Capítulo 21: No me pidas que cambie, porque no lo haré

30.3K 2.4K 172

CINCO DIAS MÁS TARDE

— ¡Maldita sea, Chloe! ¡El taxi nos está esperando! —Le grite.

— ¡Ya voy! —Dijo corriendo a la entrada del aeropuerto de Manhattan.

Odio este lugar.

Entramos al auto y nos dirigimos a la casa de mi padre o como le solía llamar...Mi hogar.

Al llegar papá estaba esperando en la entrada y le pago al taxista.

— ¡Ellie! —Dijo entusiasmado.

Me abrazó y yo solté un suspiro.

Me separe y el miro a Chloe que lo analizaba lentamente.

—Ella es Chloe, mi amiga—Le dije a mi padre y pude notar que no le gustaba su apariencia.

Era obvio, ella es hermosa pero él no veía eso, el veía que tenía la mitad de su pelo de color rojo, un brazo lleno de tatuajes y piercing en distintos lugares de su rostro.

—Él es mi padre —Le dije a Chloe y el extendió su mano con educación, ella la tomo y a los segundos la separo.

—Pasen, esta es su casa—Dijo mi padre entrando.

— ¿Cómo van con la boda? —Le pregunté.

Entramos a la casa y había cambiado mucho.

Ya no estaban los muebles negros de mamá, ahora había unos lujosos muebles blancos.

Cambiaron las paredes de blanco a un gris brillante, el comedor fue cambiado por uno más largo.

Los retratos familiares ya no estaban, fueron sustituidos por obras de arte de pintores famosos.

¿Dónde está mi hogar?

—Veo que hiciste algunos cambios—Le dije irónica.

— ¿Te gusta? —Me preguntó.

—No me agrada—Respondí, el asintió.

—Ya deben estar por llegar Alice, su novio y un amigo—Dijo Bianca bajando las escaleras, ella me miro y me sonrió. —Hola, Elizabeth y...—Miro a Chloe.

—Chloe—Respondió ella.

Ella asintió sonriendo.

—Ella es Bianca—Le dije y Chloe le sonrió falsamente.

Tocan la puerta y Bianca da un grito emocionado.

La abre y abraza inmediatamente a Alice, Scott y Aarón.

Scott me mira y sonríe con ironía.

Aarón viene hasta nosotras y nos abraza fuerte.

—Las extrañaba—Beso nuestras mejillas y nosotras reímos.

—Oh...Alice, vino a buscarte hace unos días un chico llamado Michael—Escuché que le decía Bianca.

Alice me mira automáticamente y yo aprieto mi mandíbula.

Chloe me da unos golpecitos en la espalda para que tenga calma.

— ¿Qué le dijiste? —Murmuró Alice.

—Le dije que vendrías para mi boda, así que lo invite—Di un golpe a mi frente. —Ven, te mostrare mi vestido—Le dijo a Alice y papá hizo un sonido con la garganta y me señalo con la mirada— ¿Quieres venir con nosotras, Elizabeth? —Arquee una ceja y solté una carcajada que me salió del corazón.

—No te lo recomiendo, nena—Le guiñe un ojo con hipocresía.

Ella trago fuerte y asintió para salir corriendo por las escaleras.

— ¿Quieren algo de tomar? —Ofreció mi padre y veía como cada uno de ellos analizaba sus debilidades.

—Agua—Dijo Scott con su típica sonrisa sarcástica.

—Jugo de naranja sin azúcar—Le dijo Chloe y papá asintió mirando a Aarón.

—Estoy bien—El dirigió su mirada a mí.

—Un café bien cargado—El rio y negó con la cabeza.

— ¡Alicia! —Gritó y vino la cocinera de papá—Tráeles a los chicos agua, jugo de naranja...—Chloe lo interrumpió.

—Sin azúcar—Le dijo.

—Sin azúcar—Repitió papá— Y un café como le gusta a Ellie—Me irrita que me llame Ellie.

Ella asintió y fue a la cocina.

—Tomen asiento—Les dijo papá y nos sentamos en los sofás.

Prefería los negros.

— ¿Cómo te ha ido en el internado? —Me preguntó.

—Pues... Ponte en mi lugar, tu padre te envía a un internado porque su futura esposa se lo pide, te aleja a miles de kilómetros de donde te criaste, te manda con miles de estudiantes que son igual de problemáticos y busca pleitos que ella ¿Acaso piensas que mejore? —Mantuve mi sonrisa malvada—Vine fortalecida y mucho peor que antes, querido padre—El bajo su mirada apretando su mandíbula.

—Ellie—Me advirtió.

—Deja de llamarme así—Gruñí.

Mire a los chicos que miraban la escena sorprendidos.

— ¿Te gusto el vestido que te mande? —Cambio el tema drásticamente.

—Si con gustar se refiere a romperlo y luego quemarlo...Pues sí, le encanto—Respondió Chloe.

Amo a esta chica.

El asintió y luego rio.

—No tienes remedio—Volvió a reír, saco su billetera y me hizo un cheque, me lo entrego y eran $5.000. —Ve a comprarte algo para mañana—Yo rompí el cheque y se lo puse en la mano.

—Yo me visto de gala cuando celebro algo, me iré con algún vestido viejo—El negó con la cabeza.

—Ellie, habrá mucha gente importante en esa boda, necesito que vayas presentable, ve de compras con Alice y Bianca—Escuche el sonido de una risa que provenía de Scott.

Arquee una ceja mirándolo y el tapo su boca aguantando una carcajada.

—Estoy bien así.

— ¿Qué hice mal contigo? ¿Por qué me odias tanto? —Se rindió.

Yo nunca pierdo.

Mordí mi labio y baje la mirada, Chloe acaricio mi espalda.

—Sabes el por qué—Respondí sin mirarlo.

—Por algo te estoy preguntando—Vi a los chicos que prestaban atención.

—Piensas siempre que si me llevas a algún instituto me podrán dar la educación que tú nunca me diste, pero no es así, es imposible educar niños al mayor, un instituto, un internado o lo que sea no me dará la educación que tuviste que darme de forma individual—Le dije lentamente—No me pidas que cambie, porque no lo haré. —Finalicé.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!