Capítulo 25: Amy xoxo

30.3K 2.3K 178

CINCO DIAS MÁS TARDE

— ¿Qué haremos hoy? —Pregunté—Es viernes—Mire a Chloe que salía del baño.

—Lo siento, nena...Saldré con Ari—Reí.

—Parece que va bien—Ella sonrió.

—Muy bien—Movió sus cejas.

—Quería salir hoy, pero mejor me quedo fumando—Ella rio y empezó a vestirse.

Se puso un vestido gris que se ajusta en todo su cuerpo, le queda bien pero nunca la había visto con algo que no sea negro.

— ¿Cambiaste de color? —Pregunté.

—Arianna me dijo que usara otro color —Dijo ella maquillándose.

—Estas malditamente enamorada—Reí.

—No estoy enamorada—Frunció su nariz. —Solo me gusta mucho—Yo reí y saque mi laptop.

Entre en mi blog y decidí escribir.

Hoy hablare un poco de los padres, todos tenemos padres, algunos tienen la mala suerte de solo tener una madre o un padre porque falleció o simplemente los abandono, o no tener ninguno, yo tengo uno que prácticamente no lo es, hare énfasis en los padres.

La mayoría de las personas tienen un padre que se la mantiene trabajando, el padre está caracterizado por la sociedad como el que no debe parar de trabajar para mantener a su familia, llega un momento en que el estrés de tu padre llega a otro nivel y su corazón se anestesia, sin darse cuenta la soledad lo acompaña, se llena de trabajo, se hunde en un silencio ensordecedor que logra distraer con deportes, más trabajo y con el sexo.

Quisiera poder convivir con el mío, quisiera poder preguntarle cómo se siente, pero me da miedo con cuanto dolor me voy a encontrar, con tantas oraciones que él quiera decir atrapado en un espacio invisible.

Puede llegar a contagiarse...

Amy xoxo

—Ya me voy—Dijo abriendo la puerta. —Hola, Scott—Veo hacia la puerta y veo a Scott.

—Hola—Saludé cerrando mi laptop. — ¿Qué haces aquí? ¿Y Alice? —Le pregunté.

—Esta con sus amigas—Asentí, él se sentó en la cama de Chloe y abrió su bolso—Mira lo que traje—Saco una botella de vodka.

Yo reí.

—Es justo lo que necesitaba—Le dije.

— ¿Tienes vasos?

—Creo que uno—Me levante quitando el retrato de la flor y abriendo el cajón.

Saque un vaso de Chloe y se lo tire, lo cerré y puse el retrato.

Él sirvió y tomó, me lo extendió e imite su acción, encendí un cigarrillo y le hice una seña para que viniera a fumar, el vino con el vaso y encendió uno para él.

—Alice me dijo que le gusto—Soltó de golpe.

—Es típico de Alice—Dije sin importancia.

—No, ella dijo que le gustaba en serio—Lo mire—Y creo que a mí también—Murmuró y asentí levemente, estoy algo impresionada.

— ¿Por qué? —Pregunté dándole un trago al vaso.

—Porque...Ella es muy buena, no se mete en problemas y creo que es lo que necesita alguien como yo, tal vez pueda sacarme del hoyo negro donde estoy—Respondió, asentí. —Creo que seremos novios—Confesó.

—Soy la persona menos indicada para decirle eso—Dije obvia.

El soltó un suspiro.

—Solo te lo digo, porque sé que la odias—Murmuró y asentí.

—Ya lo dijiste y adivina...Me sigue dando igual—Gruñí.

—No te da igual, no mientas—Habló enojado.

¿Y ahora por que se enojó?

— ¿Por qué te enojas? —Ya se me había contagiado el enojo.

—Porque mientes—Gruñó.

— ¡No miento! —Terminé con el cigarrillo y lo bote.

— ¡Claro que mientes, te molesta que este con ella! —Me gritó.

— ¡Por supuesto que me molesta, ya te lo había dicho, Scotty! ¡La detesto y eso no cambiara!

—Entiendo, está bien, veamos alguna película—Dijo agarrando mi laptop y entrando en Netflix.

Ahora es bipolar, en un momento me pelea y al otro quiere ver una película.

Suspiré y accedí, él puso una película que según él es muy buena ya que la vio ayer.


Terminó la película al igual que la mitad de la botella de vodka.

Cerré mi laptop.

— ¿Tú estás enamorado de Alice? —Esa pregunta se formuló sin yo darle permiso, el alcohol empieza a afectar mi cerebro.

El bufo.

—No, solo me gusta—Sonrió. —Ella es...Lo que mamá siempre quiso para mí—Me miró a los ojos y estaban un poco rojos.

—Entiendo lo que dices—Mantuve mi mirada en sus ojos grises.

— ¿Lo entiendes? —Murmuró y bajó la mirada. —He intentado hacer feliz a mi madre toda mi vida, pero ella ve todo negativo cuando se trata de mí—Arrastro las palabras y yo tome su mano.

—Siento lo mismo, Scotty—Acaricie la palma de su enorme mano.

—Ella siempre ha tenido razón—Miró mis ojos fijamente—Soy una horrible persona—Negué con la cabeza.

—No, Scotty.

—Tu no me conoces, Elizabeth...No sabes en todo lo que he estado metido, he cometido muchos crímenes—Fruncí mi nariz ¿Crímenes? —Soy alguien muy malo—Entrelazo nuestras manos—Quisiera detenerme, pero no puedo, pero Alice...Alice es tan buena para mí—Negué con la cabeza.

—No lo es—Gruñí—Todos piensan que es perfecta, pero no lo es.

—Ella no merece que la odies tanto—Solté su mano.

— ¿En serio dices eso, Scott? Te he dicho todo lo que he pasado por ella y tú todavía piensas eso—Hablé enfadada.

— ¡Tú me confundes, Elizabeth! ¡Dices que no te importa pero si te importa! ¡Estas sufriendo, estas mal, pero eres tan cobarde para aceptarlo! —Me grito.

— ¡Eso no es cierto! —Me levanté dispuesta a irme aunque sea mi habitación.

— ¡Claro que lo es!

— ¿Por qué carajo estaría así? —Dije abriendo la puerta enfadada.

—Sé que eres Amy xoxo.

No puedo creer lo que escucho.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!