Capítulo 1: El humo que respiro

“Hace mucho tiempo existía una lucha continua entre la luz y la oscuridad, los forths eran los seres inmortales que luchaban por el bienestar de los humanos corrientes, se podía saber quién era un forth porqué tenían unas flechas, depende de cuántas flechas tenían podían manipular los elementos de la naturaleza: si tenían 1 manipulaban la tierra, 2 el agua, 3 el aire, 4 el fuego, pero si el individuo tenía 5 indicaba que era hijo/a de uno de los seres más poderosos, los de 5 podían manipular todos y cada uno de los elementos. Los seres que luchaban por el mundo del caos eran los gloom. El líder de los forths era Brian, el ser más poderoso del mundo,el líder de los gloom era su ex-compañero Hugo inmortal al igual que los forths había descubierto el secreto de como matar a los forths, para descubrir esa técnica tuvieron que pasar más de 130 años, en ese transcurso de tiempo, Brian tuvo una hija a la que decidió llamar Ginger quién pelearía por la felicidad de los demás y sobretodo por la suya. En la mañana de su 16º cumpleaños, Brian decide llevar a Ginger a dar una vuelta por el reino de las almas perdidas, en él cuál encuentran a Hugo con un arco y flechas, pero había una que resaltaba, una flecha de oro con la punta de metal. Cómo venganza hacia Brian, Hugo lanzó la flecha hacia Ginger pero su padre se interpuso y murió. Ginger estaba destrozada, robó el papel en el cuál Hugo había apuntado la fórmula y lo quemó, en menos de 2 días el reino de las almas perdidas había sido destruido por la misma Ginger.”

Despertarme siempre fue un gran logro, pero hoy me siento con más pereza que de costumbre. Vivo con Megan y Zoe, mis mejores amigas, las tres somos forths, aunque ahora al poca gente que nos recuerda lo hace y piensa lo peor de nosotros, creo que ahí tengo una parte de culpa, bueno, toda la culpa de que piensen eso es mía. Todos mis amigos somos forths, ninguno de nosotros tenemos padre ya que murieron el día que Hugo y sus sombras atacaron “El reino de la almas perdidas” y mataron a todos y cada uno de los adultos, sólo nos dejaron a los niños/adolescentes. Volvió a sonar el maldito despertador por quinta vez esta mañana, algo me decía que era tarde, decidí levantarme, me puse mis zapatillas y caminé hacia el pasillo, en el cuál veías a Zoe corriendo de un lado a otro y desde el pasillo dónde estaba yo, se podía ver en el primer piso a Megan, en uniforme leyendo un libro:

-¡Gin! ¿Que haces todavía en pijama?- dijo desesperada con un tono irritante

-Recién me levanto Zoe- dije yo más fresca que una lechuga (por lo que le dije ya que estaba más dormida que otra cosa)

-¿¡Cómo!? ¿En serio?- asentí- ¡Cómo puedes ser tan irresponsable Gin!- dijo bajando, empezó recoger toda la ropa que había tirada por las escaleras- Y tú no te quedas atrás- dijo mirando a Megan- ¿Me hablas a mí?- dijo Megan

-Si Megan te hablo a ti- giró su cabeza a la mesa y vio que no había nada servido-¿Has desayunado?- Megan negó con la cabeza- Dios mío, que habré echo yo para merecer vivir estas vagas- dijo mientras seguía recogiendo ropa del piso- ¿¡Qué haces allí!? ¡Vete a cambiar! No te duches, ahí si que no llegamos- rodé los ojos, y me dispuse a entra a mi habitación, me quité mi bata y me quedé en mi camiseta de tiras color negro y unos shorts de pijama, me acerqué a la ventana y la abrí, pude sentir la brisa y me sentí completamente libre, y sobretodo bien, entré a mi baño y me lavé la cara y los dientes, me acerqué a mi mp3 con sus altavoces y al ritmo de Nirvana empecé a vestirme. Nuestro colegio es para pijos, y sí, la gente se pregunta cómo unos chicos sin padre pueden vivir tan bien, y es verdad, tenemos una casa de 2 pisos, con piscina, cada habitación tiene baño propio, usamos la mayoría de tiempo ropa de marca, y lo que pasa es que todos tenemos mucho dinero por parte de nuestros padres y por la almas que vendemos a Lindsey, mi tía, fue la única sobreviviente al ataque de Hugo, ya que no estaba en el “Reino de las Sombras”, ella nos paga por cazar a las almas que vagan por el mundo de los humanos. Me puse el horrible uniforme, falda de cuadros escoceses, una camisa blanca y una corbata, pero como a mi no me gustan decidí ponerme una pajarita, cogí mi bolso/mochila y bajé, desde arriba se podía escuchar a Zoe gritando:

-¿Cómo se te ocurre hacer eso?- decía Zoe

-¿Qué pasa?- dije

-¿Ves normal que se ponga a gritarme solo porqué he metido la mano en la caja de cereales y me he comido un puñado?- respondió Megan, solté una risa

-Bueno, da igual llegaremos tarde- sonó un claxon, era Jack, mi mejor amigo, alto, ojos verdes, muchos tatuajes,rubio, una pequeña (gran) afición por las chaquetas de cuero, la mejor persona con la que me haya podido encontrar. Salimos, las tres

-Hola bombones- dijo Jack regalándonos un guiño

-No seas imbécil- dijo Zoe, siempre se pone nerviosa al verle, ya que está completamente enamorada de él, si él lo estuviera de ella... Me senté en el copiloto, ella se sentó detrás con Megan, lo malo de Megan es que se aburre muy rápido, y si fuera por ella iría al colegio a pie, os preguntareis cómo, ya que el colegio está a 2 horas caminando, y solo a 40 minutos en coche, nosotros los forth tenemos una velocidad mucho más rápida de la que puede alcanzar cualquier coche y la misma que la de un coche de carreras, los forth estamos hechos para cazar a todas la almas y sobretodo para defendernos de los gloom.

-Gin- dijo Jack- Mañana es tu cumpleaños, ¿Cuántos van?

-150- dije (Curiosidad: somos inmortales, cada 5 años yo y el grupo de 6 amigos nos mudamos de país o de ciudad)- sonrió, por el espejo retrovisor pude ver la incomodidad de Zoe, la quiero mucho pero según ella Jack y yo tenemos algo que él nunca va a tener con ella

-¿Que quieres de regalo?

-Nada, solo nuestra fiesta anual con los del instituto y luego pasárnoslo bien en mi casa pero sólo los 6, nadie más- me giré y le pregunté a Zoe- ¿Vas a traer a alguien Zoe?- Jack se rió y dijo: -Pero que preguntas haces Gin. Está claro que no va a traer a nadie, es Zoe

-Pues sabes qué Jack, para tu información sí, si voy a traer a alguien

-¿A si? ¿A quién?- preguntó Jack en tono desafiante

-No es de tu incumbencia-llegamos al instituto, en las escaleras del instituto estaba Nade con Charlie fumando fuera, Zoe salió rápido del coche, y caminó rápido hacia ellos

-¿Sabes que le pasa a esa?- preguntó Jack, pude escuchar la puerta de detrás abriéndose con calma, Megan estaba saliendo y se fue en la misma dirección de Zoe

-No sé, ya sabes, es rara. ¿Vamos?- asintió y nos bajamos, al caminar nosotros la gente se apartaba, nadie se interponía en nuestro camino, éramos los populares, lo que podían hacer lo que querían ya que nadie les criticaba, pero ellos no sabían el vacío que teníamos todos por la falta de nuestros padre, llegamos a las escaleras, Nade le dio una calada a su cigarro y no saludó

-¿Que pasa?- dijo

-¿Me das?- le respondí

-Oh- dijo tocándose el pecho- Eso duele, ni un simple: Hola Nade, ¿Que tal estás?, vienes directamente al vicio- dijo con una sonrisa en la cara, todos se rieron, me senté en sus piernas, y le di un beso en la mejilla

-Hola Nade, ¿Que tal estás?

-Muy bien Gin ¿Y tú?

-Igualmente, ¿Me dejas un cigarro?

-Ten- dijo dándome el que tenia en la mano, le di una calada y me retiré de sus piernas y me senté en el escalón más alto, escuché a lo lejos a unas chicas cuchicheando sobre un nuevo chico, me quedé con la intriga:

-¿Habéis oído sobre el nuevo chico?

-Sí- dijo Charlie- Antes cuándo estábamos aquí sentados escuchamos a la gente hablar de ello, dicen que está muy bueno y que es muy discreto

-No creo que esté tan bueno cómo nosotros- dijo Jack

-Seguro que no- dijo Zoe en tono de burla

-Mira- dijo Megan, se dirigía hacía nosotros, bueno de verdad se dirigía hacia el instituto, alto, ojos azules perfectos, cabello marrón, nariz perfecta, labios deseables, cuerpo de escándalo, era el centro de todas las mirada y eso no nos gustaba, sobretodo a los chicos, ya que todas las chicas de fuera de nuestro grupo se mueren o por Jack o por Nade, pero había algo distinto en ese chico, algo distinto que hizo que no pudiera apartar mis ojos de él, no sabía el que.

Forth Today¡Lee esta historia GRATIS!