Capitulo 2: Ayudame, porfavor.

166 16 1

Subí las escaleras de su casa y entre en su habitación, su cara de miedo y preocupación era igual que la mía, cerré la puerta de su habitación para que nadie nos oyera y empecé a llorar sin poder impedirlo, ya no aguantaba más.

Ella estaba sentada en su cama, al verme así se levanto y corrió hacia mí y me dio un fuerte abrazo que agradecí mucho, estaba asustada, cansada y deprimida, me empujo suavemente hasta un puf que tenía en su habitación invitándome a sentarme en el. Me senté en él y ella se sentó al lado mío, en el suelo. Tras unos minutos de silencio la mire a los ojos y ella rompió el silencio que se había formado en la estancia.

- ¿ Daniela, se lo has dicho a tus padres ?- Volví a mirar al suelo, moviendo suavemente mi cabeza hacia los lados. - ¿Y a Jaque ? -Le mire, y esta vez le hable.- No puedo decírselo Naomi, yo le quiero, y si le digo eso seguro que se aleja de mi. -Dije en un pequeño susurro, no tenía ni fuerzas para hablar. Ella reacciono a mis palabras y se levanto de un bote. -¡ Daniela ! No puedes decir eso, el te quiere y no permitirá que te alejes de él, de todas formas he comprado lo que te dije, por si acaso. -En ese momento yo me levante, cogí mi bolso que anteriormente lo tirado sobre la cama de mi amiga y de el saque un predictor de embarazo, se lo enseñe y en él vio que en la pantalla electrónica se encontraba una cara con una sonrisa. -Positivo. -Dije yo entre sollozos.- Tranquila Daniela, estas cosas se equivocan, vuélvelo a probar. - Cogí la caja que tenía entre sus manos y me dirigí al baño, salí y el resultado no cambio en absoluto, mis lagrimas corrían por mi cara como si de una carrera se tratara, estaba destrozada y Naomi cada vez más nerviosa.

- Vámonos al ginecólogo Daniela, el te dirá tu estado, te aconsejara y después quiero que vayas a hablar con Jaque, ¿Vale?- Yo asentí débilmente con la cabeza. Naomi tenía diez meses más que yo, por tanto ya tenía dieciocho años, y ya tenía carnet de conducir. Cogimos su coche y condujo hasta el hospital más prestigioso de todo Madrid. -No hacía falta que me trajeses a este hospital Naomi, con uno corriente me bastaba. -Dije yo saliendo del coche mientras secaba mis últimas lagrimas derramadas.- Si hacía falta, por mi mejor amiga lo que haga falta. - Dijo ella con una media sonrisa para después, ayudarme a caminar. -Gracias Naomi, pero que sepas que estoy embarazada, no manca, no hace falta que me ayudes a andar. -Dije yo algo más animada sabiendo que contaba con su apoyo.

Entramos por la puerta del hospital y nos dirigimos hacia una enfermera. -¿Perdone, la sala se ginecología por favor? -Pregunto Naomi un poco tímida. -Claro, cuarta planta, en el pasillo principal a la izquierda, está señalizado. -Respondió la enfermera con una sonrisa. -Gracias. - Dije yo respondiendo a su amabilidad. Llegamos a la cuarta planta y nos sentamos en la sala de espera de ginecología, Naomi empezó a mirar la estancia fon curiosidad mientras yo me moría de los nervios. -Cuantas mamas embarazadas. -Dijo ella sorprendida, yo solté una pequeña carcajada ante su comentario. -Obvio Naomi, estamos en la sala de embarazadas, ¿Que quieres que allá aquí?- Ella bufo ante mi respuesta y enseguida entro una enfermera que me llamo para que pasara, Naomi quiso quedarse en la sala se espera, pero yo le pedí que me acompañara a dentro.

Entramos en la habitación donde había una amplia camilla, una mesa con un ordenador y unos papeles revoloteados, mire hacia la camilla, al lado había una especie de televisión, que savia perfectamente para que serbia. Naomi y yo nos dirigimos a las sillas que había al lado de la mesa para sentarnos, ahí se encontraba el médico, que nos saludo con una amplia sonrisa. -Buenas tardes señoritas. -Nos dijo a las dos. -¿Quien es Daniela García? - Yo. - Dije al escuchar mi nombre y mi apellido, no era agradable escuchar tu nombre para que afirmaría que estaba embarazada. -Encantado. -Me dijo él. -Supongo que eres primeriza, ¿no es así?. - Si, lo soy - De pronto note como el calor de mis mejillas iba aumentando, Naomi lo noto, y apretó fuertemente mi mano para que tranquilizara, y así lo hico. -Está bien, túmbate en la camilla y levántate la camiseta de tal manera en que muestres tu vientre. -Me dijo el doctor amablemente, yo asentí y me tumbe en la camilla, me levante la camiseta mostrando mi barriga ya un poco más grande de lo que tenía antes y cerré mis ojos, estaba muy asustada. -Tranquila Daniela, ¿De cuantos meses estas ya? -De tres. -Respondí yo tranquilizándome un poco. El asintió y empezó a untarme un liquido frio y pegajoso por mi barriga. Cogió un aparato medico y empezó a acariciarme el vientre con él, en ese momento mis lagrimas cayeron de mis ojos de nuevo, pero esta vez era de alegría.

..................................................................................................................................................................................................................................................................................................................

-Sara.

Half a heart |One Direction|¡Lee esta historia GRATIS!