Parte I.

850 110 22


-¿No te gusta nadie, cariño?-Preguntó su madre mientras se servía de la ensaladera en el centro de la mesa.-Ya va siendo hora de que te consigas a una pareja, tu padre y yo comenzamos a sospechar de que eres gay.

TaekWoon se atragantó con el pedazo de carne que estaba masticando, ¿cómo podía bromear de esa manera tan sencilla? Incluso lo había dicho en un tono cantarín, y al final se había reído. Negó con la cabeza a la pregunta y comentario de su madre.

Porque, ¿qué tenía de malo si era gay? ¿Qué si le gustaban los chicos? Tenía veintitrés años, se sentía seguro de lo que era y lo que sentía. Y no sabía cómo decirlo, su madre juraba que era tolerante, que le parecía maravilloso que la gente se amara por sobre todo. Pero luego hacía ese tipo de comentarios y él se confundía. ¿Estaba bien o no?

Su padre nunca se metía, pero claramente la expresión furibunda hacia su madre no era algo que rozara en la aprobación. Y TaekWoon sinceramente se comenzaba a hartar, se sentía atrapado en su propia casa. ¿Qué pasaría si su familia se enterara?

Su abuelo que tantas veces le dijo que tenía que ser un macho y no dejar que su esposa lo controlara, su abuela que le recalcaba la idea de una familia llena de hijos y una esposa bella. ¿Cómo decirles que él no podría hacer a alguien concebir por el simple hecho de que no le gustaban las mujeres? ¿Cómo decirles que tenía un enamoramiento por uno de sus amigos de la infancia?

Sentía la angustia estrujar su pecho, escuchaba las canciones de valentía convertirse en algo sin sentido para él, algo aparentemente imposible. Y eso lo hacía sentirse frustrado y solo, porque nadie sabía su secreto. Nadie estaba consciente de cómo se sentía, de lo que pensaba, de lo que temía.

-¿Woon-ah?-Le llamó su padre, atrayendo su atención, el pelinegro parpadeo dos veces y levantó la mirada del plato que había estado contemplando.

-¿Si?- Su padre frunció el ceño.

-¿Qué tanto mirabas el plato? Termina de comer.-Asintió y cogió un pedazo de verdura.- ¿Ves, amor? Ya se le están pegando las mañas raras de ese amigo suyo, JunHong.

TaekWoon frunció el ceño. ¿Por qué metía personas que ni al caso a la conversación? JunHong era uno de sus mejores amigos, a pesar de que fuera varios años menor. Le caía bien, era amigable y humilde. El problema era que su padre lo odiaba por el hecho de que JunHong parecía provenir de una familia un tanto problemática, y él no tenía la culpa. Uno no elegía a su familia. No era malo, trabajaba bastante, era independiente y estaba estudiando para convertirse en un bailarín.

Su padre sólo era un prejuicioso de primera que inventaba cosas de personas que le desagradaban.

-JunHong no tiene mañas raras, papá.-Susurró, clavando el tenedor en la pasta con más fuerza de la necesaria.

-Ah, ¿no? ¿Y entonces qué es eso de andar juntándose con un montón de vagos, creyéndose un bailarín que saldrá adelante, perdiendo el tiempo saliendo en esa patineta que sólo hace ruido molesto cuando está afuera?- Hizo una pausa y enarcó una ceja.- Eso son puras estupideces, TaekWoon. Además de que convive con esa pareja de maricas que dicen estar orgullosos de serlo. ¿Cómo podría alguien estar orgulloso de ser una aberración?

-Amor...-Le contestó su esposa, mandándole una mirada de advertencia.

El pelinegro adolescente se levanto de la silla abruptamente, tiró los cubiertos con ira al plato y apretó los puños.

-¡¿Y qué?!-Alzó la voz por primera vez, hastiado.- ¡¿Qué si ellos son felices así?! ¡¿Qué si JunHong quiere bailar, andar en skateboard y convivir con YongGuk y JongUp? ¡¿Por qué siempre tienes que buscar algo negativo en donde no lo existe?!

-Woon-ah, cálmate. Tu padre no lo decía en serio, ya sabes cómo...-Comenzó su madre, acariciándole el brazo en un intento por reconfortarlo.

TaekWoon apartó la mano de un golpe.

-No te atrevas a decir "ya sabes cómo es" porque no. No lo sé y sinceramente estoy harto de que se la pase lanzando miradas desaprobatorias a todo lo que hago o a cualquiera con quien me junte. Me harte. –Alejó la silla y se dirigió enfurecido a la puerta, salió dando un portazo.

Ya afuera, respirando el frío otoñal de octubre comenzó a sentir la catarsis fluir a través de sus lágrimas. Se limpió los rastros de éstas con la manga del suéter y corrió tan fuerte como sus piernas se lo permitían, alejándose de su casa.

¿Por qué era todo tan complicado?

Se sentía en la necesidad de ser libre, de ser Jung TaekWoon, de serle fiel a su naturaleza. Pero entonces veía las reacciones de sus padres o de su familia cada vez que alguien hacia un comentario sarcástico con referencia homosexual y él se retraía.

No era justo.

Era buen alumno, cumplía con todas sus obligaciones, incluso cuidaba de sus primos menores cuando nadie más quería hacerlo. Y en cambio, ¿qué recibía? Risas, bromas y odio hacia sus amigos.

No recordaba cuando comenzaron a gustarle los chicos, simplemente pasó. Un día se encontraba con sus compañeros en el descanso y fue cuando visualizó a un chico con cabellera rubia y fue ahí donde todo se fue al carajo. Porque le había parecido lindo y más seductor que las chicas que había visto en su vida.

Y, aunque reunió todo el coraje que poseía y se le confesó, lo único que hizo el chico fue mirarlo aterrado y alejarse lentamente de él. Cómo si fuese un monstruo, cómo si lo que hiciera fuese malo.

Y creció creyéndolo. ¿Estaba mal? ¿Estaba siendo una aberración porque le gustaban los chicos? Así, hora tras hora, día tras día, año tras año. Hasta que en preparatoria conoció a DaeHyun y YoungJae y ellos le hicieron ver que estar en una relación como la de ellos no estaba mal, al contrario, pensaban que el amor prevalecía aún más a través de las dificultades.

El mundo ya no le parecía tan gris, había gente que eran igual a él. Y eso le agrado. De no ser porque se enamoró de su mejor amigo homofóbico. HongBin. 




N/A. ¡Nuevo proyecto! Ya sé que aún no he terminado "Paranoia" ni "Fetiches" pero es que se me ocurrió está idea el otro día y pensé en escribirla y esto resultó. 

Bueno, está es la primera parte del proyecto. No pienso hacerlo muy extenso, ya veré cómo va surgiendo. 

Como siempre, ¡gracias por leer!


Secret kisses in the closet (Neo) ¡Lee esta historia GRATIS!