Capitulo 2.

100 6 5

Cabello de flama.

-Hollow, necesito explicaciones.-me suplico por quinta vez Spencer.

-Ya sabes muuuucho, Spens. Ahora solo calla.- le regañe, seguimos el camino hacia la vieja estructura a la que nos hacian llamar colegio.

-Por favor...-suplico Spens con cara de perrito mojado.

-Que no, Spencer Twight Rhode.-le reprendi, el solto un bufido y seguimos caminando en silencio.

-Hollow!-me llamo Cassie, una chica bastante guapa que pertenece al escuadron de porristas.

-Si, Cas?-pregunte con una sonrisa

-Hay un chi...-

-Ningun chico ni que nada, Cassie. Hollow esta muy pequeña para eso-le interrumpio Spencer molesto.

-Hablamos luego, Cas.-me despedí de ella con las mejillas rojas y una sonrisa apenada. Al alejarnos de ella lo suficiente empece a regañar a Spencer.

-Como se te ocurre hacer eso?-Spencer soltó una carcajada y me dio un beso en la frente.

-Nos vemos luego, cielo.-me sonrio y se fue corriendo a su clase.

-Spencer Twight Rhode, no me dejes hablando sola.-le chille molesta, el siguio su camino y me dejo sola en el pasillo.

-Animal...-me susurre a mi misma. Segui caminando con mi fea y pesada mochila a la biblioteca, no tenia ganas de ver la cara de mis estupidos compañeros. Empuje la gigante puerta de la biblioteca y entre en esa enorme sala llena de libros de todo tipo.

-Hollow, hola!-me saludo con emoción. Nina, la bibliotecaria. Una linda mujer casada de 32 años que trabaja en mi colegio.

-Hola, Nina.-salude de vuelta.

-Ven, ven. Tengo nuevos libros para ti. Te van a gustar...-chillo muy emocionada. Mostro casi todos sus dientes con la sonrisa que me dio.

-Miremos, que libros me has conseguido...-susurre, me puse alfrente de ella y mire la montaña de libros que tenia en su escritorio.

-Son muy lindos...-dijo emocionada enfatizando el sabía"muy", solte una pequeña carcajada.

-Bueno. Mientras buscas, iré a buscar un sitio donde leer...-le informe con una sonrisa y seguí mi camino hacia el area de lectura. Vi una mesa algo pequeña al fondo de la mini salita improvisada.

-Deberías tener cuidado por donde caminas, Hollow.-hablo esa voz tan profunda. Me di la vuelta y ahí estaba ese vampiro que tenía mi corazón en una jaula.

-Que haces aquí?-le pregunté un poco enojada, el me dio una sonrisa ladina y se levanto de su asiento con un rápido movimiento, se acerco a mi y me agarró de la cintura.

-Cuido lo que es mío, Ángel mío.-me susurro en el oído.

-Desde cuando fui tuya?-lo desafíe con una sonrisa arrogante.

-Desde que caiste en mis redes, cielo o lo olvidaste?-me ronroneo en mi oreja.

-Acaso pensaste que yo me llegué a enamorarme de ti... Uh. Pues, estas muy mal.-contrataque con una  sonrisa. El me la devolvió y se alejo de mi.

-Touche, cielo.-me dio una perfecta sonrisa blanca.

-Estoy muy ocupada. Sí sólo viniste a arruinarme el día, ya lo lograste. Así que largo...-le dije ya cansada de el.

-Sólo venía a decirte que eras mía, Ángel. Sólo eso... Recuerda, como dijo Neruda 'Es tan corto el amor y tan largo el olvido.'-dijo con una sonrisa y desapareció de mi vista.

Intoxicated.¡Lee esta historia GRATIS!