Capítulo 22.

2.3K 89 6

Capítulo 22:

Nunca había besado a nadie, ni en la mejilla.
Y la primera vez que lo hago es en la boca.

Me sentía como en el paraíso, era perfecto, me encantó.

Me dejé llevar pero de un momento a otro me quedé sin respiración y automáticamente me separé de él. ¿Era normal?

-¿Es tu primera vez? –preguntó y asentí con la cabeza- Bastante bien para serlo –sonrió y me reí-

-Fue mágico… -dije sin aliento-

Rió –Lo sé. Eres hermosa ____, perfecta –dijo mirándome a los ojos. Me ruboricé.- No falta mucho para tu cumple, solo mañana –cambió de tema-

-Sí. Casi se me olvidaba.

-¿En serio?

-No.

-Eres muy… ¿cómo decirlo? –rió-

-Soy yo misma –xD-

-Ya quiero que sea tu cumple o el mío –se estiró- Vamos a dormir –apagó la lámpara-.

Eran las 9:47 p.m y estaba agotada.
La habitación estaba oscura y estaba en una cama con un chico. Que supuestamente es mi marido.
Tenía miedo y me acurruqué más en las sábanas.

-¿Estás bien? –dijo adormilado Harry-.

-No sé –dije insegura-

-Ven pa’cá. –dijo y me abrazó fuertemente. Olí su olor. Era tan… hombre. 

En un instante, me sentí protegida, y me dormí inmediatamente.

Mañana sería uno de los 3 grandes días seguidos.

A la mañana siguiente, desperté por los rayos de luz que atravesaban las cortinas de nuestra habitación.
No podía moverme, Harry me sostenía firme.
Quería ir al baño pero si no me deja…

Contemplé con mi vista su hermoso rostro.
¿Quién no lo amaría?
Bueno, yo…no sé qué es esta situación concretamente.
No sé si somos amigos, conocidos, marido y mujer… 
Bah, nada de eso. Somos una relación entre agente secreto y a quién va a ayudar (yo).

No sé…no lo sé, esto es demasiado raro y fuera de lo común, no quería pensar más en ello o me volvería loca.

Moví despacio a Harry para que éste se despertase, y lo conseguí.

-Buenos días ____ -dijo-

-Buenos días Harry –sonreí-

Pude levantarme y fui al baño.

Tomé una ducha, por fin, después de muchos días.
Me enrollé en una toalla y dejé mi pelo mojado caer sobre mi espalda. Era demasiado largo, me gustaría cortarlo ya que soy “libre”.
Me miré en el espejo.
Pensé de nuevo en mi situación y rápidamente abrí la puerta para salir de ese sitio.
Me encontré a Harry apoyado en el marco de a puerta.

-Me has asustado –dije tomando mi toalla con fuerza-

-Lo siento, ¿has terminado? Buen provecho –dijo y entró a la ducha y cerró la puerta con llave-

Abrí el gran armario de esa enorme habitación y solo había la ropa de Harry y la ropa de una mujer.
Vaya, nada de lo que yo me ponía.

Me puse de momento la ropa interior y me quedé en la toalla.
Esperé a Harry sentada en la cama mirando recta hacia el armario.

Salió.

-Oye Harry, ¿qué me vestiré?

-Mira en el armario, elige lo que quieras de la nueva ropa tuya –frotó su pelo con una toalla pequeña. Tenía de las caderas para abajo tapado, ya lo de arriba no. Tragué saliva.

-Oh…yo…no sé combinar esto…no sé qué ponerme… -dije rendida-

-A ver, hoy te pondrás lo que te elija, a ver si te gusta, ya después verás con detalle, tenemos que desayunar rápido e ir a la mezquita.

Sacó un vestido hasta los tobillos de color rosa pálido con una chaquetita encima. Estaba tapada y era bonita.

-Cuando entremos a la mezquita ponte esto –me dio una ‘3abaya’ (no van a saber leerlo pero bueno xd) y un pañuelo- Ya sabes, tu religión –asentí- 

Me paré unos segundos.

-¿A qué esperas? Vístete –rió-

-Ams…tengo vergüenza.

-Oh, entro al baño vístete con tranquilidad, no te preocupes.

-Gracias.

Él entró de nuevo y me vestí calmadamente.
Me miré en el largo espejo y…. Wow, qué cambio. ¿Esa era yo? Pues no lo parece.
Recogí mi pelo en una trenza de lado, como me enseñó mi madre hace tiempo.

Toqué en la puerta avisando a Harry de que ya había terminado.

Bajamos y desayunamos en la lujosa cocina.
Esta casa era preciosa, me encantaba.

Entonces nos dirigimos a la mezquita ‘Mohammed VI’ (en nombre del rey de Marruecos).

Me puse el pañuelo para entrar, y juro que fue muy raro.
Una musulmana y un cristiano dirigiéndose a un ‘Refki’ para que se convierta al islamismo.
Muy raro.

Harry le dio sus datos al ‘Refki’ y entonces le dijo:

-Vale, repite conmigo. اللالرسولمحمدانواشهداللهالاالهلااناشهد

-اللالرسولمحمدانواشهداللهالاالهلااناشهد

-¿Cómo lo has sabido pronunciar a la primera ? –dijimos el ‘refki’ y yo a la vez sorprendidos-

-Aprendí del islamismo –sonrió- ¿Y ahora? ¿Listo?

-Sí…tome estos papeles.

-Gracias –los cogió y salimos-

Era muy simple convertirse en musulmán, es solo decir una frase, pero con sentimiento y entenderlo.

Harry cada vez me sorprendía, pero no solo poco, si no que demasiado.

***********************

Amor Imposible  »h.s  EDITANDO¡Lee esta historia GRATIS!