Capitulo 10

80 4 0

Ella alzó una ceja mientras Justin le sonreía abiertamente.

-Eres un maldito depravado.

-Oh no, cariño, estás malinterpretando-rió con picardía.

-Claro, es que vas a hacer que me saque el vestido para cenar en ropa interior.

-¿Qué sabes tú?-preguntó él y se colocó detrás de ella-. Quizá a mi me gustas más en ropa interior.

Ella se quedó quieta mientras Justin pasaba sus manos por su cintura y las unía sobre su estómago. Besó su cuello y luego habló sensualmente a su oído:

-Quédate conmigo, ________.

-Justin, tengo que ir con Jaxon.


Justin sintió que su corazón se encogía. Por más que ella era la mujer de su hermano, él no podía soportar los pensamientos que lo atormentaban en esos momentos. De tan solo imaginar la reconciliación que habían tenido, se moría de celos. No podía dejar que ella se fuera a compartir la cama con Jaxon, cuando él la tenía allí, con el vestido húmedo por el vino y su cabello desordenado. No podía no llevársela a la cama. Quizá cuando ella se fuera, después de haberle dado el polvo de su vida, él iba a quedarse más tranquilo sabiendo que; por lo menos, la había tenido entre sus brazos.


-Pero, te tiene siempre con él. Hoy me toca a mí-se quejó roncamente.

-Él es mi esposo.

-Y yo soy tu Justin, ¿no que si?

Ella rió levemente y sintió como Justin comenzaba a besar su cuello con ternura.

-Por favor, ¿te quedas?

_______ lo pensó unos minutos y luego le surgió una duda.

-¿Qué excusa pongo en casa?

A Justin le gustó. Por lo menos, no estaba poniéndole excusas a él y pensaba en ponerle excusas a Jaxon.

-Dile que Mady quiere que te quedes a dormir con ella porque no se siente bien.

-Justin, Mady vive con sus padres.

-Pero sus padres no la entienden como su mejor amiga.

-Déjame pensarlo.

-Piénsalo rápido porque ya me duele.

-¿Qué te duele?-preguntó girando entre sus brazos.

Él no respondió pero se pegó más a ella. La respuesta estaba en los pantalones de su cuñado. _______ sintió la sangre acumularse en sus pómulos y le sonrió tímidamente.

-Depravado-murmuró ella.

-Tu culpa, ______-le dijo él en un susurro-. ¿Vas a quedarte, cariño?

-¿Me dejas pensarlo?

-Ya has tenido tiempo, solo di que si-insistió con leves caricias sobre el cuello de ella.

-Es que cuando te tengo tan cerca no puedo pensar-se quejó.

Justin sonrió, esa mujer lo traía locamente perdido. Se alejó un poco de ella y le acomodó un mechón de su cabello tras su oreja.

-¿Puedes ahora?

Ella lo observó durante unos segundos y notó la intensidad en la mirada de ojos miel. Era increíblemente hermoso, sexy y más atractivo que cualquier otro hombre que ella conociera. Su cuerpo emanaba virilidad, brindaba seguridad con sus caricias, abrazos y besos. Definitivamente la tenía a sus pies.


-Déjame que llamo a Jaxon.


Justin le sonrió abiertamente, terminando con la cordura de ________. Ya la tenia dominada, ella podía hacer lo que sea que él le pidiera, porque sentía la necesidad de complacerlo con cualquier cosa. 

Le devolvió la sonrisa y buscó su móvil. Él la observó atento. 

Mientras ________ marcaba el número de su esposo, Justin pensaba cuantas veces la iba a hacer gritar esa noche. Tenía pensado dejarla maravillada con sus encantos en la cama, para que así, ella volviera por más una de las noches siguientes, o por todo el año, si quería. Él estaba tan dispuesto a hacerla suya cuantas veces ella le pidiera, siendo la hora que fuera, día o lugar.

-Hola, amor-dijo tiernamente.

Justin apretó sus puños.

-Hola, cariño. ¿Dónde estás?-le preguntó sin que Justin pudiera escuchar.

-En casa de Mady.

-Oh, más temprano he llamado a su casa y me dijo que no estabas.

-Si, lo sé. Pasé por sushi para ambas, ya que, cuando ella no está bien anímicamente ama el sushi, ya sabes, esas locuras de mujeres.

-Claro, comprendo-rió y ______ sintió lastima por él.

-Bueno, quería avisarte que voy a pasar la noche con ella.

-No puedes, tienes que volver a casa, _______.

-Es que, Jaxon, tú no entiendes-le dijo ella en tono de queja-. Está mal, ha llorado mientras cenábamos y no puedo dejarla sola.

-Está con sus padres.


Era de esperar, Jaxon no quería a Mady para nada. Su mejor amiga no venía de la mejor familia y sus dos hermanos mayores tenían antecedentes con la policía, pero lo que Jaxon no comprendía, era que Mady no era así, ella se avergonzaba de eso y no quería seguir los pasos de sus hermanos. Jaxon nunca iba a entenderla y menos se iba a poner en su lugar. No la quería para nada.


-Sus padres no la entienden como su mejor amiga-le dijo enojada-. ¿Y sabes que? Solo te avisaba porque después te enojas, pero no necesito tu permiso para hacer lo que quiero, tengo veinticuatro años y tú no me controlas.


Justin sonrió al notar que Jaxon ponía objeciones, pero ¿Qué pasaba si se enteraba que estaba con él? Eso lo ponía más caliente que nunca, su hermano era un pobre cornudo. 

Ella miró a Justin y se mordió el labio inferior, denotando así, nerviosismo.

-______, vuelve a casa, hablemos y otro día te quedas a dormir en casa de Mady.

-Jaxon, ella me necesita hoy, no mañana.

Y dicho esto, _______ cortó la llamada con su esposo.

Justin se acercó a ella y la rodeó con sus brazos. Besó su mejilla y le quitó el móvil de las manos, para así, arrojarlo sobre el sillón.

-No quiero caras largas, Jaxon es un bastardo-le dijo él y se quitó la chaqueta.

-Justin, es que no es estúpido, va a darse cuenta.

-No va a darse cuenta de nada-besó su nariz-. Es un iluso.

Ella rió ante el comentario de Justin.

-¿Sabes? Creo que deberías avisarle a Mady que supuestamente estás en su casa.

-Si, lo sé-le dijo ella y despeinó el cabello de Justin-. Pero cierta personita me ha quitado el móvil de las manos.

-¿Quién habrá sido?-dijo él arqueando una ceja.

_____ volvió a reír y se separó de él para ir por su móvil.

-Vamos, rápido, _______-le dio una nalgada.

Ella volteó a verlo y abrió la boca en muestra de incredulidad.

-No te hagas la santa porque si pones esa cara angelical, no tendrás tiempo de llamar a tu amiga.

-¿Por qué no?

-Oh, vamos, hazlo ya, que no me aguanto más.

-¿Qué no aguantas?-preguntó ella marcando el número de su amiga.

-Si te lo digo, vas a decirme cerdo, depravado y todo lo que sueles decirme.


La risa de _______ se hizo presente una vez más en la habitación y luego posó el móvil en su oído.

-¡________!-chilló la voz de su mejor amiga.

-Me has dejado sorda-le dijo ella en una queja.

-Es que, necesito que me cuentes todo. ¿Ya has vuelto? ¿Jaxon se ha dado cuenta? ¿Justin es sexy sin ropa? ¿Folla bien?

-Necesitas un buen polvo, Mady-dijo ______ en una risa.

-Lo sé-aceptó ella-. ¿Vas a contarme o que?

-Necesito que me cubras esta noche-largó ella sin rodeos.

-¿Van a seguir? ¿Toda la noche?

-No es eso, estúpida-rió ella-. No ha pasado nada, no te adelantes.

-Pensé que si-dijo en un tono de tristeza que hizo a ______ reír-. Bueno, ¿Qué es lo que debo hacer por ti, querida amiga?

-La versión que Jaxon sabe es que, estoy en tu casa, que tú estás mal anímicamente y necesitas que me quede contigo-le explicó-. Si llega a llamar, le dices que no quiero hablar con él porque es un estúpido.

-Pobre, ¿por qué es un estúpido?

-Luego te cuento bien, es que tuvimos una pequeña pelea.

-Bueno ¿y cuál es la versión real?

-Voy a pasar la noche con el hermano de Jaxon, Justin. En la habitación de un hotel que no voy a nombrarte porque no quiero que sepas donde está viviendo y, no volveré a casa hasta mañana por la tarde.

Justin la observó, ya cansado de tener que esperar y bufó, haciéndose notar con la chica que ocupaba sus fantasías sexuales.

-Oh, wow, ______-dijo Mady asombrada-. Bueno, espero que pases una hermosa noche con Justin y no vas a poder zafar de mis preguntas.

-Gracias, Mady.

-De nada, _______. Y la semana que viene voy a tomarme libre porque tú te has tomado libre esta semana-dijo simpáticamente.

Ella borró la sonrisa de su rostro y contesto:

-Está bien, no voy a reprochar nada. Hasta luego.

-Adiós, diviértete-dijo pícaramente.


________ dejó el móvil donde antes lo había arrojado Justin y también dejó su bolso allí.

-¿Ya has acabado o quieres llamar a tu madre?

Ella volteó a verlo y se sorprendió al ver su mandíbula haciendo presión.

-Estás muy tenso, Justin.

-Entonces ¿quieres quitarme esta tensión?-preguntó algo enfadado-. Tendría que haber llamado yo a Mady.

-Ni siquiera la conoces.

-Pero es igual, es tu mejor amiga y debí saber que iban a hablar por media hora.

-Han sido solo cinco minutos.

-¿Sabes lo que es tener esto haciendo presión por salir de tus pantalones?

Señaló su entrepierna.

_______ rió abiertamente.

-Tú ríete pero vas a pagar las consecuencias.

-Creo que nunca en mi vida me había gustado esa frase, hasta que tú la pronunciaste.

Justin disminuyó la presión que hacia con su mandíbula y se acercó a ella.

Cuando eran separados por solo dos centímetros de distancia, Justin no se contuvo más y la estrechó entre sus brazos. Desesperadamente, bajó el rostro en busca de sus labios y _______ no se negó a aquello. Se besaron por largos segundos, en los que las piernas de ella comenzaron a fallarle. El temblor que se producía en sus rodillas, la hacia desvanecerse entre sus brazos.

-Eres solo mía, _______-susurró en su oído-. Mía y de nadie más.

Dicho esto, la apoyó contra la pared y presionó sus cuerpos. _______ pasó una pierna por detrás de la cadera de Justin, él la tomó y se colgó a ________ del cuerpo. Él comenzó a acariciar las piernas de ella, mientras la besaba con frenesí, _______ se dedicaba a revolverle el cabello mientras succionaba el labio inferior de Justin.

-Te aseguro que Jaxon no sabe como satisfacer tus necesidades sexuales-susurró en su oído-. Dime, ____ ¿dónde quieres que te toque?


Ella jadeó al escuchar las sensuales palabras de Justin y comenzó a respirar cada vez más entrecortadamente. Lo apretó más a su cuerpo, una oleada de calor recorrió todo su torso para luego volverla loca al sentir la erección de Justin presionando contra su cadera.

-¿Dónde, ______?-insistió Justin.

Su cálido aliento era una caricia para los labios hinchados de ella. Definitivamente la estaba volviendo loca. Su cuerpo reaccionó al instante cuando él comenzó con caricias por debajo del vestido de ella.

-No me has dicho.

-Donde tú quieras, Justin, soy tuya, completamente tuya.
Justin sonrió ante las palabras de ella, que más que nada, rogaban que la hiciera suya en ese mismo momento. Siguió con el apasionado beso mientras le levantaba el vestido con demasiada dificultad.

Quizá a la mañana siguiente iban a arrepentirse, o por lo menos, _______, si. Ella estaba totalmente convencida en que podía darle una oportunidad a Jaxon, y así, fortalecer ese matrimonio que la pelea había querido arruinar. Pero, tener a Justin a su merced, la volvía loca, y siendo sincera, deseaba que Jaxon se esfumara para ella poder estar con Justin todo el tiempo del mundo. Lo anhelaba tanto que si Jaxon se esfumase realmente, ella se sentiría culpable y a la vez, muy agradecida.

Sin darse cuenta, ella ya se encontraba recostada sobre la cama, con las piernas abiertas y Justin entre ellas, besando su cuello con suma sensualidad. Ella jadeó, le excitaba tanto ese hombre.

La temperatura comenzó a subir mientras ________ y Justin exploraban el cuerpo del otro, se sonreían y compartían miradas cómplices. Justin no podía permitir que ella decidiera detener la escena y querer irse a casa, por eso, la convencía con cada caricia y le daba ternura con cada beso. Aunque, ella no iba a irse, Justin no lo estaba haciendo nada mal.

Las caricias subidas de tono y la ropa en el suelo, a las once de la noche. Los jadeos y los empujes de cadera de _______, daban a la habitación, un toque demasiado salvaje. 

A Justin le gustaba.

Acabaron por meterse a la cama y cubrirse solo con la sábana, Justin no quería que ella se enfermara y mucho menos, que huyera. La mantuvo entre sus brazos mientras le susurraba sensuales promesas lujuriosas y le regalaba besos húmedos alrededor del cuello, la boca y la cara.

Cuando Justin estiró el brazo para buscar protección en la mesa de noche, _______ dudó. No estaba haciendo lo correcto y Jaxon le había explicado la situación de “engaño” que ella suponía. 

Nunca en su vida, había estado con otro hombre que no fuera Jaxon, en la cama. Y estar con Justin, le resultaba excitante, pero a la vez peligroso. Jaxon podía enterarse y ambos quedarían mal parados y con culpa por aquello. Pero, si Jaxon no se enteraba, ellos dos iban a tener la mejor noche de sus vidas.

Sin pensarlo más de una vez decidió quedarse allí, junto a Justin, dejarlo hacer lo suyo e inundarla de placer. Debía probar nuevas experiencias, entregarse por completo a alguien que no fuera su marido. Pero, creía en que el amor era lo que llevaba a la pareja a la cama, no solo la lujuria y el deseo. 

Volvió a dudar.

-¿Por qué me miras así?-preguntó Justin mordiéndole el labio.

______ largó un leve gemido y sin responder, besó a Justin con frenesí.

-¿Estás lista, cariño?

Ella asintió fugazmente y dejó que Justin le besara la punta de la nariz. Le sonrió sensualmente y él quiso dejarla jadeando durante toda la noche, le resultaba tan hermosa y deseable.




Se habían olvidado de cerrar las persianas de la habitación y Justin estaba muy agotado como para ponerse de pie y cerrarlas antes de que ________ se despertara. Tal vez, debía ser un caballero y cerrarlas para que ella siguiera durmiendo, al menos, media hora más, pero, ella era la culpable de que él no pudiera mover un solo músculo sin sentirse adolorido. 

¡Qué noche!-pensó mientras se frotaba los ojos. Era una maravilla en la cama, debían repetirlo.

Quitó el brazo de ________ de su cintura y se apartó de ella. Se sentó en el colchón y volteó a verla, estaba tan hermosa durmiendo, con el cabello despeinado y toda despatarrada sobre la cama. Al fin se puso de pie y cubrió el cuerpo desnudo de ______, con la sábana celeste. 

-Tan angelical te ves cuando duermes, y tan salvaje que eres despierta-murmuró observándola.

Cerró las persianas y desvió la mirada de ella. Entró al baño y tomó una toalla mientras empujaba la puerta con el pie, la cerró. No hizo falta que se desnudara, pues ya lo estaba. Abrió el grifo y dejó el agua correr mientras él se observaba al espejo y notaba las marcas que _______ había dejado en su cuello. 



Estiró un brazo y luego el otro, sin abrir los ojos, tanteó la cama para encontrar a Justin. No pudo tocar un solo músculo del hombre y pensó que él debía estar un poco más a la orilla. Rodó por la cama, aún sin abrir los ojos y cayó al suelo dándose un tremendo porrazo.

Justin se estaba secando el cuerpo, cuando escuchó el golpe de ______ contra el suelo. Preocupado y pensando que alguien había entrado a la habitación, salió cubriéndose con la toalla, para encontrarse a ________ sentada en el borde de la cama, cubierta por la sábana y tocándose la frente mientras repetía “auch” cada dos segundos.

-¿Qué ocurrió?-preguntó Justin abriendo las persianas.

Ella alzó la vista para encontrárselo cubierto solo por la toalla blanca. Él se acercó a ella y se sentó a su lado.

-Me caí de la cama.

-Ya veo-dijo Justin intentando no reír.


Ella lo golpeó levemente con el codo, para que él no se riera de lo ridícula que se veía ella admitiendo que había caído de boca al suelo.

-Oh, vamos, si es gracioso-le dijo mientras pasaba uno de sus brazos por encima de sus hombros-. ¿Cómo has amanecido, nena?

-En el suelo, ¿tú?

Justin rió antes de contentar:

-En la cama y bien-besó su mejilla-. Tengo que ir a trabajar.

-Quédate conmigo-suplicó ella y apoyó la cabeza en su hombro-. No quiero volver a casa.

-No puedo no ir, _______. Papá está de viaje y tengo tremenda pila de papeles que revisar.

-Malo.

-Hey, de eso nada-acarició su cabello-. Puedes quedarte aquí, si quieres, pero no creo llegar antes de las once de la noche y sería extraño que Jaxon llegara a casa y tú aún no.

-Si quieres que me vaya, solo dilo-dijo ella poniéndose de pie.

Se acomodó la sábana bajo los brazos y la sujetó con las manos, por debajo. Lo miró por un momento y luego dio la vuelta para meterse al baño. Al cabo de dos minutos, Justin golpeó la puerta y la abrió un poco, para asomar su cabeza y decirle a la chica de la ducha:

-No te estoy echando, solo decía, y ten en cuenta que puedes volver a visitarme cuando se te de la merecida gana.

Ella sonrió mientras se enjabonaba el cuerpo, pero, no respondió. 

-¿Estás viva? Vas a obligarme a comprobar si estás o no, detrás de esa cortina.

-Si, estoy viva, Justin. Ya puedes irte al trabajo.

-Que mujer más testaruda-murmuró mientras salía del cuarto de baño.


Rayita y Justin, lalala. Bueno, espero que les guste. 

HIDDEN LOVE [JUSTIN BIEBER Y TU]¡Lee esta historia GRATIS!