Me despierto con los saltos de mi hermano  sobre mi cama.

-NOS VAMOS EN DOS MINUTOS-grita.

Miro la hora de mi despertador, sorprendiéndome de que no haya sonado. Las seis y media.

-Buen intento, Jamie-me vuelvo a acostar, pero él se tira a mi lado

-.Es que… no quiero tener que escuchar a Harry hablar sobre cómo va a conquistar a Rosie-Posie.

-¿Ya han llegado?-pregunto sentándome.

-¿Es lo único que has pillado? Tu estúpido primo Hufflepuff va a intentar liarse con tu prima, ¿y sólo pillas que están aquí?

-Tú siempre has odiado que vengan a Hogwarts, pero… ¿Qué más te da que se lie con Rose o no? Si ella no quiere, no le dejará.

-Me da que es mi prima idiota. Anda y baja ya.-dice y sale de mi habitación.

Harry y Petunia son los hijos de tío Dudley, se llevan seis años y este verano les ha llegado la segunda carta a Hogwarts.

Me cambio de ropa y me visto con el jersey que me regaló la abuela con una A mayúscula y unos vaqueros. Me pongo unas deportivas y bajo saltando los escalones de dos en dos.

En el salón mis padres, mis tíos y mis primos me saludan. Tras unos instantes alguien me pone una mano en el hombro y veo a mi hermano James entrando. Tras unos saludos el primo Harry nos arrastra hasta el comedor.

-¿Cómo lo hago?-dice al llegar.

El resto de Weasley le conoció cuando tenía tres años, al igual que mi hermano James. Venía en Navidad y en los cumpleaños de los Potter. Entonces, cuando entró a  Hogwarts y le llevaron a Hufflepuff se empezó a ensañar con Rose. Le empezó a insultar… hace dos años que Rose empezó a dejar de comer. Ha acabado varias veces en San Mungo por ello. Empezó a adelgazar muchísimo, entonces Harry se interesó en ella.

James abrió la boca para decir algo pero la cerró.

-No sé si… si serás capaz-dice.

-Soy un Hufflepuff, la casa de los valientes.

-Leales-toso.

-Bueno…-sus ojos le delatan, tiene la misma mirada que cuando le dijo a Lily que podía atravesar la pared del andén 9 y 3/4 cuando quisiera- Tienes que irte por las ramas, pasa de ella en todos los sentidos, ve despacio. Muy despacio-dice James.

Ahogo la risa con tos cuándo se van. Entonces subimos a despertar a Lily, que habla en sueños.

-Oh, Scorpius…

-Te quiero, eres mi Luna-dice James imitándole, haciendo que Lily abra los ojos como platos.

-FUERA-nos echa de su habitación.

Bajamos a la cocina y desayunamos.

*UNA HORA DESPUÉS*

Subimos al coche tras acabar de hacer las maletas.

-Parece increíble…-empieza James- Que siendo Potter y Weasley el único que no irá a Slytherin este año soy yo.

-Molly es Weasley y Hufflepuff-dice Lily

-Pero ella es de tío Percy, perfecta y tal… No cuenta. Siguiente.

-Lucy-digo yo- es Ravenclaw

-Mismo motivo, siguiente.

-Victoire-dice  mamá- fue Ravenclaw también.

-Pero ella… no vale-dice mi hermano.

-James, sois los tres hijos míos, ¿no? Así que sois los tres Potter.-lo calla mi padre.

Llegamos a la estación y veo a Vic y a Louis con tío Bill. Dominique y tía Fleur están en el aeropuerto.

Tras los saludos entramos Louis y yo en el andén y vemos a tío Ron y tía Hermione. Hugo corre a encontrarse con Lily.

Tras los saludos tía Hermione nos cuenta que Rose se ha ido directa al fondo y la han perdido de vista. Entonces  mi madre empieza a llamarla a grito pelado y aparece entre la gente llorando y con algo entre las manos.

-¿Qué es eso?-pregunta Lily con un tono extraño.

-Esto… nada-dice secándose las manos y escondiendo la tela roja tras su espalda.

-¿Nada, Rosie-Posie?-dice Teddy detrás de ella- y creo que es…-se la quita de las manos y la extiende delante de su cara, para volver a aparecer detrás de ella- una preciosa camiseta de golpeador de tu tío Fred, ¿me equivoco?

-Trae-dice ella sonriente, mientras se la quita de las manos-. No, no te equivocas. Así que, si te parece, le dices a todo el mundo que está en  mi poder, Sullivan-le llamaba así porque siempre lleva el pelo aul.

Entonces nos vamos, ella sonriendo, a buscar a Scorpius. 

The New Golden Trio _Pausada¡Lee esta historia GRATIS!