que ahora eres vampiro?

22.5K 746 11

#Capitulo 56

Comencé a reír ante la gran marca roja que había dejado sobre su cuello
—Creo que se nota un poquito— le dije aun riendo ya que ese ‘poquito’ no era para nada diminuto.
Se separo riendo de mí y se hinco en la cama para poder verse en el espejo colgado en la pared.
— ¿Poquito?— dijo con la boca abierta — ¿Amor desde cuando te convertiste en vampiro? — seguía riendo, regreso y se volvió a acomodar sobre mi, sosteniendo su peso en sus codos.
—Shh…— le dije riendo —Se van a dar cuenta— toda la familia de Justin estaba a solo unas habitaciones. Y fácilmente se podrían escuchar nuestras risas.
— ¿De qué te transformaste en vampiro?— pregunto irónico —Claro que se van a dar cuenta— señalo su cuello
—De eso y de que estamos en la misma habitación— afirme riendo —No creo que sea algo lindo que alguien venga y me encuentre así— señale mi ausencia de vestimenta
—Para mí si es lindo que estés asi…— mordió su labio inferior
—Ja Ja— dije sarcásticamente —Sabes no es justo…— le dije fingiendo estar molesta
— ¿Qué no es justo?— me miraba divertido
—Tú aún conservas toda tu ropa y yo… pasando frío— era completamente mentira el cuerpo de Justin me brindaba la temperatura perfecta. No sentía ni frío, ni calor. Simplemente perfecto.
— ¿Pasando frío?— dijo incrédulo —Me hubieras dicho antes… yo puedo cambiar eso muy fácilmente…— dirijo su rostro a mi cuello nuevamente donde reanudo su acción pasada. Besaba y mordía lentamente una de las partes más sensibles de mi anatomía. Sentí la punta de su lengua tocar mi piel y poco a poco comenzó a deslizarla hasta mi clavícula. Acción que provoco que se erizara mi piel por completo, era más que obvio que el ‘frío’ estaba desapareciendo.

Siguió con sus besos por la loma de mis pechos hasta mi abdomen. Yo seguía acariciando su cabello mientras que solo disfrutaba de las caricias y besos que Justin esparcía por todo mi cuerpo. Tome el borde de la playera de Justin y me deshice de esta, y asi permitiéndome sentir su tersa y tibia piel sobre la mía.

Teníamos que parar. Toda nuestra ropa se encontraba en el piso excepto nuestra ropa interior inferior.
—J… Justin no podemos seguir— le dije haciendo un enorme esfuerzo por contener mis jadeos y gemidos
—Si podemos…— contesto agitadamente sin separarse de mi cuello mientras que con sus dedos jugaba en la parte baja de mi abdomen. Introducía un dedo por debajo de mi prenda y después lo sacaba haciéndome enloquecer.

Lo tome de la barbilla y lo atraje a mis labios mordí estos levemente. Ya no podíamos detenernos. Poco a poco comenzó a bajar mi última prenda, cuando un fuerte sonido como de cristal contra el piso nos alerto.

— ¿Qué fue eso?— le pregunte sobresaltada al mismo tiempo que a la velocidad de la luz tomaba todas nuestras prendas del piso y se las pasaba
—Espera aquí…— me dijo poniéndose rápido el short mientras que yo me vestía
— ¡No!— le susurre antes de que abriera la puerta —Si te ven salir de aquí nos matan— literalmente claro, ya que no sabíamos si era alguien de la familia o un ladrón.
—Tengo veinte años no me dirán nada— afirmo
—Pero yo tengo diecisiete hermoso— le recordé puse rápidamente mis tenis y salí en contra de la voluntad de Justin.

Llegue a la cocina y me encontré con Ariel. Suspire aliviada.
— ¿Hey qué pasó pequeña?— le pregunte ya que estaba sentada en la barra y cubría su rostro con sus manos.
—Me serví agua y se me cayó el vaso y se rompió…— explico triste
— ¿Pero no te sucedió nada?— le pregunte preocupada mientras me acercaba a ella y revisaba sus manos para asegurarme de que no se hubiera lastimado
—No…— contesto apenada
—Perfecto— le conteste sonriente
Rodee la barra y entre a la cocina, busque los vasos y serví en este un poco de agua
—Aquí tienes…— le dije y puse el vaso sobre la mesa, solo sonrió sonrojada.
Comencé a levantar los trozos de cristal del piso y los ponía en una bolsa. Segundos después bajo Justin.
— ¿Qué sucedió?— pregunto cuando entro a la cocina
—Sólo un accidente — le conteste
—Se me resbalo el vaso…— le conto la pequeña
— ¿Estás bien? ¿No te paso nada?— le pregunto haciendo lo mismo que yo tomo sus manos y busco herida alguna mas tampoco no encontró. Ariel y yo comenzamos a reír y Justin solo nos miraba sin entender. —Ten cuidado princesa— le dijo agitando tiernamente su cabello.
Termine de limpiar la última gota de agua del piso. Justin tomo los pedazos de cristal y los tiró en el bote de la basura.
—Gracias Mary — me dijo la pequeña dándome un abrazo el cual gustosa recibí
—Hey yo también ayude, porqué sólo le das las gracias a ella.
—Claro que no, solo tiraste la bolsa…— le contesto riendo
—Pero…
—No la molestes…— la defendí y éste volteo a verme indignado
—Buenas noches— se despidió Ariel riendo para después subir a su habitación.

— ¿Subimos?— le pregunte rodeándolo con mis brazos por la espalda, me puse en las puntas de los pies para poder acomodar mi cabeza en su hombro
— ¿No prefieres estar con mi hermana?— se cruzo de brazos y yo solo solté una carcajada por lo bajo
Di tres pasos para quedar frente a él.
—Sabes…ella es adorable…— tome sus manos y las pase por mi cintura —…Pero tú me vuelves loca…— tardo menos de dos segundos en aferrarme a su cuerpo y unir nuestros labios.

Un fingido tosido seguido de un ‘Lo siento’ provoco que nos separáramos de abrupto.
—Yo… eh — intento hablar Justin nervioso
—No se preocupen… no vi nada— contestó



------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Bueno por ahora todo va normal pero aunque no crean pasara algo malo 


Espero les guste el capi-

El niñero¡Lee esta historia GRATIS!