Capítulo 4 - Vacaciones Navideñas

143 9 2

Brian no olvidaba la mano cálida de Ethan sobre la suya. Ese momento le venía a la mente siempre, interrumpiendo lo que estuviera haciendo. Algo sentía dentro de él intensamente cuando lo recordaba. Desde los encuentros incomodos que tuvo con él le atrajo algo de ese chico, pero hasta el día de hoy no se había intensificado tanto como ahora. ¿Y ahora qué? ¿Qué se supone que deba hacer? Ethan era sólo un compañero de clases, muy amable con él por supuesto. Nunca ha visto tratar a los demás del curso así, es más siempre se la pasaba con él más tiempo que con los demás ¿Acaso eso quiere decir algo?

Durante el semestre ambos siempre se unías para hacer las tareas. En las horas libres, en el almuerzo en la universidad siempre se juntaban, iban a la universidad y regresaban a su ciudad juntos. Quizás Ethan considera a Brian como su mejor amigo por eso pasan tiempos juntos el mayor tiempo en la universidad. Ethan confiaba mucho en él. Le había dicho a Brian que nunca tuvo un mejor amigo en su infancia, alguien en quien confiar. Eso explica el aprecio que le tiene solo que no entendía por qué lo miraba de reojo en algunas ocasiones cuando están juntos. Brian no sabe si eso lo que siente es porque también aprecia a Ethan como amigo o estaba enamorado. Era diciembre y el frio impregnaba la ciudad. Brian ya había salido de vacaciones navideñas y estaba contento de que por fin podía despegarse de un libro de matemáticas.

(Toc Toc) La puerta del baño sonó. Era la madre de Brian — Brian apúrate llegarás tarde. — Ella es una mujer de estatura media, delgada, con ojos de color avellana y cabello liso, color castaño claro de un largo hasta los hombros. Tiene alrededor de 50 años y aún no se mostraban arrugas en su piel blanca bien cuidada. Es la vice presidenta de una empresa que se encarga de publicar una revista sobre decoraciones de hogar y diseño. A causa de esto se la pasaba poco tiempo en su casa, se dirige a su trabajo muy temprano y regresa en la noche. Muy pocas veces cambiaba su rutina laboral.

— Ya salgo

— Bien, cuídate. Me tengo que ir, tengo una reunión y voy tarde. Tu comida está servida ¡No lo olvides!

— Esta bien — Brian terminó de ducharse, se vistió, agarró su plato de comida y se sentó en su cama a ver la televisión mientras tanto. Él comparte cuarto con su hermanastro mayor, Adam. Es un chico alto, moreno y de complexión gruesa. Los dos no se la llevan bien y no se hablan, la verdad su hermanastro no vivía allí, pero por holgazán lo echaron de su trabajo y no tenía con que pagar la renta así que se mudó allí, por eso no se tratan. Desde que llegó se instaló en la habitación de Brian y usaba sus cosas sin su permiso y casi siempre las devolvía todas destruidas. El chico por suerte no estaba en casa.

(Ring-Ring)

— ¡VOY! — Gritó Brian, había quedado con Ethan para jugar videojuegos. Caminó hacia la puerta y dejó pasar a Ethan y lo saludó.

— He traído algunos juegos. No sabía que tipos de juegos te gustaban así que traje varios.

— Genial

***

Ambos toda la tarde jugaron videojuegos, disfrutando de las vacaciones navideñas pues estando en semestre no disponían de un tiempo libre que disfrutar, estudiar ingeniería es complicado. Brian prefería los juegos de aventura mientras que Ethan las de deporte. Se hallaban sentados en 2 puf verde lima en la habitación de Brian con un tazón de cotufas y bebidas gaseosas en medio de estos. Pausando el juego Ethan se levantó diciendo:

— Ya vengo, tengo que ir al baño… No hagas trampa. — Ethan regresó al momento y se sentó nuevamente a jugar. Mientras jugaban Brian le pregunta a Ethan:

— ¿Qué pensabas de mí antes de conocerme?

— ¿A qué viene esa pregunta?

— Es que… No importa, olvídalo. — Respondió Brian. Ambos seguían pendientes del videojuego.

Sentimientos Ocultos¡Lee esta historia GRATIS!