Capitulo 52 parte II

101 15 0

-¿Keyla? Keyla, despierta.

-¿Mmm? –Me llevé la mano a la cabeza sintiendo un fuerte dolor en ella. –¿Qué...

-Necesitaba tu sangre. –Se justificó Lorraine encogiéndose de hombros dándome una servilleta para limpiarme.

-¿Mi sangre? No entiendo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-¿Mi sangre? No entiendo.

-Mira que eres un poquito cortita, niña.

-Arthur...

-La sangre para intervenir en el conjuro.

-¡Mi bebé! –Grité llevándome las manos al vientre para notarlo abultado.

-Y dale con el bebé...

-El bebé está bien, Keyla.
Lorraine se agachó a mi lado para poner su mano sobre mi barriga. –Sus latidos son constantes y se siente bien. Quizás un poco hambriento, pero está bien.

-¿De verdad?

-Sí no me crees, puedes pedir una cita en el médico. –Asentí de acuerdo con ella antes de acariciar mi barriga de arriba abajo. –Por cierto, alguien quiere verte...

-¿Quién? –Pregunté mirando hacia donde lo hacía ella.

-Hola, Keyla...

-¡¿Charlotte?! –Grité sorprendida al verla. –¿Esto significa que ya estoy bien?

-Claro. –Sin poder evitarlo, comencé a llorar sin apartar la vista de mi amiga.

-¿Por qué no volviste más?

-Bueno, nosotros nos vamos ya. Ah, y no te asustes si tu padre no despierta hasta mañana. Arthur le...

-Lo dormí cuando intentó interrumpirnos, pero tranquila no recordará nada. Así que para él, nunca estuvimos aquí.

-Gracias, Lory.

-¡De nada! –La chica sonrió para darme un corto abrazo antes de salir seguida por su novio. Ahora me giré hacia Charlotte limpiándome la cara.

-Ahora quiero que me expliques porqué te fuiste

-Primero quiero felicitarte por ese bebé, Key. Estoy segura que Efrén y tú seréis unos padres estupendos.

-Gracias...

-Ahora quiero que sepas que no vengo para quedarme...

-¿Qué?

-Solo vine porque Lorraine me lo pidió para que comprobaras que ya podías volver a vernos. –Suspiró sentándose a mi lado.
Sé que has hablado con Kendall, él mismo me lo dijo. Sé que te explicó también porqué me fui y lo siento mucho, pero si no lo hacía, quizás Nina no podía ayudarte.

-Q-quiero que te quedes para que conozcas a Nolan...

-Lo siento, no puedo.

-¿Por qué no? Eras el ángel guardián de Zac...

-No, creí que lo era, Keyla. Pero estaba equivocada. Lo supe aquel día que lo apuñalaron y no pude hacer nada para ayudarlo.

-Charl...

-Después de lo de Zac, descubrí que solo estaba aquí para descubrir a mi asesino. –Sonrió negando con la cabeza. –No quiero llorar. Estoy feliz por saber al fin la verdad. Mi hora ha llegado...

-Charlotte...

-Fuiste una buena amiga. La mejor y verdadera amiga que pude tener. Gracias por todos esos buenos momentos que pasé a tu lado y discúlpame por aquellas peleas tontas. Te deseo lo mejor a ti y a la familia que formarás con Efrén. ¿Qué es eso? –Se puso de pie para llevarse una mano a la cara poniéndosela de víscera. –Es bonito lo que veo al otro lado, Kely. Te espero dentro de muchos años... ¡Ah, y despidete de Marco también por mi!

Comenzó a caminar hacia el centro del salón decidida y sin mirar atrás para pronto desaparecer siendo absorbida por la luz.

-Hasta siempre, Charlotte.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

¡Penúltimo capítulo!

Espero que os esté gustando y nos vemos mañana con el final.

😘😘

Between GhostsDonde viven las historias. Descúbrelo ahora