01. La caída.

5K 504 37


En ese día la  cómoda vida de Midoriya Izuku se fue al traste.

Su madre le entrego el pergamino con las manos temblorosas.

El papel era elegante, y la tinta fina. Era una propuesta de matrimonio.

O más exactamente un pacto que su padre había hecho varios años antes de que naciera y ahora como dicen coloquialmente "pagaran justos por pecadores".

La cosa es la siguiente:

Midoriya Hisashi un arqueólogo deseaba cavar unas minas cerca a Shizuoka, sin embargo necesitaba permiso de los dueños de la tierra, ofreció cada cosa que poseía, su casa, la casa de su padre, entre otras variadas fortunas. Sin embargo, al jefe, un Yakuza prominente no le interesaba en lo más mínimo.

Hisashi desesperado ofreció lo que no tenía... Su descendencia.

Era esto o una deuda que le tomaría tres vidas juntas en pagar.


Si su padre estuviera vivo, Izuku le rompería los dientes de un golpe.

Lo poco que vio del hombre durante su infancia era su espalda y el sonido del violín en el tercer piso.

El pequeño cuarzo colgando sobre el esternón se sacudió violentamente.

Miro a su madre, ella sostenía una taza de té en las manos.

—La carta llego ayer. —Empezó a decir su madre, lo observaba fijamente, la taza estaba caliente pero los dedos de Izuku se sentían fríos. La voz se le cortó pero como no parecía que empezara a llorar Izuku se mantuvo en su lado de la mesa—.Si no cumplimos con nuestra parte del trato, todas nuestras propiedades pasaran a sus manos.

—Está bien —dijo Izuku. En realidad quería darle una patada a la mesa, o a su padre cualquiera de los dos estaba bien. En especial ahora que aún no comprendía muy bien la situación.

—¡No estamos bien Izuku! —Gruño Inko—. Él fue muy egoísta...

—¡Pero, claro que lo fue! —Respondió, el impulso violento no se había ido, sin embargo Izuku decido pensar con la cabeza fría. Si no cumplían con el trato su madre lo perdería todo, todo lo que habían hecho a lo largo de los años perecería si no acataba el contrato.

—Puedes gritar Izuku... —Susurro su madre apretando el pergamino entre sus dedos.

—No, no voy a hacerlo, —contesto.

Amenazas grapadas en lo profundo del sobre, una copia de las escrituras de la casa y otras del plano de la cafetería, junto a ello las anotaciones del banco y la hipoteca.

Al final del pergamino una fecha. Los ojos de Izuku se ampliaron.

—¡Son poco menos de tres meses...! —Los ojos cansados de su madre lo miraron—. ¡Estaré casado en poco menos de tres meses!

Las lágrimas se resbalaban por su rostro, perlas cálidas que se deslizaban por sus mejillas e Izuku nunca antes había deseado matar tanto a alguien.

—¿Lo conoceré? —Pregunto... En su mente esperaba que eso fuera un problema de redacción... "Prometido", se repetía en su cabeza, "prometido"...

—Izuku... No tienes por qué hacerlo, —fue lo que la respuesta de su madre con una voz suave, demasiado suave. Midoriya sabe que su madre no es una persona muy fuerte, en especial desde que su padre los dejo—. Podrías cancelarlo en cualquier momento, si nos quedamos sin el Café estaría bien Izuku.

Izuku suspiro, realmente lo que quería hacer era salir corriendo y gritando tan lejos de casa como fuera posible—. Sin el café no nos queda nada, mamá. Las deudas son demasiado grandes como para perder lo único que nos queda sin apostarlo todo.

—Izuku, —contesto ella— siento como si te estuviéramos vendiendo al mejor postor.

—No, ya no puedes vender gente sin ir a la cárcel mama, estaremos bien. —Fue la respuesta de Izuku con una sonrisa, noto que los labios de su madre compartían el gesto—. Todo va a estar bien.

Izuku nunca supo si esas últimas palabras eran para ella, o para sí mismo y prefirió dejarlo de esa manera.

—No tienes por qué hacer esto. —Era el último intento de lucha, la última negativa, la parte que le impedía cortar la felicidad de su hijo en trocitos y alimentarse de ella—. No lo hagas, tú no quieres casarte, no quieres ser el esclavo de alguien. Por favor... Dejame.

La única respuesta de Izuku fue:

—Voy a hacerlo. Voy a casarme.

.

.

.

----------------------------------------------------------------------------------

Notas:

Bien, hace rato me había estado rondando en la cabeza una historia de Matrimonios arreglados, en especial si es algo dulce... Aunque el principio no es muy dulce. Y el final tampoco, especialmente para Todoroki...

Dejen sus comentarios, son muy útiles tanto para saber el posible rumbo de la historia como por la retroalimentación.

*02/08/17: Cambie el primer capítulo en su totalidad (lo fusile) dejando solo unas pequeñas partes, es que ahora que lo volví a leer me pareció un hueso demasiado largo y que aparte no explicaba un carajo de la trama. 

Ranhansha¡Lee esta historia GRATIS!