Capítulo 5: Controla a tu perra

44.6K 2.8K 187

Salí de la última clase y me dirigí a la habitación de Scott y Aarón ya que dijimos que nos veríamos ahí después de clases para hacer un buen café.

Soy tan feliz con mi hermoso café.

Llegué al edificio y la puerta de abajo estaba cerrada pero a los segundos llega Scott.

—Hola, Ellie—Sonrió abriendo la puerta.

—Scott, ya te dije que no me llames Ellie si no quieres que te deje sin descendencia—Hablé enojada.

Subimos a su habitación.

Él abrió la puerta y yo saqué el café. Él fue a buscar la una especie de embudo con tela e hizo café.

Aarón y Chloe entraron riendo a la habitación.

—Conseguimos unos vasos —Dijo Aarón mostrando dos vasos plásticos.

Scott sirvió café y nos lo entregó.

Apenas di el primer sorbo y sabía asqueroso ¿Le puso sal? Mi pregunta fue respondida al escuchar su carcajada, escupí en el vaso y fui al baño, me enjuagué la boca y salí a enfrentarlo.

—Esto es guerra—Le advertí a Scott.

Él sonrió y me serví otra taza de café. Desperdició café en esa tontería.

—Debo irme—Nos dijo Chloe mirando su reloj.

— ¿A dónde vas? —Pregunté tomando mi café.

—Conocí a una chica que está guapísima y quedamos en vernos en mi habitación— No sabía que Chloe era homosexual, nunca me tomé el tiempo de notarlo, sinceramente, ni me di cuenta.

—Chloe es lesbiana ¿No sabías? —Me preguntó Aarón al ver mi rostro confundido.

—No lo sabía—Ella rió.

—Pues ya lo sabes, debo irme, no vayas a la habitación—Me advirtió y yo reí asintiendo y me acosté en la cama de Scott.

Aarón sacó una bolsita de un cajón que estaba en la pared al igual que el de Chloe.

— ¿Acaso todas las habitaciones tienen uno? —Le pregunté confundida.

—Yo las sé hacer, la de Chloe la hice yo, la usamos para esconder las cosas—Asentí.

Él puso varias líneas en una tabla de lo que supongo es cocaína y las aspiró con la nariz usando una pajilla.

— ¿Quieren? —Nos ofreció a Scott y a mi.

Negué con la cabeza al igual que Scott.

El teléfono de Scott suena y él contesta.

— ¿Hola? Hola, bonita—Sonrió sentándose en el mueble—Supongo que bien...Nos veremos pronto, lo prometo—Colgó la llamada.

Seguro es su pareja.

— ¿Tu novia? —Se me adelanto Aarón.

—No, mi hermana. —Contestó mirando la pantalla del móvil.

Sacó una caja de cigarrillos después de guardar su móvil en sus bolsillos.

— ¿Me das? —Le pregunté y él asintió, fuimos hacia la ventana y se puso uno entre los labios y lo encendió.

Sacó otro y me lo puso en los labios, acercó el yesquero a la punta de mi cigarrillo y lo encendió.

—Entonces...Ellie—Gruñí.

Internada Con El Diablo¡Lee esta historia GRATIS!