Capítulo 9: ¡Juguemos a transformarnos! ¡El que lo haga mal se muere!

126 19 0

Capítulo 9: ¡Juguemos a transformarnos! ¡El que lo haga mal se muere!

-¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!

-¿¡QUÉ RAYOS ME PASÓ?!

Me puse a gritar como toda una histérica. Los demás simplemente no hicieron nada.

No, en serio: no hicieron nada. Ni siquiera mover un músculo. Ni siquiera veía ninguno de sus pechos subiendo y bajando por la respiración. No respiraban, y tampoco se veía que estuvieran tratando de hacerlo, como si no lo necesitaran. De hecho, no había visto a ninguno hacerlo, en los minutos en los que los he visto. ¿Tal vez una de las ventajas de ser un espíritu de viento?

Grité aproximadamente durante otros cinco (y enteros) minutos.

Y aun así seguía sin querer comprender del todo lo que me estaba pasando en ese momento, o en lo que me había convertido.

-Yo….yo….yo…. ¿s…soy una de….de….ustedes?

Sí, lo tartamudeé. Si hubiesen estado en mi lugar, tampoco podrían pronunciar ninguna palabra correctamente.

 -Lo dices como si fuese algo malo….

Dijo Aldercy, con un poco de tristeza en la voz.

-¿¡Entonces sí soy una de ustedes!?

-¡Oye! ¡No fue nuestra culpa! ¡FUE LA TUYA! ¡TÚ TE ACERCASTE A ADRIANE POR VOLUNTAD PROPIA! ¡FUE TU ESCENCIA VITAL LA QUE ATRAJO AL KLARTT DE ADRIANE!

Me gritó Afton.

-¿Eeeehhhh? ¿Mi esencia vital? ¿Kla….qué?

-¡Eso no importa ahora! ¡TRANSFÓRMATE AHORA, CON UN DEMONIO!

Eso vino de parte de una histérica Adriane que me estaba jalando el brazo.

-¡¿Y cómo se supone que debo hacerlo?!

Yo también me puse histérica.

-Sólo sigue mis instrucciones.

-Ok

-Cierra los ojos

-Listo

-Deja de responderme cada vez que hablo

-De acuerdo

-Dije que dejaras de hacerlo

-Lo haré en cuanto dejes de reclamarme por hablar

-OK

-Ok

-¡PARA DE HABLAR!

Esa vez no le respondí nada. Ella suspiró.

-Bien. Ahora tienes que dejar atrás a tu forma humana.

Eso hizo que abriera mis ojos completamente.

-¿¡Qué?! ¿A qué te refieres?

-Debes de dejar de respirar por cinco minutos seguidos, para que tus pulmones se marchiten y puedas respirar bien.

-¿Disculpa? ¡Los pulmones son para respirar!

-No en nuestro mundo. Nuestra piel respira, inhala y exhala aire, todo el tiempo. Yo no tengo pulmones, ni ninguno de ellos.

Dijo Aldrick, que se había quedado demasiado callado.

-Si dejas de respirar tanto tiempo, tus pulmones se darán cuenta de que ya no son necesarios y se contraerán, se doblarán, y se pudrirán en tu interior hasta que quede una masa irregular que luego será expulsada por tu aparato digestivo en aproximadamente dos horas.

Como ya adivinaron, eso lo dijo Alanson.

-¿Mi qué hará qué?

Anat y Ajmal rodaron los ojos al mismo tiempo que fue un tanto escalofriante.

-Tus pulmones van a dejar de ser pulmones.

Dijo Ajmal, y luego Anat continuó:

-Y tu ya no vas a tener pulmones nunca jamás

IMDLC

WIND (VIENTO)¡Lee esta historia GRATIS!