Capítulo 1: Mi vida y los círculos sociales

93 2 0

Para que entiendan mi historia debo narrarla desde el principio.

Hola, me llamo Jason Graham, tengo 13 años y soy un estudiante de octavo grado, de que escuela, no es importante, lo que es importante es que hago, soy cleptómano, según los médicos y los psicólogos que mis padres me obligan ha visitar, aunque no sea el término correcto, además me hace sentir que estoy enfermo, y no lo estoy, me agrada más el nombre que me dieron las autoridades de mi ciudad, carterista, aunque tampoco sea exacto, honestamente, no creo que exista una palabra que defina lo que yo hago, yo robo, pero no por necesidad. No nací en cuna de oro, sin embargo nunca me falto nada, yo simplemente robo porque tengo curiosidad, las personas esconden todo tipo de secretos en sus bolsillos, no soy un criminal, aunque el jurado que me quiere sentenciar a tres meses en la correccional juvenil diga lo contrario, aunque claro, la sociedad siempre ha juzgado a las personas como yo.

No me asusta ir a la correccional, el abogado que consiguieron mis padres es tan hábil y ladrón como yo, un hombre astuto e inteligente, que logro en menos de una semana que me dieran una advertencia, nada mas. Debo admitirlo, era un pillo, pero aceptemoslo, este mundo es para los vivos, no se como lo hace, supongo que es como yo, le gusta hacerlo, no hay acción que provoque tanta adrenalina y satisfacción como salirte con la tuya, no me avergüenzo de admitirlo, se siente bien saber que cuando todas las posibilidades estaban en tu contra, ganaste, cuando todo el mundo te quería hundir, los desilusionaste, me encanta, y en el caso de que mi abogado no hubiera ganado, no hubiera sido tan malo, ya tenia amigos allí, no encontraría problemas con ellos a mis espaldas, si ellos querían conseguir algo fuera de su alcance, yo lo conseguía, dulces, fotos de sus seres queridos, tarjetas de sus equipos favoritos, cigarrillos, armas blancas, todo estaba a mi alcance, pero gracias a mi abogado, no vería ese mundo en mucho tiempo.

Pero volví a la escuela, a ese sistema sin fin de aprendizaje, donde todos debían conocer sobre todo y después ser evaluado para saber si eras digno de aprender algo mas difícil, a mi ...me ......encantaba ......... odiarlo. Era un asco, una linea sin fin de prejuicios e información inútil, controlada por el dinero y el estado social, y fue así desde mitad del siglo XX. Hay diferentes grupos, algunos han evolucionado mucho desde sus inicios, y otros siguen siendo tan planos y vacíos como cuando empezaron, algunos han desaparecido y otros se han creado con el paso del tiempo, y ha cada uno le he robado algo.

Los listos, llamados nerds, empollones, frickys, ñoños, no importa como se les llamen, todos tienen algo en común, son mas listos que el promedio, y han sido uno de los estados sociales que mas han evolucionado con el tiempo, pasaron de ser unos simples idiotas con lentes, a ser una cultura pop de potencia, juegos de rol, disfraces, historietas, convenciones de ciencia ficcion, internet, es su mundo, y lo han vuelto tan poderoso gracias a personas como ellos, personas que abandonaron sus estudios siendo los mejores para luego crear empresas que cambiaron el panorama del mundo, pero en la escuela siguen siendo iguales, los mas listos en clase, los menos populares de la institución, los populares solo interactúan con ellos cuando van a perder una materia y necesitan ayuda. Es muy simple, mientras los normales se matan toda la noche estudiando, los listos encontraron la manera de memorizar todo un tema en menos de 30 minutos, escribían palabras clave en pequeñas tarjetas bibliográficas y en menos de 10 minutos, esa información estaba grabada en sus mentes permanentemente, yo por mi parte les robe algunas cuando tenia historia.

Después están los marginados, personas que simplemente no se pueden adaptar en la sociedad, académicamente no les va mal, pero no sobresalen, cuando se trata de deportes apenas los notan, incluso hay profesores que desconocen sus nombres e incluso olvidan que pertenecen a su clase, realmente nunca encontraron nada en lo que fueran buenos o destacaran, así que básicamente son invisibles para el resto del mundo. Nunca les he robado nada, porque de hecho no tienen nada que me interese, aunque muchos carteristas harían cualquier cosa para no ser notados, ese no es mi estilo, si fuera invisible, mi trabajo seria demasiado fácil, y ya no seria divertido.

Los atletas, que parecen ser gorilas sin pelo, son ese tipo de grupo que las 24 horas del día hablaban solo de una cosa, deportes, solo en eso son capaces de pensar,deportes, deportes, DEPORTES! Funcionaban con ese pensamiento, sino hablaban de fútbol, hablaban de baloncesto, si no, de atletismo, solo pueden pensar en eso, algunos desarrollaron su talento y ganaron becas en las universidades mas exitosas solo para estudiar alguna carrera que no entendían para luego unirse a algún equipo famoso de ligas menores que después los llevaría a la cima de su deporte, los que no se esforzaron, bueno, seguramente terminaron trabajando en alguna cadena de comida rápida o entrenando algún equipo de secundaria. No hay mucho que puedan ofrecer, a menos que algún amigo necesite algún artículo deportivo.

También están los mujeriegos, chicos que pasan todo el día con un grupo de 8 chicas, los demás dicen que son homosexuales, o al menos afeminados, la verdad es que son unos malditos genios, saben todo sobre las vidas de esas chicas, se vuelven amigos de alguna chica que les interesen y listo, solo falta que den el siguiente paso, y si fallaban, había un grupo entero para intentarlo una y otra vez, nada mas astuto que eso. Casi no interactúo con ellos y solo los robo cuando me interesa una chica de su grupo, se sorprenderían de cuantos secretos las mujeres revelan a hombres como ellos, y el hecho de que ellos los escriban para no olvidarlos, solo lo hace mas simple y siniestro de lo que imaginaba.

Podria seguir contándoles sobre grupos de este tipo, pero solo seria una perdida de tiempo, además mi grupo no esta ahí, mi grupo es uno mas extraño y complejo que el resto, y es tan complejo, que no puedo entenderlo en su totalidad, mi grupo es mas extraño y criminal de lo que querría admitir.

El carterista¡Lee esta historia GRATIS!