Capitulo 7

1.7K 43 2

Narra Marina
Me levante a las doce y media, estas tres no estaban y tenia una nota en la mesa que ponía:
Nos hemos ido a dar una vuelta, a la una volveremos. Un beso.
Según leí la nota baje, desayune, me di una ducha súper express y me puse unos shorts blancos con una camiseta rosa que ponía en colorines 'I loveyou' y unas manoletinas rosas. Mire mi móvil y me acorde de todo lo de ayer.
Marina: Creo que me e pasado un poco con ellos...
Justo en ese momento abrieron la puerta, y era Paula.
Paula: Marina, sal fuera que tienes una sorpresa..
Salí al jardín  algo extrañada, porque  si me hubieran comprado algo me lo darían en casa. De repente vi a los gemelos con Álvaro y Carlos. Según me vieron, los dos últimos se fueron a un ordenador que había conectado a unos pequeños altavoces. Empezó a sonar el karaoke de 'yo no me doy por vencido' y empezaron a cantar.
Me quedo callado
Soy como un niño dormido
Que puede despertarse
Con apenas solo un ruido
Cuando meno te lo esperas
Cuando menos lo imagino
se que un día no aguanto y voy y te miro

Y te digo a los gritos
Y te ríes y me tomas por un loco atrevido
Pues no sabes cuanto tiempo en  mis sueños
has vivido
Ni sospechas cuando te nombre

Yo, yo no me doy por vencido
Yo quiero un mundo contigo
Juro quevale la pena esperar, y esperar, y
esperar un suspiro
Una señal del destino
No me canso, no me rindo, no me doy por
vencido...
No pudieron terminar la canción  porque se emocionaron tanto que se les saltaron las lágrimas.
Jesús: Lo sentimos.
Daniel: Esperamos que algún día nos llegues a perdonar.
Marina: ¡Mis niños!
Me lance hacia ellos, los abrace y todavía estábamos llorando, les quería mucho y por un malentendido no los dejaría escapar. Y les susurré al oído.
Marina: Y yo sabia, que nunca os dariais por vencidos.
Ese 'y yo sabia que nunca os dariais por vencidos' les dibujo una gran sonrisa a ellos, y por supuesto, a mi. Los otros estaban contentísimos de que hubiéramos hecho las paces.
Rebeca: Bueno nosotras nos vamos, que ya tendríamos que estar en nuestras casas hace un buen rato.
Álvaro y Carlos: Y nosotros.
Y se fueron dejándonos a nosotros tres solos en mi jardín. Entramos en mi casa, subimos a mi habitación  y hablamos.
Jesús: Gracias por perdonarnos, no nos lo merecemos.
Marina: Si os lo merecéis porque yo e sido muy borde.
Daniel: Pero no habrías estado así de borde si no fuera por nosotros.
Marina: Vale, ahí tenéis razón.
Jesús: Y... ¿de que hablabais anoche? te preguntaron algo y pusiste mala cara. Lo siento, pero miramos un rato por la ventana y te vimos.
Marina: No importa. No se porque pero sacaron el tema de los violadores, y entonces yo les explique que hubo un tiempo que un violador me estuvo amenazando y persiguiendo y haciendo  la vida imposible... Hasta que  le perdí el rastro.
Puse una pequeña-triste cara al acordarme de eso, fue muy desagradable.
Daniel: Y si vuelve a aparecer nosotros nos encargamos de el.
Hice una débil sonrisa. Siempre me intentaban hacer reír hasta en los malos momentos, cosa que nunca nadie había hecho por mi.
Marina: ¿Hacemos una excursión nosotros tres al bosque que hay aquí cerca?
Daniel: Vale princesa, pasamos a por ti en quince minutos.
Marina: Ok
Se fueron y me cambie los shorts blancos por otros shorts pero esta vez, unos shorts elásticos. Llamaron al timbre, abrí  y ahí estaban ellos, tan guapos como siempre.
Marina: Esperad un  momento.
Cogí una cesta y metí bocadillos, y mi bolso.
Marina: Ya esta. ¿Vamos?
Nos dirigimos al bosque, tardamos casi una hora y media en ir a donde ellos me conducían, y de repente, nos encontramos enfrente de un gran lago. Era precioso. Extendimos un mantel gigante y nos pusimos a comer. Hice lo de siempre, me medí y me pinche, tenia 65, algo bajo, pero no hay nada que un buen bocadillo no solucione. Comimos tranquilamente y después cada uno hizo un cosa. Estos dos fueron a la orilla del lago  no se que cosa, y yo me puse  leer. Me encanta leer, es mi vida, soy algo rara cuando leo, porque cundo me sumerjo en una historia no me sacan ni a tiros, si me das, no me entero, si me gritas al oído, no me entero... Eso si, me quitas el libro y date por muerto. Pues ahí estaba yo, tan tranquila leyendo mi libro, cuando se acercaron los gemelos.
Marina: ¿Que haciais?
Jesús: Buscábamos esto.
Y me dieron cada uno una flor, eran unas rosas, una blanca y una roja.
Daniel: Nosotros decimos que la roja da suerte en el amor...
Jesús: Y la otra que da suerte en la felicidad.
Marina: Muchas gracias mis niños.
De repente m encontré algo mal y me tumbe, deje de leer e intente dormir. No podía, cada vez me encontraba peor y tenia un dolor de cabeza... Estaba muy débil.
Narra Jesús
Marina estaba pálida y muy débil.
Jesús: ¿Te pasa algo?
Marina: Si, dame el medidor.
Se lo di, inmediatamente se midió y tenia... 30.
Marina: Sacad la jeringuilla grande, haced lo que os dije y llevadme al hospital porf...
No pudo terminar la frase, se desmayo. Rápidamente Daniel cogió la jeringuilla, lo preparó y se la pincho. Recogimos todo a la velocidad de la luz, cogí a Marina en brazos y la llevamos corriendo a nuestra casa. Se lo contamos todo a nuestros padres, y nos llevaron al hospital mas cercano. Marina cada vez estaba peor, el glucagón no le hizo efecto, tenia la boca seca y estaba entrando en coma.
Según llegamos salimos y nos dirigimos a recepción.
Daniel: Perdone -el chico le miro- esta chica es diabética y le esta bajando el azúcar, esta casi en coma.
Chico: Venid por aquí.
Cogió a Marina, la sentó en una silla de ruedas y la llevo  la décima planta, en la habitación 312. La tumbo en la cama, la puso la vía, y le conecto trescientos cacharros, suero y tenia tubos por los dos brazos. El chico se fue, pero antes nos dijo:
Chico: No os preocupéis, esta bien, estará aquí unos días, y del coma despertara pronto. Habéis sido rápidos, muy rápidos y habéis llegado a tiempo.
Jesús: Muchas gracias, nosotros cuidaremos de ella.
Y se fue, dejándonos solos en aquella pequeña habitación, con Marina en coma.
--------------------------------------------------------------------------------------------
Hola una vez mas.
¡Sois geniales! Ya hemos llegado a l@s 846 lector@s y 37 favoritos.
¡Os quiero! Como os e estado diciendo en otros cap. recomendad la novela por favor. Si queréis que os dedique algún capitulo, ya sabéis, me lo decís en  los comentarios o por twitter (Mery_dreamgil8).
Besos.
P.D.:
Antes cada vez que alguien leia tu novela se guardaba, ahora por lo menos en mi tablet pone que lo han leido 0 personas, a pesar que hace 10min. tenia 846 personas. Me gustaria que lo votarais cada vez que lo leeis para asi yo saber que lo leeis. N os cuesta nada, es solo un boton. Muchas gracias lectoras :)

De aqui a la luna, ida y vuelta en triciclo (GEMELIERS)¡Lee esta historia GRATIS!