Maldita vida

29 3 3

-          ¡Mamá, que te ha pasado!- la digo mientras me tiro al suelo, a su lado.

-          Sophie- dice sollozando y con una mano en la cabeza- ha sido… ha- dice antes de desmayarse.

-          ¡Mamá, despierta!- digo lo más asustada que he estado en mi vida.

La cojo y la llevo al salón. Creo que lo mejor es dejarla en casa y que me cuente quien ha hecho todo esto. Si la llevo al hospital harán muchas preguntas y por supuesto quiero yo misma matar al que le ha hecho esto a mi madre.

Una hora después…

-          Sophie… - oigo en un hilo de voz.

Me dirijo al salón y me encuentro con mi madre. Se encuentra levantada y un poco perdida. Se le ve en los ojos. Quien cojones le ha podido hacer esto.

-          Mamá ¿Qué tal te encuentras?- la digo mientras voy a por un poco de alcohol y algodón para curarle la brecha que por qué me han enseñado en la clase de primeros auxilios que cursamos en el último año es superficial.

-          Bien, hija. Un poco aturdida, pero bien- dice mientras se levanta.

-          Mamá ¿Quién te ha hecho esto?- le pregunto lo más tranquila que puedo, pero en realidad me subo por las paredes.

-          Prométeme que si te digo quien ha sido, no le harás nada, sino no te digo nada - me dice esperando mi  respuesta.

Muy fuerte hasta mi madre ya me chantajea. Pero qué familia de locos en la que vivo.

-          Te lo prometo- cruzando los dedos por detrás de la espalda.

Que se lo cree ella. Quien haya hecho esto la va a pagar y bien. No saben quién es Sophie.

-          Ha sido Bradley- dice mi madre asustada, por como yo pueda reaccionar.

-          ¿Cómo? ¿Qué?- dije sin poder creérmelo.

Mi propio hermano ha hecho esto. No es posible. No puede ser. Es mi hermano. Bradley…

-          Mamá ¿Estás segura?- le pregunto rezando para que haya sido todo una pesadilla.

-          Sí, Sophie

-          ¿Por qué?- digo mientras se me cae una lágrima, que pasa por la mejilla y llega a los labios.

-          Tu hermano se puso como loco- dijo mientras se incorporaba y se ponía de pie- fue después de una llamada de tu padre, que le decía que este fin de semana no podía pasarlo con él, porque se iba con Samantha, su secretaria, a los Hamptons para celebrar sus 5 meses de relación- dijo mi madre empezando a llorar.

Que hijo de puta pensé para mis adentros. No se lo dije porque bastante tenía ya, como para que yo le recordara que su marido, la dejo por una fulana.

-          Intente tranquilizarle, pero me dijo que todo lo que le estaba pasando era mi culpa- dijo mi madre sollozando y bajando la cabeza.

-          Mamá, ya sabes que estaba cabreado y lo dijo sin pensar ¿No?- le digo a mi madre para que sepa que ella no es la culpable de nada.

-          A veces Sophie, no estoy segura- me dice y me mira directamente a los ojos- ¿Tan mala madre soy?

Que mi madre se esté planteando que es una mala madre, me duele en el corazón y mi hermano la va a pagar con creces. Ya lo creo que sí. Nunca había sentido odio hacía mi hermano, pero el odio es un sentimiento que cada día estaba más presente en mi vida. Hacía él, James, mi padre, un padre horroroso, que todo esto es  culpa suya.

Tú y tus besos cambiáis mi mundo¡Lee esta historia GRATIS!