Capítulo 10: Yo nunca pierdo

34.2K 2.5K 100


DOS SEMANAS DESPUÉS

Puse el tinte morado en su champoo y cambié su jabón por uno de coco, ya que ella es alérgica al coco.

—Listo—Le dije a Chloe y ella asintió.

—Vamos—Murmuró y salimos de la habitación rápidamente.

—Es una broma clásica, pero nunca falla— Chloe reíaa mientras salíamos de su edificio.

—Ella estuvo meses buscando el rubio perfecto para su piel y ver como lo arruina con un morado...No me puedo perder su cara—Reí—Gracias por ayudarme—Ella pasó su brazo por mis hombros.

—Para eso están las amigas—Yo le sonreí. —Vayamos al instituto, debemos aprender a ponernos esta cosa—Movió su corbata y reboleó los ojos.

— ¡Hola! —Escuchamos la voz de Aarón.

Lo vi junto a Scott. Con Scott estas semanas no hemos parado de hacernos bromas mutuamente, así que siempre debo estar a la defensiva si él está cerca, nunca se sabe que está planeando esa cabecita.

Yo nunca pierdo. Él sonrió mirándome... ¿Qué planeas, Dorsey?

—Buenos días, chicas—Saludó y agarró mi corbata.

La puso lentamente sin retirar su mirada de mis ojos.

— ¿Qué estás planeando? —Murmuró sonriente.

—No lo sé... Ríndete—Arqueé una ceja. Él rio.

—Yo no me rendiré, tu deberías—Acarició mi mejilla con su pulgar y yo me zafé de su agarre evitando el contacto.

—Vayamos a clases.

Por fin era viernes, amo los viernes y odio estudiar. Es hora de enfrentar el instituto, pero nadie arruinará la emoción de un viernes en mi.

Salí de mi última clase con Chloe y otra chica con la que está coqueteando.

—Oye, iré con Jenny a su habitación ¿No te importa comer con los chicos? —Yo reí.

—Diviértete—Le dije y me dirigí a la cafetería.

Pedí mi comida y me senté con los chicos. Ellos se me quedaron mirando con mas atención que de costumbre.

— ¿Qué? —Pregunté y apartaron la mirada riendo.

Comí un poco de mi hamburguesa y me empezó a picar la boca, escuché la risa de Scotty a mi lado.

— ¡Maldita sea! —Dije tomando agua rápidamente, pero estaba demasiado picante.

Agarré el jugo de Aarón y me lo tomé.

—Eres un imbécil—Golpeé a Scott. Él rio y me abrazó pero yo lo empujé, me levanté y me acerqué a su oído poniéndome atrás de él.

—Espero que sepas que me vengaré, Scotty—Murmuré con una sonrisa sarcástica. Él rio en voz baja.

—Te esperaré, Ellie—Fui a buscar otra hamburguesa pero esta vez me aseguré de que no tuviera nada y me volví a sentar.

—Hoy a una fiesta en el edificio doce—Dijo Aarón mirando su móvil. —El rector irá de viaje a visitar a su familia.

— ¿No hay nadie más a cargo? —Pregunto mientras como mi hamburguesa.

—Claro, los que vigilan los pasillos, pan comido...Algo de dinero extra no les va mal—Dijo mirando su móvil— ¿Se animan?

—Está bien—Acepté la invitación y le di una mirada a Scott que estaba asintiendo por la pregunta de Aarón.

— ¡Scott, dame una mano! —Lo llamó un chico que colgaban un cartel en una escalera.

Él se levantó a ayudarlo y rápidamente saqué de mi bolso la venganza. Una pastillita para ayudar a su amiguito.

Sí, el viejo truco de la viagra.

— ¿Qué haces? —Me preguntó Aarón mientras vaciaba el polvito de la capsula en su botella de jugo de naranja.

La sacudí para que se mezclara bien y guardé el resto de las pastillas en el bolso.

—Mi venganza—Sonreí. Scotty volvió y seguí comiendo como si nada hubiera pasado.

Vi de reojo como tomaba de su botella.

—Todos los estudiantes de último año al auditorio. Repito, todos los estudiantes del último año al auditorio—Gruñí al escuchar la voz de la secretaria del rector por las bocinas.

— ¿Qué quieren ahora? —Hablé enojada.

—Vayamos y comprobémoslo. —Aarón habló seguido de levantarse.

Nos dirigimos al auditorio y veía como Scott movía sus piernas con incomodidad.

Parece que la pastilla azul está haciendo efecto. Llegamos al auditorio y me senté en el medio de los chicos, Scott puso su mano sobre su pene algo molesto.

— ¿Ocurre algo? —Sonreí sarcástica, él me miró.

— ¿Qué me hiciste? —Murmuró señalando a su amigo con la mirada.

—Solo te ayudé un poco—Reí.

Él mordió su labio aguantando una carcajada.

—Buena jugada, Murphy—La chica de alado se acercó un poco.

—Mi padre también tiene ese problema y él toma lo mismo, no te averguences—Lo apoyó y Scott iba a explicarle pero el director empezó a hablar.

—Buenas tardes, alumnos de último año...Los reunimos aquí para informarles que la semana que viene habrá un campamento para el área de disciplina y para socializar, los hacemos todos los años con los de último año y este año les toca a ustedes, estarán alejados de la civilización y viajaremos con varios profesores, preparen un bolso con sus cosas y el lunes a las siete deben estar todos en la entrada para saber en qué autobús se irán...Eso fue todo, que tengan buen día—Finalizó colocando el micrófono en su lugar.

Miré a Aarón que se había dormido. Yo reí y por inercia miré a Scott que también reía. Sacó el marcador de su bolsillo y me lo pasó, dibujé un bigote y le devolví el marcador.

— ¡Aarón, despierta! —Le grité. Él despertó de golpe sobresaltado, pero luego se dio cuenta que fui yo la que gritó.

—Me dormí—Bostezó. —Iré a buscar a Chloe, nos vemos en mi habitación.

Scott y yo salimos hacia la habitación. Al llegar lo llamaron por Skype y él contesto rápidamente al ver de quién se trataba.

Vi a una niña de unos catorce años reflejarse en la pantalla de su ordenador.

—Hola, hermanito—Saludó sonriendo y miró atrás de él, es decir, a mí. — ¿Quién es ella? —Preguntó sonriéndome. Que tierna es.

Él me miró unos segundos.

—Una amiga—Le dijo y yo me acosté en su cama quitándome la corbata.

—Te extraño, quiero que vengas—Hizo un puchero.

—Nos veremos pronto.

—Está bien. Hablamos luego, debo estudiar—Dijo la niña triste.

—No estés triste—Ella asintió—Te amo, bonita.

—Y yo a ti, Scotty—De ahí viene el sobrenombre.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!