No puedo decirte lo que me gustaría decirte.

201 4 0

Capítulo 1.

-No..No..¡Para¡ Déjame en paz..Para por favor..

-Shh...

No puedo parar de llorar, estoy atada, y me cuesta respirar.

-Porfavor..Para.. ¡Ayuda! ¡Socorro!

Nadie me escucha. Estoy sola en esta habitación oscura con un...

-¿Nati? ¿Qué te pasa?-me dice Gabriela, preocupada.

-Otra vez..Con lo mismo..Ya sabes.-la respondo.

Desde que sucedió "eso", no puedo parar de tener pesadillas, llevo días sin dormir, y no se qué más hacer.

-Bueno, hoy voy a intentar que te olvides de todo...¡Fiesta!- me dice Gabri, gritando en todo el vagón del metro.

-Vale..Sh..No grites- la digo, riéndome.

En un abrir y cerrar de ojos, estamos en la entrada de la discoteca. Hay mucha gente, de todo tipo..Altos, bajos,  rubios, morenos, pelirrojos..Hay para elegir.

-Hola, buenas, estamos en la lista.-dice Gabri. - A nombre de Gabriela Sánchez.-añade.

En un pis pas, bailamos como locas en la pista de baile.

Hay un grupo de chicos que no nos paran de mirar. Hay que admitir que son bastante atractivos..

-¿Quiéres ir?- me pregunta Gabriela gritando.

Me señala a ese grupo, y yo muevo la cabeza negando.

Ella se encoje de hombros y sigue a su ritmo. Moviendo caderas y culo. Algo de brazos y piernas..Y yo igual.

-Vamos a beber algo anda..Que estoy sofocada.-digo.

Nos dirijimos a la barra, y pedimos un vodka con naranja.

-Está buenísimo..

-Si..- afirma.

Brindamos y seguimos bailando.

Miro a los lados a ver si veo a alguien que me resulte familiar...Nada. Sigo bailando y mirando. Mi mirada se cruza con la de un chico. Es alto, y con el pelo castaño. Desde lejos no se ven sus ojos, pe ro se aprecia que son color  océano..Son realmente bonitos hasta en la oscuridad.

Nos seguimos mirando, segundos que parecen horas.

Tendrá...17 años. No estoy segura. Solo se que me gusta, y que yo sigo bailando sensualmente.

Espero que os guste el primer capítulo de "no puedo decirte lo que me gustaría decirte".

Espero vuestros votos para ver qué tal va, y comentarios :3

Capítulo 2.

Esos ojos me imnotizan. Veo que se acerca a mi. Intenta apartar a alguna que otra persona, ya que esto está lleno. Le veo..Sí..Cada vez más cerca.

-¡Eeey! Ven, te quiero presentar a alguien..

En instantes de segundo, Gabri me lleva a la otra punta de la discoteca, y pierdo de vista a ese chico.

-Tia, ¿qué haces? Estaba a punto de conocer a alguien-la digo muy seria.

-¿Enserio? ¡Mierda!- dice. lamentándose.

-Esque joder..

-¿Vamos a buscarle?- me dice.

-No creo que le encontremos..

-Vengaa...¡Vamos!- me vuelve a cojer del brazo, y enseguida nos ponemos a buscarle.

-Por cierto Nati..¿Cómo es?

No puedo decirte lo que me gustaría decirte.¡Lee esta historia GRATIS!