Harry tomo el pomo de la puerta y giro de esta, no quería entrar, se negaba. Por un momento quería regresar a la sala y echarse de nuevo en el mueble que se encontraba hace unos momentos echado y seguir pensado todo el suceso que sucedió en hoy día. Pero era ahora o nunca. Necesitaba hablar con ellos, quería disculparse con ellos, necesitaba quitar ese peso que tenía en sus hombros. Toda esa tensión que tenía.

Y sin más rodeos, el de ojos verdes empujó la puerta lentamente sin hacer ruido. Sé asomó y todo el lugar se encontraba  a oscuras y en sumo silencio. Las dos silueta de sus  hijos recostadoso en el gran colchón que estaba abajo de ellos, conmovió algo dentro de el. No se había dado cuenta que uno de los menores aún no se encontraba dormido, a estás horas. Abrió la puerta por completo, dejando que la iluminación del pasillo entrará a toda la habitación, molestando al menor que se encontraba despierto.

Harry se sorprendió ver a uno de sus hijos despiert a estás horas. Creyó que tal vez los encontraría dormidos.

-¿No puedes dormir Noah?- pregunto el rizado, su voz había salido temblorosa y nerviosa. Nunca creyó encontrarse así de débil frente de ellos.

El menor se llevo por sorpresa la presencia de su padre. Regresó su mirada hacia su padre quien se encontraba encorbada y mirando hacia el, con una manojo de nervios. Noah nunca creyó ver a su padre en esa postura. Ese no era su padre. Su padre era la persona más fuerte, no mostraba sus sentimientos con su cuerpo como ahora. La persona que tenía frente en sus ojos, era desconocida para él.

El menor dejo de observar a Harry y decidió por responder a la pregunta-: No tengo sueño Harry...-su voz había sonado tan fría.

Harry recibió con sorpresa la respuesta de su hijo. Le dolía la manera en como le respondió, le dolía la manera que lo llamo por su nombre y le dolió la manera en como solia mirarlo, indiferente. Lo estaba lastimado y mucho.

-Noah...-dice Harry, su voz sonaba tan destrozada. Temía decir algo más y que el niño respondiera tan indiferente. Temía a perder a su hijo. Temía a todo en ese momento.

Por un momento Harry pensó en Louis, arrebatando sus hijos de sus manos, sonriendo victorioso hacia el. Sabía que había ganado, Louis siempre gana. Un escalofrío atravesó por todo su espalda. Sacudió su cabeza, dejando ese pensamiento en un rincón de su mente. Decidió no volver pensar en eso. Lo dejo pasar.
Se adentró a la habitación, Noah lo regresa a ver y su mirada decía muchas cosas, temor, tristeza e irá. No quería tener cerca a su padre.

-Noah, amor- comenzó hablar el mayor. Se encontraba a unos pasos cerca de donde estaba el niño- La verdad no sé cómo comenzar decir lo que siento en estos momentos- dice con un hilo de voz- La verdad es que no sabes lo cuán molesto estoy conmigo mismo y por todo lo sucedido- cerró los ojos por un momento y después los abrió. El menor noto un brillo en sus ojos, que supo al momento que significaba una cosa- y la verdad es que no tengo palabras para decirte lo cuánto lamento deber actuado así frente suyo. No sabes lo cuán mal me siento. No tienes idea como quisiera remediar todo este asunto Noah.

El menor miraba con atención a su padre, no sabía si creerle o no. Era tan confuso. Harry dio un par de pasos más, quedando más cerca del niño. No se había dado cuenta que se había quedado sin aire, así que tomo una bocanada de aire y la dejo salir. Su respiración era irregular. Toda la tención que tenía en sus hombros no desaparecía aún, faltaba algo.
Noah volvió su mirada hacia su hermana, que se encontraba plenamente dormida. Necesitaba de ella ahora, pero era ahora de enfrentar las cosas por el mismo. Siempre ha dejado que Marinett que hable por él, y esta vez ella no estaba. No le quedaba de otra.

-Noah...di algo...-Harry dice, en susurro.

-¿Qué quieres que te diga padre?- dijo incrédulo el menor, volviendo la mirada hacia Harry. La desesperación y ira estaba sobre el menor. Se sorprendió así mismo escucharse como le respondió a su padre. Ese no era el.

My twins | l.s | (M-PREG)¡Lee esta historia GRATIS!