delicadeza.

-Un gran avance, ¿no? -abrí mis ojos para mirarlo y sonreí. No me había apartado se él aun. Siento que había traspasado barreras.

Pero su toque me transmitía confianza. Y de alguna u otra forma sabia que él no me haría daño.

Cuando su manos cambiaron la intensión del toque, y sentí que iba a explotar, él subió sus manos hacia mi espalda. Acariciando esta, acercándome aún más a él.

-Iremos lento, tranquila -susurró. Suspiré poniendo mi cabeza contra su hombro -¿Estas bien?

-Si, estoy bien. Solo me gustaría parar un poco -él asintió tomando mi mano, sacándome una vez más de la pista de baile.

La presión al sentir sus manos desviarse de su camino, me hizo asustar. Y me hizo ponerme completamente intranquila intranquila una vez más. Niall extendió un vaso se cerveza hacia mi.

-Gracias -agradecí, tomando el vaso, refrescando una vez más mi garganta con el amargo líquido amarillo.

-¿Cómo te sientes?

-Bien.

-¿Te asuste? -preguntó con cautela.

-Solo un poco. Menos que con Jack, mucho menos -respondí con sinceridad, porque así había sido- A propósito de Jack, pensé que pasaría con él la noche.

-Yo también -rió, dejando el vaso nuevamente contra la barra- pero ya sabes, Jack es una especie de gigolo y no creo que pudiera ir lento contigo, como se suponía que tendría que hacerlo. Y al ver tu facción, supe que no fue la mejor idea.

-Lo fue -dije después de tomar el último sorbo de mi cerveza- pero no m sentí con confianza, a él ni siquiera lo conozco. Y sé que no es un mal chico. Pero jamás podría entender mi problema.

-Ahora lo sé -dijo divertido-. Cambiando de tema, Sara me dijo que había localizado a tu amigo psicólogo. Que sería bueno que le fueras a ver.

-¿Para que? Le dije a Sara que estaba contigo... En ti consulta.

-No es lo mismo -me interrumpió- yo estoy especializado en el sexo, ellos es casos que afectan tu vida mental.

-¿Estas diciéndome loca?

-No, solo te estoy diciendo que no es lo mismo una cosa con la otra, yo no te puedo ayudar a tu problema con Frank, él si, yo no sé quien es Frank, el si.

-Pero dijiste que me ayudarías con mi problema

-Si y lo estoy haciendo. Pero necesitó saber, quien es Frank y que fue lo que te hizo.

Un escalofrío de temor me recorrió y lo mire, él estaba serio. Y lo pude entender. Si quería perder la virginidad y vencer mis miedos, primero debía comenzar con vencer mi pasado. Por muy doloroso que fuera.

...
Directioner13963.

Virgen a los 25 (nh)¡Lee esta historia GRATIS!