Vidrio, Sal y Alcohol.

52 2 3

  Por fin todos ya se han ido de casa y he podido quedarme sólo. Me encuentro tumbado en la cama de mi habitación mirando fijamente al techo. Entra una suave brisa que logra bajar un poco la sofocante temperatura de mi habitación y lo único que perturba el silencio es el sonido que proviene de la calle. Siento como la angustia ejerce presión sobre mi pecho impidiéndome respirar con tranquilidad y mi única salida es la más dolorosa.

  Me levanto de mi cama y voy hacia el armario que se encuentra en la entrada y saco algunas servilletas, sal y alcohol. Vuelvo a mi habitación y dejo las cosas sobre la cama. Dentro del cajón de mi mesa de noche saco un pequeño trozo de vidrio que está envuelto en una servilleta de tela algo manchada de rojo.

  Vuelvo a mi cama y pongo una cuantas servilletas sobre la sabana para no mancharle. Me quito el pañuelo que cubre mi muñeca izquierda dejando al descubierto las viejas cicatrices que hay horizontalmente en mis venas y que resaltan en contraste con mi pálida piel. Me levanto de mi cama nuevamente para cerrar la puerta y la ventana, pies no me gustaría que me sorprendieran (o molestaran, mejor dicho) en este momento que tengo para conmigo mismo

  Ya está todo listo para poder proseguir con mi tarea. Me siento nuevamente en mi cama con cuidado de ni correr nada. Delicadamente saco el trozo de vidrio dentro de la servilleta y la contemplo por un momento buscando algún tipo de imperfección.Ya terminada la revisión, doy comienzo a mi tarea.

  Lentamente voy apoyando el vidrio en mi muñeca y ejerzo presión, a su paso ekilibrar trozo de vidrio deja un rastro de sangre que va deslizándose poco a poco por mi antebrazo hacia abajo. Puedo sentir comí el vidrio va hundiéndose en mi piel y sigue sintiéndose igual de estimulante que la primera ves... Luego tomo una servilleta y limpio un poco de sangre que ha quedado, cuando ya no puedo ver mi piel, tomo un pequeño puñado de sal y lo coloco en la abertura que acabo de hacer en mi muñeca. Poco a poco va hundiéndose en mi piel provocando un fuerte dolor que, por más raro que resulte, me da (de cierto modo) una satisfacción, es algo que me resulta también espectacular...

  Cuando la sal ha dejado de arder, llega el momento del alcohol. Nuevamente limpio un poco de sangre y coloco unas cuantas gotas de alcohol en toda la herida. Poco a poco va surgiendo efecto... Primero arde mucho, luego menos, después comienza a desvanecerse el dolor y deja una sensación de frescura en la piel y la carne se ve a través del corte.

  Ya he terminado. Vuelvo a guardar las cosas en su lugar y luego me detengo a contemplar mi obra de arte en mi muñeca dejando correr finos hilos de sangre por mi antebrazo. Ya extrañaba este extraño juego del vidrio, sal y alcohol que me ayudaba a desahogarme y a expulsar el dolor...

———————————————-

Escrito original por "By: Salitoh~" (Amiga mía)

Día: 11/10/2013

Publicado y modificado por: Nightmare_Catcher (Yo)

Día: 06/04/2014 (1:55 pm)

¡Gracias a todos por leer esta historia, que no es mía, y a mi amiga por dejarme subirla a Wattpad!

¡Les manda un saludo, Nightmare y Salitoh~!

Vidrio, Sal y Alcohol.¡Lee esta historia GRATIS!