Capítulo 23

1.1K 53 1

Después de arreglar con John, tomé una siesta. Desperté acompañada de la melodía de Stan de Eminem.

Decidí desobedecer a John por esta noche y dejar la silla de ruedas de lado.

Fui al ropero y agarré un vestido formal, negro; ropa interior blanca y un sostén sin tirantes.

Terminé y me vestí, me hice algunos rizos en el final del pelo y me puse rímel y delineador, junto con un poco de sombra.

Bajé las escaleras; agarré mi bolso y metí el móvil. Me di un último vistazo en el espejo y mi corazón empezó a latir muy fuerte cuando me avisaron que ya habían llegado a buscarme, les di el permiso de abrir y nerviosa caminé hasta la salida.

—Qué linda estás–coqueteo John.

—Gracias–me sonrojé– Lo mismo digo.

Subimos a su audi negro, que era bastante lujoso, saludé a Comando, ése era el nombre del señor de seguridad; John arrancó el auto, se veía bastante nervioso.

—A donde iremos?–dije impaciente.

—Deja que te sorprenda–sonrió.

20 minutos después llegamos al restorán más caro que alguna vez conocí en Canadá; Kansas.

John abrió mi puerta luego de haber bajado; ofreció su mano como todo caballero y yo baje tratando de ser lo más señorita posible. Casi siempre dejaba ver mi linda ropa interior y terminaba cayendo al piso rompiendo mi trasero.

Hicimos una trayectoria hasta el valet parking y él le ofreció las llaves del auto.

Entramos y quedé paralizada; estaba inclusive más lujoso que la última vez que fui.

Tomamos asiento y John se apresuró a regañarme

—No pienses que no me dí cuenta de que no estás en silla de ruedas–bufó.

—Estoy bien, y lo sabes. Si no no estaríamos aquí–sonreí.

Iba a contestarme cuando llegó el mozo y sacó una libreta.

—Que van a ordenar?–el hombre tenía un aspecto duro, se podía decir que era bastante malhumorado y de seguro no tenía esposa, hijos y todo eso.

Le echamos un último vistazo al menú y me adelanté.

—Quiero unos spaghettis con salsa rosa.

—Yo quiero una milanesa napolitana con papas–volteó a verme–Vino blanco?–preguntó. Asentí y el mozo se fue como vino sin decir palabra.

—Los mozos de hoy en día eh.. –dije impactada.

—No dejemos que nadie arruine esta noche tan especial–me brindó una calida sonrisa.

En ese preciso instante me sentí una perra, lo estaba usando para darle celos a Jason. Eso estaba mal; pero no pensaba quedarme de brazos cruzados mientras el se burlaba de mí con Ashley. La venganza se sirve en plato caliente.

—Y bien. Qué celebramos?–dije tratando de borrar la tortura vil de mi inconsciente hacia mí venganza.

El mozo llegó y colocó el vino blanco en la mesa, lo abrió y sirvió en nuestras copas, luego de eso se retiró.

—Brindemos por tu rodilla y esa milagrosa operación–sonrió.

—Grandioso.

Después del brindis llegó la comida y el mozo la arrojó literalmente sobre la mesa, haciendo una leve mancha de salsa en mi cuello. Antes de que pudiera insultarlo se fue y mi cara se tornó roja de rabia.

—Descuida ____.–tranquilizó John.

—Ese mozo definitivamente no tendrá propina hoy–sonreí maliciosamente.

—Eres cruel–rió John.

Era un gran tipo, y si se fijó en mí, claro estaba que lo lastimaría gracias a Jason y la venganza que me obliga a planear.

El resto de la cena fue acompañada de risas y bromas hacia el gran mozo gran que nos habían asignado. Exagerado no sería decir que nos odiaba cada segundo más a causa de nuestras risas y estaba mas que segura de que había escuchado más de una de nuestras burlas.

Después de tantas risas, me dieron ganas de ir al baño. Con el consentimiento de John me levanté y fui a piernas cerradas por las ganas de ir al baño que me daban. Si no llegaba enseguida iba a causar una pérdida ahí en medio de la gente. Una ridícula pérdida de líquidos.

Perdida en mis pensamientos choqué con alguien

—Lo siento.. –dije levantando lo que le tiré al suelo.

—Está bien, yo..

Me quedé totalmente paralizada cuando nuestras miradas se encontraron.

Dios definitivamente no podía hacerme esto. Maldita sea.

(...)

Corto! Pero voy a seguir subiendo porque estoy aburrida y hoy es un día de lluvia.

Que les pareció el capítulo?

Las quiero lectoras fantasmas :)

Hasta que la muerte nos separe (Justin Bieber y tú)¡Lee esta historia GRATIS!