CAPITULO 60

1.5K 79 14

Me giré y vi a Javi. Iba vestido con unos panatlones vaqueros cortos de chico, una camisa blanca y unas Vans rojas. Se acercó a mi.

-Que guapa _____

-Gracias, y tu no te quedas atrás

-Gracias, bueno... ¿vamos?

-Claro

Apreté el botón de la planta principal y en menos de 1 minuto, llegamos. Salimos del hotel hasta la playa. Pude divisar una manta en la arena muy cerca del mar con una velas en las esquinas de la manta.

-Siéntate-me dijo Javi y me ayudó a sentarme. Él me rodeó por detrás y se sentó a mi lado en la manta.

-Es muy bonito-dije mirando el horizonte.

-Si

De repente noté como se movía y me miraba, pero yo no le miré y simplemente seguí mirando el horizonte de tonos morados y rosas. Él agarró, sin mucha fuerza, mi mentón haciéndome girar hacia él.

-______

Yo sabía que algo malo iba a pasar. Sabía que esto no iba a ser una "cita de amigos", si no algo más.

-Te amo

Esas palabras... Él comenzó a acercarse lentamente hacia mí, a lo que yo tardé en reaccionar. Hasta que no posó su frente contra la mía y estuvo a punto de besarme, no reaccioné.

-Javi

-Shhh-dijo poniendo suavemente un dedo en mis labios para que guardara silencio.

-No esto no está bien-dije posando mis manos en su pecho para apartarlo de mi, pero él agarró mis manos con más fuerza.

-He dicho que no-dijo y pude notar como la rabia se apoderaba de él.

-Para por favor, me haces daño-dije a punto de llorar.

-_______ no llores

-¡Suéltame por favor!-dije elevando mi voz. Él se levantó y de un tirón de brazos también me levantó a mí.

-Jamás-dijo y me tiró a la arena para después caer sobre mí y agarrarme de las muñecas fuertemente para evitar que me moviera.

-Para por favor-dije sollozando.

-No-respondió de la manera más brusca que podía existir- entiéndelo, ese tal supueto engreído niño de mamá al que llamas novio, jamás te querrá de la manera de la que te quiero yo, es más, él ni te quiere y ahora que está de gira, no voy a dejar pasar la oportunidad. Él ya no está, recuérdalo.

Tras decir estas palabras se levantó, cogió la manta tirando a la arena las velas que después de pocos segundos sopló para evitar el fuego. Empezó a caminar hacia del puente de madera y justo antes de poner un pie sobre este, se giró y me miró para volverse a girar y seguir caminando.

-Louis...-dije su nombre y miré al cielo, luego al horizonte y seguidamente volví a mirar de nuevo al cielo hasta dejar caer mi mirada al suelo.

Comencé a caminar descalza por la arena con las sandalias en las manos y dejando que la arena quedara mojada por un sustancia salada que brotaba de mi ojos. Caminé por el camino de madera, y en una pisada me clavé una astilla, pero ya todo me daba igual. Notaba la astilla clavarse cada vez más y más adentro de mi piel, dejando un pequeño rastro de sangre tras mí.

**NARRA NATALIE**

-Megan

-Dime-dijo la rubia.

-Esto es un sueño-dije y me tiré de espaldas a la cama de nuestro hotel de California.

-Ya hija ya, esto es más que un sueño, es un sueño hecho realidad

¿Crees en los sueños? || Louis Tomlinson ||¡Lee esta historia GRATIS!