Capítulo 17: Te excita

31.8K 2.4K 169

— ¡Se besaron! —Gritaron Chloe y Arianna después de contarles lo que pasó con Alex.

Después de ayudar a Chloe le dije que debía contarle algo y Arianna se unió enseguida y como intento no ser grosera no le dije nada ofensivo.

Así que...Aquí estamos, Arianna brincando en la cama de Chloe mientras Chloe se queja del dolor por sus cólicos menstruales.

—No nos besamos como tal...Solo jugueteamos —Dije riendo.

— ¿Te gusta? —Me preguntó Arianna e hice una mueca.

Negué con la cabeza.

—Solo me atrae y me excita.

—Con que te atrae y te excita...eh—Dijo Aarón entrando con Scott.

— ¡No escuchen las conversaciones de chicas! —Gritó Chloe enojada.

— ¿Qué te pasa, loca? —Le preguntó Scott riendo.

Sus ojos se humedecieron y empezó a llorar.

— ¡Me dijo loca! —Sollozó y Arianna la abrazó.

—Tiene el periodo—Les avisé.

Aarón empezó a hacer como si oliera algo cerca de mí y Scott.

—Ustedes huelen...—Nos olio frunciendo su nariz— A sexo—Rio.

Yo fruncí las cejas confundida.

— ¿Follaste? —Le pregunté a Scott y él golpeó el hombro de Aarón.

Él se quejó.

—No ha follado... Pero le hicieron un oral hace unos minutos—Arqueé una ceja riendo.

— ¿Quién? —Pregunté riendo.

—Nadie—Le tapó la boca a Aarón.

—Alice—Balbuceó Aarón y mi risa se detuvo.

Miré enojada a Scott.

— ¿Qué mierda pasa por tu cabeza, Dorsey? —Gruñí enfadada.

Aarón hizo una mueca al ver mi reacción.

— ¿Metí la pata? —Preguntó Aarón y Scott asintió varias veces.

— ¡Te dije que no le dijeras a nadie! —Le gritó.

—Creí que eso no incluía a Chloe y Beth—Respondió Aarón defendiéndose.

—Aarón no tiene la culpa, cobarde... ¡Te dije que no te enrollaras con ella! ¡No puedo creer que ignores todo lo que te pido, Scott Dorsey! —Estaba enfadada.

Esa perra...

Le arrancaré las putas uñas y cortaré sus extensiones al igual que hice con Bianca, porque las dos son lo mismo... Un par de perras.

—Sé que no es mi problema... ¿Pero qué importa que le guste Alice? —Habló Arianna y como estoy de mal humor ella también se verá afectada.

— ¡No es tu maldito problema! —Le grité.

— ¡Elizabeth! —Me gritó Chloe—No es su culpa.

Solté un gran bufido y me levanté.

Scott se acercó a mí.

— ¡No te me acerques, infeliz! ¡Te dije que la odiaba y que no quería que te metieras con ella! Pero a Scott Dorsey le da igual todo lo que le dicen...Esta vez hablaba en serio, ahora... Atente a las consecuencias, Scotty—Abrí la puerta y la cerré de un portazo.

Escuché sus murmullos al yo salir.

— ¿Qué son todos esos gritos? —Preguntó Alice.

— ¿Esos gritos? ¿Disculpa, te desperté? —Le dije sonriendo sarcástica—Esos gritos son porque no puedes aguantar meter a tu boca todos los penes que te pasan por al frente.

Alex, Matt y Sophia miraban la escena atentos.

— ¿Ya te enteraste? —Murmuró.

—Ya me enteré—Suspiré y bajé la mirada—Siento un gran odio y repugnancia hacia a ti, eres una zorra—Le dije enojada.

— ¿Yo? ¿Una zorra? ¿Y tú qué? Te estabas enrollando con Alex afuera de las cabañas ¿Y yo soy la zorra? —Me respondió enfadada.

Vi como Alex se escondía en su puesto.

— ¡Te voy a matar, Donovan! —Le grité y me lancé sobre ella halando su pelo, ella haló el mío y me aruñó la cara con sus uñas falsas, le respondí con un golpe en su estómago y ella me puso debajo de ella para golpearme el rostro, su momento de gloria no duro tanto ya que logré ponerme sobre ella y halar su pelo.

Me cargaron y a ella también.

Vi como Scott intentaba tranquilizarla... Ni siquiera alguien tan miserable como Scott merece estar con Alice Donovan.

—Tranquila, chiquita—Me susurró Alex en el oído.

Mi mirada enojada se conectó con la de Scott decepcionado... Vi en su mirada la misma mirada de mi padre cada vez que me regañaba por su ridícula prometida Bianca.

Bajé la mirada rápidamente.

Observé a Alex.

—Se lo merecía, no te sientas culpable—Me susurró acariciando mi rostro y quitando los mechones de mi cara.

—Ya quiero irme de este maldito internado—Apoyé mi cabeza en su pecho. —Iré a mi habitación—Murmuré para que él fuera el único que me escuchara.

— ¿Te acompaño? —Negué con la cabeza.

—Estoy bien—Él asintió y yo entré a mi habitación.

En ese momento veo que papá me está llamando por Skype.

Contesto.

— ¡Ellie! ¡Qué te ocurrió en el rostro!—Me miré en la pantalla, tenía algunos hematomas y rasguños, pero nada grave.

—Una pequeña pelea—Murmuré.

—Hija... ¿Estás bien? —Me preguntó ¿Preocupado?

Me quedé en silencio y mis ojos comenzaron a llenarse de lágrimas, negué con la cabeza varias veces intentando que las lágrimas de mis ojos no salieran, pero era imposible porque me nublaron la vista y tuve que pestañar dejándolas caer.

Negué de nuevo.

— ¿Qué ocurre, Ellie? —Bajé la mirada y tragué el nudo en mi garganta.

—Todo, papá...Ocurre de todo—Limpié las lágrimas que seguían cayendo.

Era como un parabrisas cuando hay una tormenta, limpio y limpio pero no dejan de salir.

— ¿Puedo ayudarte para que te sientas bien? —Me preguntó y yo lo miré.

—No te cases con Bianca, papá—Supliqué. Sabía que era tonto pedirle eso, pero da igual.

—No puedo hacer eso, Ellie...—Negó con la cabeza. — ¿Por qué te molesta tanto Bianca?

— ¿En serio? —Ya no soportaba retener las lágrimas. — ¿Por qué me molesta? —Reí irónica—Porque me robó a mi padre... Desde que ella llegó pasé de ser la primera en tu corazón a ser la segunda, la amas más a ella que a mi...A mí, que soy tu hija—Sollocé.

—Las amo por igual, Ellie—Gruñí llorando.

— ¡Ese es el problema! —Sollocé de nuevo. —Hablemos luego.

Cerré la laptop y empecé a llorar en mi almohada.

Lo necesitaba.

—Nena, voy a pasar—Escuché la voz de Chloe.

— ¡No! —Grité con la voz entrecortada, ella entró rápidamente.

— ¿Estás llorando, bonita? —Me quitó la almohada de la cara y me abrazó.

Abracé su cintura mientras lloraba en sus piernas y ella acariciaba mi cabeza.

—Todo está bien—Me repitió acariciando mi pelo. 

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!