Capítulo 81(Solo un sueño)

746 2 0

Tenia que decirselo. No podia mas. Los nervios me subian por el estomago, provocandome unas horribles ganas de vomitar y el corazon me latia a mucha velocidad. Llevaba mucho tiempo pensando en el momento.¿Y si decía que sí? ¿Y sí decía que no? O dejaba de hablarme.No me lo podría perdonar.El perderle era peor que la muerte.Era perder mi vida. Y sabia que no teniamos más que amistad, pero el era, sin duda, lo mas importante de mi vida. Le queria y por eso mismo se lo tenia que decir. Y estar solos en mi habitación, sin darle tiempo a huir, era el momento perfecto. Le puse una nota anónima debajo del pupitre.Tan desordenado como su cabeza.Llena de ideas sin ningún sentido.Ganas de jugar con el a ser la perdición del sexto sentido.Aquella solo apta para dos. El se lo tomo bastante normal, bien. Quizas un poco extraño, pero bien. Y como pez en el agua, mordió el anzuelo.

Le observaba desde mi silla.Con la sonrisa entre los dientes. Sintiéndome tonta por no saber que hacer.Con su amor es suficiente.Estaba deseando que llegase la hora de salida para el gran momento mágico. 

El no sabía lo que le esperaba. Tenía miedo por su reacción, pero también con esperanzas e ilusiones.. ¿Y si sentía lo mismo?? Saldría con el sin dudarlo y le amaría por el restro de mi vida. Mis siete vidas las usaré para amarle.Le dejaré que robe mis besos a punta de corazón.Como me duelen tus ojos desde la primera vez que le vi. No desaprovecharia ningun beso, ni una sola risita que se escapase de sus labios. Y por fin, sonó el timbre y salimos de clase. 

Corrí a la salida sin detenerme ni un instante.Como era habitual en mi.Él todavía no había llegado al lugar ordenado.Me puse gafas de sol y me senté en el banco que estaba junto a la farola.Le vi desde lejos y disimulé. 

Espere a que llegase... pero cuando lo hizo, no lo hizo solo. Trajo a uno de sus amigos, Ramón. Adios a la magia... una vez más.

Él no pintaba nada ahí.Era para dos.La nota lo ponía.Seguí disimulando.Julian me vio y me preguntó a ver si había visto una chica misteriosa.Le dije que no,me puse los auriculares y esperé a que Juanol se fuera. 

Pero no lo hizo. Decidieron quedarse a esperar a esa chica. Ramón no me quitaba la vista de encima... sospechaba de mi. Al fin al cabo, era la única chica que estaba en el lugar de la cita a ciegas... 

Aprovechaba cada segundo que no miraban para mirar a Julian.Estaba tan guapo con su camiseta negra y su pantalón a cuadros.Su nuevo corte de pelo le sentaba muy bien.Tenía ganas de acariciarle.Cada vez, más y más.

Pero no se iban y me estaba empezando a poner nerviosa. Para disimular mas y entonces, se me oxurrio una idea. Le envié un mensaje a mi amiga: *Ven al banco que esta segun salimos del colegio,en frente de la puerta grande. Es urgente. Tienes que hacer de la chica misteriosa y decirle a Julian, algo, lo que se te ocurra y yo me marcho rapidamente. Ven oculta para que no te reconozca. O mejor... lanzale una nota o enviale un mensaje citandolo en oto lugar y no asistas. Y asi me marcho.

Lo hizo.Fui a ese lugar.Allí estaba el. Sentado en la hierva.Con los cascos puestos.Estaba tan guapo a su aire.El viento lento movía su pelo.Me acerqué por detrás y le tapé los ojos con mis manos aprovechando su descuido.Podía notar que ellas temblaban.Pero era el momento exacto para comenzar. 

Asustado, se zafó de mis manos y se sorprendiò al verme alli. -Tengo que decirte algo... 

-Yo también.-dijo nervioso. 

-No creo que sea lo mismo...-en verdad lo pensaba.-Veras yo... Bueno desde el momento en que te vi... Bueno en realidad me enganchó mi amiga...-solté una risita mientras titubeaba.-el caso es que te quiero. 

Entonces para mi asombro...sacó su cuaderno de mates de la mochila.No había ningún calculo,ningún problema, ningún ejercicio dado en clase.Solo paginas llenas de mi nombre escrito de distintas formas.De distintos colores.Entre corazones que se mezclaban con un te quiero. 

Me quede bastante anonadada. Y ahora que se supone que debia de pasar?? Me habia imaginado muchas cosas, pero ninguna como aquella. Como tendria que reaccionar yo?? y el?? Me senté a su lado y me quedé mirando el suelo.No estaba acostumbrada a escuchar te quieros. Y mucho menos a verlos tantas veces escritos. 

Ladeo su cabeza y acercó sus labios a los mios, intensamente, hasta rozarlos. Notaba su aliento en mi boca y se me hacia la boca agua solo con pensar en su lengua entrelazandose contra la mía. No quise hacer nada más que dejarme llevar.Me tumbé en la hierva mientras continuábamos besándonos.Las mariposas formaban huracanes en mi tripa. Adoraba sus besos. Adoraba su lengua entrelazandose con la mia. Adoraba aquella extraña sensacion de nuestras piernas entrelazadas, de su cintura pegada a la mia. Le mordi el labio sin querer y el.soltó un jadeo y volvió a besarme. Habia habido un enorme giro en el ambiente y me encantaba. Mi vida no la reconocía.Le quería pero no sabía si estaba preparada para tantas emociones juntas.Tenía miedo al compromiso.Al que conociera a alguna chica mejor que yo.A que se olvidase de mi... Pero esos miedos se esfumaron en cuanto sus labios se deslizaron asta mi cuello y empezaron a besarlo. Y al final, antes de que la temperatura subiese demasiado, susurró a mi oido: Te quiero. 

Todo parecía un sueño.Le pedí que me pellizcase.Lo hizo sonriente.No muy fuerte.Suave.Sus manos me rozaban y los escalofríos aumentaban.Le quería solo para mi.El pequeño dolor que senti ante el pellizco me hizo ver que no era un sueño aquello. Entonces, me cogió de las manos y me levantó del suelo. El cielo se llenó de nubes y me cogió por la cintura y me alzó treinte centimetros del suelo. Mis cabellos nos rodearon y empezó a llover. Y, en medio de las incesantes gotas, me besó... y aquello nos selló para siempre el destino; nuestro destino. Le pasé las manos por el cuello, y no le solté jamas.

Que piensa mi mente?¡Lee esta historia GRATIS!