6

23.8K 1.2K 136


Se levantó rápidamente al sentir un ardor en su brazo.

Estaba en una camilla, con un catete de suero en su vena. Miro a su alrededor para confirmar que estaba en la enfermería.

El hombre canoso entro cerrando la puerta lentamente.

-Despertaste, íbamos a llevarte al hospital- se alegró un poco al escuchar eso, pues lo sacarían de ese lugar.- Pero la enfermera tenía todo aquí, así que no es es necesario- le sonrió sínico.

-Llamó a mi mamá?- le quedaba un poco de esperanza.

-Si- Liam sonrió internamente. –Para avisarle que tu no tendrías visita, estas castigado- sus ojos se aguaron.

-Estoy...con una aguja en mi vena y no quiere que mi madre venga a verme?- se le quebró la voz y comenzaron a salir lagrimas sin permiso.

-Las reglas son fáciles, obedeces... te premiamos, haces lo contrario...te castigamos- se recostó en la camilla y se cubrió el rostro, se hiperventilo mientras lloraba.

El tipo del campamento lo miro preocupado y llamo a la enfermera, la cual entro corriendo directamente hacia Liam lo reviso y le coloco una mascarilla para aplicarle oxígeno.

Liam aun lloraba en silencio, se mantenía boca arriba y respiraba aun agitado.

-¿Quieres que te diga un consejo?, compórtate, y saldrás más rápido, yo te ayudare- Liam lo miro con sentimiento, pero porque quería ayudarlo? –Tú me recuerdas a.... Mi hijo- le acaricio el cabello y Liam frunció el ceño.

El hombre se separó de él y salió algo pensativo de la habitación.



(***)



Viernes.



Día en el que se podían levantar hasta las 9am, despertó y lo primero que vio fue a una Rosy comiendo frente a él.

Había pasado la noche en la enfermería, pues así se lo habían indicado y gracias a eso Liam pudo dormir unas cuantas horas después de las 3am.

Rosy le sonrió al verlo abrir los ojos y se puso de pie a su lado.

-Dormilón, me agrada eso- acaricio su mano.

Liam aún mantenía la mascarilla en su rostro y se la retiro.

-Rosy, no veré a mamá- Ella lo miro con pena y lo abrazo.

-Yo voy a estar contigo Liam, mi padre tampoco vendrá, solo mi mamá- se separó de él y beso su frente.

Tal vez solo había sido una semana la que habían estado conviviendo, pero la conexión que había entre Rosy y Liam se estaba volviendo fuerte.

-No la veras?- ella negó.

-Para que ver a la mujer que me quiere quitar al hombre que quiero?- le sonrió.

Eran las 5 pm y los familiares de los demás chicos estaban afuera conviviendo, mientras Liam y Rosy reían dentro de la enfermería. Se contaban todo sobre ellos, sus miedos y hasta en eso coincidían.

Sus risas pararon cuando la enfermera entro sin tocar y los miro.

-Rosie?- Liam se sentó rápidamente en la camilla al escuchar el nombre de su mamá.

-Oh Rosy?- hablo la chica castaña a su lado.

-Exacto- los dos rodaron los ojos. –Tu madre está afuera –

-Dígale que se vaya, por favor- abrazo a Liam por la espalda, haciendo que la enfermera sonriera.

-Le digo que estas ocupada con tu chico- les mando una sonrisa coqueta, haciendo que Rosy soltara a Liam lentamente.

-Dígaselo- la enfermera asintió y salió de la habitación dejándolos solos.

-Ella va a, pensar que somos...- Liam vacilo un poco con la mirada baja.

-Y eso sería perfecto!- levanto un poco la voz, haciendo que Liam se girara a verla. –No te das cuenta? Si fingimos ser novios, van a creer que hemos superado esto...- 



Broken* 


Mamá, te deseo. 《Payne》¡Lee esta historia GRATIS!