capitulo 36

313 11 0

(____) volvió a gemir cuando Liam abandonó sus labios y dejó un abrasador reguero de besos por su garganta, hasta llegar a sus pechos, que comenzó a succionar con suavidad.

(____) deliraba de placer mientras enterraba las manos en los rizos castaños de Liam.

Él atormentó implacablemente sus pechos con la lengua.

Todo su cuerpo temblaba por el tremendo esfuerzo que le suponía mantenerse vestido. Qu...ería introducirse en ella con tanta desesperación que su cordura se desvanecía poco a poco.

Con cada envite de sus caderas contra las de (____), le daban ganas de gritar por la agonía del deseo insatisfecho. Era la tortura más deliciosa que jamás había experimentado.

Y todo empeoró al sentir a (____) deslizar las manos por su espalda, e introducirlas en sus bolsillos traseros para acercarlo aún más, apretándolo con fuerza.

Liam se estremeció ante la sensación.

— ¡Sí, oh, sí! —jadeaba (____) cuando él aumentó el ritmo de sus embestidas.

Liam sintió que todo le daba vueltas. Tenía que hundirse en ella. Y si no podía hacerlo de una manera, por todos los templos de Atenas que lo haría de otra.

Se apartó de ella y se movió hacia abajo, pasando los labios por su estómago y besándole las caderas mientras le quitaba las braguitas.

(____) temblaba de pies a cabeza al sentir el poder que él ostentaba en ese momento.

— Por favor —le suplicó, incapaz de soportarlo más.

Le apartó los muslos con los codos. (____) se lo permitió sin protestar. Colocó las manos bajo ella y le elevó las caderas hasta que le pasó las piernas por encima de sus hombros.

Los ojos se le abrieron de par en par en el mismo instante en que Liam la tomó en la boca.

(____) enterró las manos en el cabello de él y echó la cabeza hacia atrás, siseando de placer ante las caricias tan íntimas que la lengua de Liam le prodigaba. Jamás había experimentado algo así. Una y otra vez, penetrándola con la lengua implacablemente, él la lamía, la atormentaba, hurgaba en su interior hasta dejarla sin aliento, exhausta.

Liam cerró los ojos y gruñó cuando probó su sabor. Y disfrutó de la sensación. Los murmullos de placer que escapaban de la garganta de (____) resonaban en sus oídos. Percibía cómo ella reaccionaba ante cada caricia sensual de su lengua, cuidadosamente ejecutada. De hecho, sentía como le temblaban los muslos y las nalgas, como se estremecían contra sus hombros y sus mejillas.

(____) se retorcía de modo muy erótico en respuesta a sus caricias.

Con la respiración entrecortada, Liam quiso mostrarle exactamente lo que se había estado perdiendo. Cuando saliera de la habitación esa noche,(____) no volvería a encogerse de temor ante sus caricias.

Ella gimoteó cuando movió la mano despacio para introducir el pulgar en su vagina, mientras continuaba lamiéndola.

— ¡Liam! —jadeó con un involuntario estremecimiento de su cuerpo.

Él movió el dedo y la lengua aún más rápido, más profundo, aumentando la presión mientras giraba y giraba. (____) sentía que la cabeza le daba vueltas por el roce de la barba de Liam en sus muslos, en su sexo.

Y, cuando pensaba que ya no podría soportarlo más, alcanzó el clímax de forma tan violenta que echó la cabeza hacia atrás y gritó mientras su cuerpo se convulsionaba por las continuas oleadas de placer.

Pero Liam no se detuvo, siguió prodigándole caricias hasta que tuvo otro nuevo orgasmo, casi seguido al primero.

La tercera vez que le ocurrió pensó que moriría

Débil, y totalmente saciada, sacudía la cabeza a uno y otro lado, sobre la almohada, mientras él continuaba su implacable asalto.

— Liam, por favor —le suplicó mientras su cuerpo seguía experimentando continuos

espasmos por sus caricias—. No puedo más.

Sólo entonces, él se apartó.

(____) se sentía palpitar desde la cabeza hasta los pies, y respiraba

entrecortadamente. Jamás había conocido un placer tan intenso.

Liam trazó una senda de besos desde sus muslos hasta su garganta, y allí se quedó.

— Dime la verdad, (____) —le dijo al oído—. ¿Has sentido algo así antes?

— No —susurró ella con honestidad; dudaba que muchas mujeres hubiesen conocido

algo semejante a lo que ella acababa de experimentar. Quizás no hubiese ninguna—.

No tenía ni idea de que pudiese ser así.

VOTEN SI LES GUSTO! :)

pasión griega ♡♥¡Lee esta historia GRATIS!