Capitulo 2

4 0 0

Mientras caminábamos por el centro de la ciudad yo aun seguía impactado por la rara noticia que acababa de oír ‘’Por desgracia no soy una’’ no tenia las herramientas adecuadas para aceptarlo tan fácilmente pero tenía que aferrarme en este momento a lo que me competía conocer, la ciudad, ella o mejor dicho ‘’el’’ más bien, lo llamare por su nombre así no me confundo con él/ella , Merry me iba explicando todos los lugares por donde pasábamos inclusive el nombre de las calles para no perderme, también qué lugares eran mejores que otros: entre ellos tiendas, mercados, bancos, librerías. Pero debía ir a mi banco a retirar el dinero así que tomábamos los lugares que supuesta mente  eran lo más largos para así conocer más, Merry ya hablaba más calmado y debes en cuando decía algo gracioso al parecer todo el estrés que llevaba encima lo había descargado un poco y realmente era acogedor hablar con él se sentía gratificante su presencia, pero aun, tenía todo esa confusión encima y no podía disfrutar tal prestigio.

Se hacía de noche ya y mi rumbo junto a Merry por el bulevar de la ciudad llego a su parada final cuando llegamos a la sucursal del banco de mi estimada cuenta, hice las transacciones Merry me espero fuera del banco no tomo mucho tiempo, le entregue el dinero, lo miro y con una mirada satisfecha me dijo – está mañana estaba que perdía la cabeza, caíste del cielo, fue repentina tu ayuda ¿de verdad no eres un ángel? – dijo eso y rió un poco, yo no pude evitar reírme un tanto también al recordar que en ese mismo momento pensé que él era un ángel cuando vi a Merry llegar con las bolsas, un poco irónico , después de una pausa le comente – a disculpa por la pregunta pero es tan importante ese dinero? No es que piense que eres un desesperado o estás en algún aprieto muy problemático solo tengo curiosidad – (me vio un poco dudoso y rápidamente le dije) – si es algo privado no tienes porque decírmelo – no, no es algo tan grave como crees, bueno al menos para los demás no lo seria pero para mí sí. Empezó a ponerse serio de nuevo como cuando era de mañana, pensé que había estropeado el ambiente en ese momento me miro con una leve sonrisa – mejor vamos a algún lugar a comer y te cuento con más calma – a lo que accedí rápidamente – está bien yo invito.

 La ciudad de noche era fantástica llena de luces, negocios por doquier y gente por todos lados me empezaba a encariñar con la ciudad mientras caminábamos por toda su amplitud nocturna.  En un puesto de comida rápida, muy simple con una barra para sentarse y comer principalmente hecho para aquellas personas que trabajan y no tienen tiempo para ir a su casa a comer, Merry me trajo con la intención de hablar primordial mente, pero también introdujo las ganas que tenia de comer acá donde supuesta mente la comida era muy buena yo acepte sin rodeos pues para mí era un placer conocer cada rincón de la ciudad donde viviría por lo menos los siguientes 5 años, al entrar al local era francamente un lugar nostálgico te hace sentir como en casa el dueño que a la vez era literalmente el bar-tender fue quien nos atendió, ya que el local solamente era una barra más o menos amplia y de unos 10 metros de larga era donde se pedía y se comía a la vez un lugar poco común para un grupo de personas o en si una pareja, convenía mas para objetivos como el de Merry y mío hablar de algo personal y/o profundo.

Después de pedir dos especialidades de la casa, Merry hizo una pequeña pausa y empezó a hablar tranquilamente pero con una notoria serenidad en sus palabras me daba uno que otro escalofrió – ¿querías conocer sobre mi desesperada necesidad por el dinero cierto? – Sí, si no te molesta claro está – creo que no es nada tan grave después de todo – (lo decía girando un poco su mirada y prosiguió) – tengo una banda a la cual mantener – ¿enserio tu sola? Creo que una banda requiere de mucho dinero ¿por eso lo necesitabas? – sí y a la vez no, no los tengo que mantener en sentido monetario sino en sentimental más bien soy la razón por la cual la banda sigue unida, el dinero es porque la batería de nuestra banda es un poco obsoleta y estamos inscritos en una pelea de bandas bastante famosa en el mundo de nuestro estilo de música que se celebra en esta ciudad - la interrumpí exclamando – ¡vaya eso es genial! – a lo que ella continuo – si un poco pero en si, no es tan genial cuando lo vez desde nuestra perspectiva, primero para haya van bandas bien conocidas nacionalmente y otras reconocidas internacionalmente, nada de estrellas pero si buenas bandas nosotros se podría decir que somos poco mas de aficionados hemos tocado en pequeños clubs y alquilado conciertos o tocado en dúo con otras bandas pero jamás hemos destacado o por lo menos hecho alguna nota con buen ritmo, nuestra banda está prácticamente que se disuelve y la idea de actualizar la batería fue mía una simple excusa por tapar nuestro error quede en dar la mayor parte del dinero para comprarla y aquí me vez sacando dinero de donde no tengo para mantener lo poco que tengo – su discurso me entristecía un poco, ella hablaba sin verme a la cara mirando hacia el frente en esa amplia barra donde estábamos sentados solo los dos; también su forma de hablar era un tanto poética y melancólica, cuando quise alentarlo para levantarle los ánimos, el bar-tender arribó con la comida – chicos su pedido.

RARE¡Lee esta historia GRATIS!