Capítulo 24: Parque de Diversiones

31.2K 2.3K 249

Terminamos de desayunar en el sitio que dijo Alice y pagamos lo que debíamos.

—Hay un parque de diversiones por aquí cerca ¿Vamos? —Preguntó Alice y todos me miraron.

—Bien—Gruñí.

—Deja de gruñir, pareces un perro rabioso—Dijo Scott con sarcasmo.

Gruñí de nuevo.

Fuimos caminando al parque de diversiones ya que Alice dijo que estaba cerca, pero llevamos caminando diez minutos y todavía no veo el maldito parque.

— ¡Estoy cansada! —Me queje.

—Falta poco—Dijo Alice como por quinta vez.

— ¡Mientes! —Suspiré.

—No te quejes tanto—Dijo Scott enfadado.

—Quiero un heladito —Bufé y Scott me miro enfadado.

— ¿Si te compro un maldito helado dejaras de quejarte? —Me preguntó y yo sonreí inocente.

El entro a una heladería y a los minutos salió con una barquilla de chocolate.

— ¿Por qué de chocolate? —Pregunté agarrándola de su mano.

—Ya lo compre andando—Dijo y seguimos caminando.

—Chicos, estoy mareada—Dijo Alice... ¡Que se desmaye! ¡Desmáyate!

—Yo digo que tomemos un taxi—Opine lamiando mi barquilla.

—Yo digo que te calles la boquita—Mascullo frustrado Scotty.

—Cállamela—Lo reté inconsciente y el arqueo su ceja.

Momento incómodo.

— ¿Quieres ver como si te callo? —Murmuró para que solo yo lo escuchara.

— ¿Quieres ver cómo te parto la cara? —Alce mis cejas y el rio.

Por fin llegamos al parque de diversiones, esto es genial.

— ¡Montaña rusa, allá voy! —Grité emocionada terminando de comer mi helado.

Subimos a la montaña rusa y fue genial.

Insistí para volvernos a montar y ellos aceptaron.

— ¡Otra vez! —Dije contenta.

—Fue suficiente para mí, vomitare—Dijo Alice.

Yo me cruce de brazos enfadada cuando Chloe dijo que no iría de nuevo al igual que Aarón.

—Yo iré contigo—Se ofreció Scott.

—Se me quitaron las ganas —Me senté junto a Chloe.

— ¡Vamos! —Me halo del brazo. —Si te asustas puedes abrazarme—Sonrió sarcástico.

—Opino lo mismo, Dorsey—Palmee su espalda.

Subimos de nuevo y creo que fue más divertido que los otros dos.

—Vayamos a esa—Me dijo señalando una.

— ¡Sí! —Grité— ¡Chicos, vamos a esa! —Les dije.

—Nosotros compraremos algodón de azúcar—Dijo Aarón y yo empuje a Scott hacia la fila.

— ¿Por qué hay tanta gente? —Gruñí.

El rio.

Toco el hombro de la persona de al frente y miro hacia otro lado, ella se giró nos miró y nosotros la miramos como si no hubiésemos sido nosotros, ella se gira confundida, Scott le da una nalgada y se gira enojada.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!