Desperté.

Había transpirado mucho en la noche, soñando con Harry y por momentos Juliet aparecía. Imaginé tras esta manta llamada sueño, mi manera de proseguir un futuro beso con Harry, pero no hubo tal beso. Fue un abrir y cerrar de ojos, donde Harry ya no estaba y sentí la misma furia que la primera vez que amagó con besarme, lo hizo otra vez, usaba como papel higiénico, mis sentimientos. ¡Y tenía muchas ganas de besarlo ayer!

Era temprano en Nueva Orleans, el Sol apenas podía calentar la acera en la calle, existía ese viento del Sur que traía olor a verano y refrescaba cuando se iba; una hermosa mañana para estar en el jardín de esta casa y desayunar. Tomando un té y unas tostadas, mirando hacia la cerca. Esa casa abandonada, juraba que alguien siempre estuvo ahí, observándome, como la primera vez. Sentía unas irresistibles ganas de acercarme y comprobar que estaba en lo correcto, ¿Sería la casa de Harry?

-Buenos días—Me dijo Bárbara, pasó detrás de mi y tomó asiento, sirviéndose Té, sentí que me miraba y luego giró su cabeza siguiendo mi vista, la casa—Dije buenos días.

-Buenos días—Dije sacudiendo la cabeza, mis ojos jugaban con volver a ver la casa, de a momentos.

-En esa casa no hay nadie.

-Harry, tal vez—Reí irónica.

-Ayer volviste temprano y sin un rasguño. ¿Qué pasó con Harry?

-Amagó un beso, no imaginas cómo quería besarlo y a la vez abofetearle su bello rostro.

-¿Le gusta jugar?—Bebía su té.

-Sabes… me gusta Harry, pero ayer Juliet me dijo que sabría que hacer, y no lo sé. Sólo siento que debo alejarme. Siento eso, me veo yo corriendo para alcanzar algo colorido, y Harry detrás de mí, oscuro… sus ojos delineados—Barbara me miraba seria mientras yo me profundizaba en detallar a Harry—sus ojos verdes delineados, así me cautivan, una especie de hipnotización para que me quede a su lado, sus brazos marcados con tinta y bien trabajados, su playera negra, y sus vaqueros oscuros también, unas botas también pertenecientes a la oscuridad, y algunas perforaciones en su cuerpo.

-Harry es así, tiene todo aquello. Como si fuera parte del grupo de nuestros amigos, ¿No?—Rió. La miré seria.

-Eso mismo. ¿Harry será así o se aparecerá así para mí?

-¿Qué dices Janis? No vuelvas a perder la cordura, amiga tus ideas son tan altas, deja la película.

-Es increíble que a esta altura, no creas en mí. Harry no es el chico normal que te cruzas usualmente, Harry es especial.

-¿Lo especial es bueno?

-Creo. Creo que lo es. Harry no es malo, Harry quiere marcar miedo, eso quiso conmigo siempre, será su modo de atracción.

-¿Su modo de qué?—Rió mientras me robaba mis tostadas.

Obsession (Harry Styles)¡Lee esta historia GRATIS!