Capítulo 23: Apestas

29.3K 2.2K 380


—No me quiero ir—Arrastré las palabras.

Tal vez me había pasado un poco con la bebida, pero no podría importarme menos.

—Ven acá, Ellie—Escuche la voz de Scott mientras me cargaba.

—Elizabeth, estas ebria—Escuché la voz de papá.

—Tal vez—Le respondí.

—Llévala a casa, yo debo ir a la luna de miel, diviértanse...Nos vemos pronto, Ellie—Beso mi frente y yo hice una mueca.

Vi como se despedía de Alice abrazándola y riendo con ella.

No de nuevo.

Las lágrimas quieren ser protagonistas otra vez.

Escondo mi cabeza en el pecho de Scott.

Me sube en un auto con Chloe y Aarón que también se le pasó las copas.

Apoye mi cabeza en el hombro de Scott.

Al llegar a casa el me cargo de nuevo y me dejo en el sofá.

No lo soporte y empecé a llorar.

Me acurruque en el mueble y Chloe se sienta a mi lado.

—Esto me está agobiando —Murmuré.

—Oye, bonita ¿Por qué lloras? —Escuche a Alice acercándose y la mire.

—Vamos, es tu momento, búrlate de mí por ser tan débil y por embriagarme en la boda de mi padre...Es tu momento—Solloce.

—No haré eso—Me dijo—No eres débil, Ellie...Eres muy valiente—Acaricio mi mejilla.

—No me toques—Me aleje.

— ¿Por qué me odias tanto? —Empezó a llorar.

— ¿Por qué siempre me quitas todo lo que quiero? —Grité.

— ¿De que hablas? —Murmuró.

—Michael, mi padre, todo lo bueno que me pasa, hasta al imbécil de Scott—Gruñí.

—No te he quitado nada.

— ¡Claro que sí! —Grite dejando que las lágrimas salieran.

— ¡No ha sido mi intención!

— ¡Lárgate de mi vida, no quiero verte! —Le espete en la cara.

—Ellie, cálmate—Se acercó Scott a Alice—La haces sentir mal.

Trague el nudo de mi garganta.

—Siempre será ella, por encima de todo, ella siempre va a ser la que se siente mal... ¿Qué hay con lo que siento yo? ¡Tú me hiciste esto, Alice!

—Basta, Ellie—Me dijo Scott.

—Los odio, los odio, los odio... ¡Los odio! —Grité. — ¿Por qué te tuviste que acostar con Michael?

—Porque estaba enamorada de él—La miré—Tenía miedo de decírtelo.

—Iré...a dormir—Finalice levantándome.

Ella corrió a la habitación y yo suspire.

Me quite los tacones y al levantarme casi me caigo.

Vi que Scott estaba de pie mirándome, pero no mostraba ironía en su rostro, solo una completa sorpresa.

Yo camine a las escaleras pero me caí al empezar a subir y no quería levantarme, quería dormir ahí.

—Levántate, Elizabeth—Escuche a Scott y halo mi brazo para cargarme en su hombro.

Fuimos a la habitación y él me puso en el piso.

Me miro detenidamente.

— ¿Qué miras? —Mascullé.

—Ese vestido que me está volviendo loco—Confesó y me halo hacia su cuerpo.

Humedeció sus labios, pasó su mano por mi cintura.

Lo empuje.

—No—Negué y baje el cierre del vestido.

Sentí como besaba mi hombro descubierto y metía sus manos en el interior de vestido.

Cerré los ojos por un momento.

Es el maldito de Scotty Dorsey.

Lo empuje de nuevo y me deshice del vestido.

—Vete—Le dije mientras buscaba algo de ropa.

—No, me quedare contigo—Dijo quitándose la corbata.

—No quiero tener más problemas con Alice—Dije poniéndome un short de pijama.

— ¿Qué no quieres tener problemas? —El soltó una carcajada—Te encantan los problemas—Sonrió.

—Pero no problemas cuando se trata de quitarle el chico a alguien—Dije poniéndome una camisa enorme manga larga.

—Ella te lo quito a ti—Masculló.

—Yo no soy ella—Susurré y me acosté en la cama.

—Cierto, eres peor—Admitió y yo reí.

—Lo soy—Me puse la manta.

—Oye, Beth... ¿Puedo dormir contigo? —Aarón abrió la puerta y vio a Scott— ¿O no?

— ¿Qué ocurre, Aarón? —Murmuró.

—Me da miedo los sonidos del armario de la habitación—Yo reí y palmee la cama para que se acostara.

—A mi también—Dijo Scott acostándose en el otro lado.

—Vete, Scotty—Me acomode en la cama.

—No quiero—Murmuró en mi oído mientras pasaba su mano en mi cintura, el sueño me estaba consumiendo y quede dormida entre estos dos tontos.


— ¡Despierten! ¡Es nuestro último día en Nueva York y quiero disfrutarlo! —Gritó Chloe dando brincos en la cama.

Abrí los ojos y estaba rodeada de dos gorilas y un conejo brincando en mi cama.

—Me duele la cabeza—Escuché a Aarón murmurar.

—Yo tengo calor—Dije quitando el brazo de Aarón y Scott de encima de mí.

— ¿Alguien sabe dónde está Scott? —Preguntó Alice entrando en la habitación, nos vio y asintió—Ya lo conseguí.

—Scotty—Lo moví y el gruñó abrazándome de nuevo— ¡Scotty! ¡Me estas agobiando! —Dije intentando separarme de él.

Él se subió sobre mí.

Grité y escuche su risa pegada en mi hombro.

Se levantó un poco para que viera su rostro.

—Hola—Sonrió.

Su apestoso aliento llego a mi rostro.

—Apestas—Gruñí.

—Scott—Lo llamo Alice que seguía en la puerta el giro su cabeza para mirarla y se levantó.

—Vayamos a desayunar afuera—Dijo Aarón emocionado.

—Buena idea—Dijo Alice.

¿Y a esta quien la invito?

Chloe me miró para que no dijera nada y me deje caer sobre la almohada frustrada.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!